Sindicalistas exigen cambios al gobierno argentino

EFE | Oct 11, 2012 | 9:47 AM

Luchan por un cambio

BUENOS AIRES, Argentina - Sindicatos enfrentados con el gobierno argentino y agrupaciones izquierdistas realizaron un paro y se manifestaron en esta capital en reclamo de mejoras salariales y de cambios en las políticas económicas.
La protesta fue convocada por el sector más combativo de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) con el apoyo del ala crítica de la Confederación General del Trabajo (CGT), la principal organización sindical, que en los últimos tiempos se ha distanciado de la presidenta Cristina Fernández. Al paro de un día y la protesta se sumaron la Federación Agraria Argentina, la Federación Nacional Campesina, la Federación de Educadores Bonaerenses y los izquierdistas Corriente Clasista y Combativa y Barrios de Pie.
La protesta que se reprodujo en distintas ciudades del país refleja la división del movimiento obrero argentino ya que no participaron los sectores sindicales más cercanos a la mandataria. Incluyó el bloqueo de algunas carreteras de acceso a la capital argentina y una concentración multitudinaria en la Plaza de Mayo, donde se encuentra la sede del gobierno nacional.
Dentro de la CGT, el sindicato de los camioneros que lidera Hugo Moyano es uno de los protagonistas de la protesta. El combativo líder sindical no acudió a la movilización por estar fuera de Buenos Aires, pero sí sus hijos, liderando una columna de miles de choferes de camiones y de trabajadores de los peajes de rutas.
Lo que exigen
Uno de los mayores reclamos de la CGT combativa es que el gobierno aumente el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias de los trabajadores en un escenario de inflación del 25 por ciento para este año, según cálculos de economistas privados. El gobierno estima, en cambio, que el aumento de los precios rondará 11 por ciento.
Otra de las exigencias de Moyano es que se universalice el pago de asignaciones familiares a los trabajadores sin tener en cuenta para ello un tope salarial.
Moyano, antaño fiel aliado de Fernández, asumió en los últimos meses una actitud abiertamente opositora con el argumento de que el gobierno no atiende sus reclamos de mejora del poder adquisitivo de los trabajadores. Al titular de la CGT opositora responden gremios que pueden paralizar el país, como el del transporte de mercancías, de combustibles, de recolección de basura, de alimento, de caudales y de materiales peligrosos.
Juan Carlos Schmidt, portavoz de la CGT moyanista, exigió en el acto en la Plaza de Mayo que prospere una reforma impositiva que termine con los actuales desequilibrios. También cuestionó el “impuesto a las ganancias por ser un verdadero impacto a los bolsillos de los trabajadores registrados”. “Vamos a seguir llevando adelante un programa de acción…hay una mayoría de sordos en el gobierno nacional”, agregó.
En tanto, Pablo Micheli, líder del sector más crítico de la CTA, señaló que esta manifestación representa la “unidad de los trabajadores”. Además criticó la precarización del mercado laboral y de los salarios mientras que los congregados en la plaza gritaban: “ya lo ven, y ya lo ven, es para Cristina que lo mira por TV”.
Asimismo criticó a la fracción de la CGT más afín al gobierno, cuya cúpula se reunió la víspera con Fernández en un encuentro que ha sido interpretado como una señala de alineamiento político con la mandataria. Caló recibe el apoyo de gremios poderosos como el del comercio, el de la construcción y el automotor.
Además de reclamar por la eliminación del impuesto a las ganancias, la CTA, a la que está adherida el gremio de los trabajadores estatales, exige un salario mínimo de 5.000 pesos (1.059 dólares). El sueldo mínimo se elevó recientemente de 2.300 pesos (487 dólares) a 2.670 pesos (565 dólares) a partir de septiembre y a 2.875 pesos (609 dólares) en febrero de 2013.
También pide una reforma tributaria que grave a los sectores de mayor poder adquisitivo y la eliminación del IVA del 21 por ciento a productos básicos de la canasta familiar.
El diputado del centroizquierdista Frente Amplio Progresista Claudio Lozano señaló que decidió sumarse a la movilización ya que el gobierno “se pone la camiseta del progresismo mientras crece la inflación”. “Mienten sobre la inflación, mienten sobre el crecimiento, mienten sobre el desendeudamiento”, dijo sobre las acusaciones de distintos sectores sociales de que el oficialismo sobrestima las cifras de crecimiento y subestima la del aumento del costo de vida.
Eduardo Buzzi, líder de la Federación Agraria, señaló en tanto que los pequeños productores de distintos puntos del país “se vuelven a juntar con los otros agredidos de este modelo que defiende un capitalismo de amigos”.
La Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) indicó por su parte que es “altísimo” el acatamiento al paro de docentes de la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país. Señaló que los sueldos de los docentes “han quedado postergados” por la creciente subida de los precios.
Los paros y protestas masivas contra el gobierno de Fernández han ido en aumento en los últimos meses al calor del aumento progresivo del costo de vida.
©EFE
Comentarios