Joe Biden y Paul Ryan se ven las caras en Debate Vicepresidencial

Univision.com | Oct 11, 2012 | 7:13 AM

El único encuentro entre candidatos a la vicepresidencia se lleva a cabo este jueves y será transmitido por Univision

El Vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su adversario el republicano Paul Ryan (legislador de Wisconsin) se enfrentarán este jueves en el único debate vicepresidencial pautado en el último mes de campaña por la conquista de la Casa Blanca.
El evento, que será transmitido en vivo por Univision.com, con traducción simultánea, se llevará a cabo en el Centre College de Danville, Kentucky, a partir de las 21 horas (tiempo del Este de Estados Unidos), y será moderado por la periodista Martha Raddatz, corresponsal de Asuntos Exteriores de ABC News.
La cadena Univision lo retransmitirá luego de concluido.
El cara a cara entre Biden y Ryan cubrirá tanto temas de política exterior como nacionales, y estará dividida en nueve segmentos de aproximadamente 10 minutos cada uno, indica el reglamento de los cuatro debates organizados previo a la elección del 45 presidente de Estados Unidos.
El primer debate se celebró el 3 de octubre en la Universidad de Denver, Colorado, entre el Presidente Barack Obama y su adversario republicano, el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney.
¿Qué opina de los debates presidenciales? Participe en el Foro Destino 2012.
Qué se espera
Analistas vaticinan que Biden y Ryan serán los encargados de darse los golpes bajos, algo que los candidatos presidenciales, Barack Obama y Mitt Romney, evitaron durante el primer debate celebrado la semana pasada en la Universidad de Denver, Colorado, y que fue ganado por el republicano.
La Agencia Española de Noticias (Efe) dijo en la víspera que a juicio de expertos y politólogos, el debate de los candidatos vicepresidenciales será "la hora de los golpes bajos".
Tras revisar la actuación de Obama en el primer cara a cara de los candidatos a ocupar la Casa Blanca, analistas sostuvieron que la postura del mandatario, fría, fue deliberada “y formó parte de una estrategia de campaña para garantizar que el presidente guardara el decoro -siendo siempre más presidente que candidato-, lo que dejaría el "trabajo sucio" en manos de su segundo, Joe Biden.
"El equipo de Obama decidió que él debía actuar como presidente de Estados Unidos y, por tanto, no entrar en los asuntos personales de Romney", explicó a Efe el profesor emérito de comunicación política de la Universidad de Iowa Bruce Gronbeck.
Este hecho entró en fuerte contraste con la actitud del republicano, agresiva y al ataque, "propia de un candidato de la oposición en campaña electoral", lo que, en opinión de Gronbeck, dio la imagen de un Obama "débil" entre los telespectadores, algo que llegó a ser "decepcionante incluso para los más fervientes demócratas".
De enmendar la imagen ofrecida por Obama deberá encargarse este jueves Biden, lo que, según el profesor, entronca con una tradición muy arraigada en la política estadounidense- "el vicepresidente se ocupa del trabajo sucio, de los golpes bajos, y así permite al candidato presidencial mantener su imagen de hombre de Estado", indicó.
Obama reconoce
Más allá de la opinión y el vaticinio de analistas, el miércoles el propio mandatario admitió que tuvo una mala actuación durante el debate celebrado en Denver y que permitió el impulso de su rival republicano en el cerrado duelo por la Casa Blanca.
Ryan, a su vez, comentó que "Paul Ryan estará estupendo" en el Debate que esta noche sostendrá con Joe Biden en Kentucky, al tiempo que Obama replicó que su compañero de fórmula y actual vicepresidente de Estados Unidos "será fantástico".
"El gobernador Romney tuvo una buen noche. Yo tuve una mala noche. No es la primera vez que tengo una mala noche", destacó Obama en una entrevista con la cadena de televisión ABC y que fue reportada por The Associated Press.
Cuando se le preguntó si era posible que hubiera cedido la elección a Romney, el presidente respondió: "No".
