Paracaidista austriaco, listo para romper el récord mundial

EFE | Oct 08, 2012 | 8:50 PM

Romperá la velocidad del sonido en caída libre

VIENA, Austria- El deportista extremo austriaco Felix Baumgartner saltará este martes desde una altura de 36 mil 500 metros en Roswell, en el Estado de Nuevo México (EEUU), para convertirse en el primer hombre que rompe la velocidad del sonido en caída libre.
"Me siento como un tigre en una jaula que espera ser liberado", señaló el atleta a finales de septiembre cuando se confirmó la fecha prevista para el salto, que en un principio iba a ser el lunes.
Pero debido a los pronósticos meteorológicos, de un frente frío y fuertes vientos, el sábado pasado se decidió aplazar hasta las 12.00 GMT del martes el salto.
De completarse el reto, Baumgartner pulverizaría el récord de 1960 del militar estadounidense Joe Kittinger como el hombre que se lanzó en paracaídas desde mayor altitud, cuando entonces lo hizo al arrojarse desde 31 kilómetros.
Utilizará un traje especial
El austriaco de 43 años de edad cuenta con numerosos asesores médicos y un traje presurizado dotado de oxígeno para sobrevivir a un salto desde semejante altitud.
En julio, se lanzó con éxito desde una altura algo inferior a los 30 mil metros para observar el comportamiento de su cuerpo a una temperatura de 60 grados bajo cero.
En ese lanzamiento, Baumgartner superó los 860 kilómetros por hora, mientras que la velocidad del sonido es de mil 125 kilómetros por hora.
El traje especial también es necesario porque el salto es por encima de la denominada "Línea de Armstrong", a 19 mil 200 metros de altura, un punto donde la presión del aire es tan baja que sin el traje, todos los fluidos corporales se evaporarían.
Ha roto múltiples récords
De completarse, el proyecto supondría, además del récord del primer humano que rompe la velocidad del sonido sin apoyo mecánico, la caída libre desde mayor altitud, la más larga, ya que se calcula que durará más de cinco minutos, y el vuelo en globo hasta el lugar más alejado de la tierra.
Sus récords anteriores, como el salto desde el edificio más alto del planeta, el rascacielos Taipei 101 (Taiwán), de 509 metros de altura, y de otros lugares emblemáticos como la estatua de Cristo en Río de Janeiro, resultan en comparación casi inocentes aventuras sin riesgo.
También ha sido el primero en cruzar el Canal de la Mancha en caída libre, desde Dover (Reino Unido) hasta Calais (Francia), y se ha tirado desde la mayor construcción de América Latina, la Torre Mayor de México.
Algunos de estos saltos eran además ilegales, lo que al desafío de aterrizar sano y salvo, se añadía en algunos casos una carrera desenfrenada para escapar de la policía y no acabar en prisión.
©EFE
Comentarios