Dos Venezuelas posibles, un solo destino

Univision.com | Oct 07, 2012 | 11:30 AM

Por Daniel Lozano y Jacobo García

“Este es el momento para decidir entre la vida que tienes y la vida que quieres”. Henrique Capriles, candidato opositor, resumió en 16 palabras los sentimientos encontrados que hoy arrastran a las urnas a casi 19 millones de venezolanos. El país vota entre el continuismo de Hugo Chávez y el giro copernicano que él representa. Entre la Venezuela de la Revolución Bolivariana y la Venezuela soñada por la oposición.
Las dos posibles Venezuelas se sitúan en las antípodas políticas, económicas y sociales. Empezando por las propias funciones del presidente. Chávez ha concentrado todos los poderes imaginables en un estadista. Siempre insaciable, abusó de las posibilidades de la Ley Habilitante para gobernar durante años con decretos leyes que se saltaban el Parlamento. Subido al púlpito de su presidencia mediática, entregaba viviendas a quien quería, ponía y quitaba ministros, ordenaba encarcelar a jueces y comisarios rebeldes y regalaba toneladas de petróleo a sus amigos.
Capriles, en cambio, se define como el capitán de un equipo. Otorgará mucho más peso a las gobernaciones y a las alcaldías, neutralizando el plan comunal dispuesto por el oficialismo.
Las antípodas de los proyectos
Univisión ha hurgado en promesas y hechos de ambos programas para dibujar cómo serían esas dos Venezuelas.
-Economía. Con la Revolución se profundizaría en las expropiaciones, pese a que ya se han producido más de dos mil intervenciones contra la propiedad privada. Se mantendría el control de cambios (que dispara la inflación al 20% anual) y se seguirían repatriando las reservas de oro. Con Capriles las empresas privadas volverían a cobrar protagonismo, se dejaría de importar masivamente para apostar por la producción nacional y se subiría el salario mínimo a 2,500 bolívares. El famoso grito “¡Exprópiese!” pasaría a formar parte del museo del chavismo.
-Violencia. Chávez ha vuelto a prometer que luchará contra la violencia que desangra Venezuela (19 mil homicidios en 2011), pese a los 19 planes fallidos de estos años. Su apuesta es formar y mandar más policías a la calle. La oposición promete un futuro menos violento a corto plazo y suena Leopoldo López, mano derecha de Capriles, como nuevo ministro de Interior. Quieren luchar contra la corrupción policial, integrar las policías y reformar el sistema de justicia para reducir la impunidad actual del 92% (sólo ocho detenidos por cada 100 asesinatos).
-Misiones. Chávez profundizará los planes sociales, su principal apuesta política. Pero Capriles incluso ha pedido que tengan rango de ley, un guiño contra las acusaciones del Gobierno, que aseguran los eliminará con llegar al poder. La oposición promete dar eficacia a algunas misiones que como Barrio Adentro (médicos cubanos en las barriadas populares) languidecen víctimas de la mala gestión.
-Petróleo. La Pdvsa socialista continuaría siendo el brazo financiero de la revolución, surtiendo de dólares las iniciativas del gobierno. Rusia y China permanecerán como socios principales en el reparto de petróleo de la Faja del Orinoco, la principal reserva de oro negro del planeta. Capriles apostaría por una gestión profesional, que sea capaz de llegar a los 4 millones de barriles diario frente a los tres actuales, una cifra estancada desde hace una década.
-Presos políticos. Nada hace indicar que Chávez vaya a ordenar la libertad de presos como la jueza María Afiuni o los comisarios de Caracas, encarcelados tras el golpe de Abril. Capriles ha prometido liberarles y no salir de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
-Relaciones internacionales. Chávez profundizaría sus relaciones con los socios del Alba, con Argentina y Brasil, además de Rusia, China, Bielorrusia e Irán. Capriles ha prometido que no sacará a Venezuela de ninguna comunidad internacional, pero sin su dinero el Alba desaparecería. Dejará de regalar petróleo a Cuba, Nicaragua y otros países. Con EEUU las relaciones volverán por buen cauce, aunque el líder opositor acusa a EEUU de muchas equivocaciones en su relación con el continente.
©Univision.com
Commentarios