"Lo que es importante es que los principios básicos de esta contienda no han cambiado", agregó. "Usted sabe, el gobernador Romney tuvo grandes dificultades para tratar de ocultar cuáles son sus posiciones", dijo, refiriéndose al aborto como un ejemplo.
Todo cuenta
El debate vicepresidencial no es una cuestión menor en la carrera hacia la Casa Blanca, e históricamente, candidatos como Dwight Eisenhower, Richard Nixon y Gerald Ford se han servido con éxito de la beligerancia de sus segundos para atacar al rival sin sufrir un gran desgaste de su imagen pública.
El último precedente, el debate para las elecciones de 2008 entre el propio Biden y la por entonces candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, cosechó una audiencia de más de 70 millones de espectadores en Estados Unidos.
En el choque de esta noche estarán frente a frente dos políticos hábiles con credenciales políticas fuertes y estilos muy distintos. Biden, de 69 años, con su atractivo campechano y firme desempeño como vicepresidente, se mide con Ryan, de 42 años, que tiene intensidad y amplios conocimientos sobre el déficit federal y la economía tras 14 años en el Congreso.
La economía se ha convertido en el Talón de Aquiles de la campaña demócrata, por lo que Ryan podrá moverse esta noche en Kentucky en un escenario cómodo, señalan algunos analistas.
A su vez, la campaña de Obama está ansiosa de cambiar el ritmo a la contienda tras su actuación opaca en el primer debate y debido al reciente avance de Romney en las encuestas.
Romney, por su parte, confía en que un firme desempeño de Ryan de mayor impulso a los republicanos en las semanas restantes de la campaña electoral, escribió The Associated Press.
Pero será difícil que esta noche Biden ny Ryan eclipsen los 70 millones que siguieron el duelo que sostuvieron Biden y la ex gobernadora Sarah Palin en 2008. Aquel debate quedó más como una anécdota: Palin superó a Biden en sencillez y afabilidad y se recuperó de varias entrevistas complicadas con la prensa; sin embargo, este aspecto no alteró el curso de la contienda presidencial.
Qué sigue
Obama y Romney volverán a debatir el martes 16 de octubre en la Universidad de Hempstead, Nueva York, y será moderado por la periodista Candy Crowley, corresponsal política de CNN y presentadora del programa State of the Union.
El formato del tercer debate será distinto al utilizado en Denver por los candidatos presidenciales y en Kentucky por los candidatos vicepresidenciales. Será una especie de encuentro con los ciudadanos, quienes podrán hacer preguntas a los candidatos en cuestiones de política exterior y nacional.
Cada uno de los candidatos tendrá dos minutos para responder, y un minuto adicional para el moderador con el fin de dar fluidez a la discusión. Los ciudadanos que participarán serán votantes indecisos seleccionados por la empresa de encuestas Gallup.
El tercer y último debate presidencial está pautado para el lunes 22 de octubre en la Universidad de Lynn, en Boca Ratón, Florida, y será moderado por el periodista Bob Schieffer, corresponsal jefe en Washington y presentador del programa Face the Nation de la cadena de televisión CBS.
Cómo batirán
El formato será el mismo que Obama y Romney utilizaron en Denver, Colorado, durante el primer debate. El moderador abrirá los temas a tratar con una pregunta tras la cual los candidatos tendrán dos minutos para responder. A continuación, el moderador vigilará que la discusión se desarrolle con un uso equitativo del tiempo.
Los cuatro debates tienen una duración total de 90 minutos. La comisión que regula los debates recomendó que los candidatos permanezcan sentados durante todos los debates, excepto en el segundo debate presidencial (que se celebrará en Nueva York), donde los candidatos no dispondrán de un tiempo para discursos de apertura, pero sí contarán con dos minutos para cerrar el debate.
El primer debate entre Obama y Romney fue seguido por 65 millones de telespectadores, cifra récord registrada en un evento de este tipo que transmiten las principales cadenas de televisión de Estados Unidos, entre ellas Univision y Univision.com.
©Univision.com
Comentarios