Las travesías de los venezolanos en el extranjero para poder votar

Univision.com | Oct 05, 2012 | 4:55 PM

Por Jacobo García y Daniel Lozano

Leonor Henríquez salió esta semana de Vancouver (Canadá) en dirección a Venezuela para votar. Pero cuando llegó a Houston descubrió algo inédito: prácticamente todo el aeropuerto estaba lleno de venezolanos que iban rumbo a Caracas para ejercer su voto. Ya en el avión se repitieron las miradas cómplices, las sonrisas, las palmadas de ánimo y los gestos con el pulgar hacia arriba sin que apenas se conocieran.
Lo único que tenían en común es que “todos estamos en lo mismo. Todos queremos votar y había una gran complicidad entre nosotros, aunque no nos hubiéramos visto antes”, explica esta caraqueña que trabaja desde hace seis años en una compañía petrolera canadiense como ingeniero de planificación. “Yo sé que un voto no importa, pero yo lo hago como si el mío fuera vital y el único que entra en la urna”, añade. Más de un millón de venezolanos viven fuera de su país pero sólo 100.000 están registrados para votar, la mayoría en EEUU. Lo podrán hacer en consulados y embajadas mientras otros retornarán a su país para emitir aquí su voto.
El aeropuerto de Maiquetía, repleto de venezolanos cargando maletas y bajando de los aviones, era ayer el mejor ejemplo de un pueblo movilizado desde muy lejos para influir en la historia. Desde hace semanas no hay espacios en los aviones y las compañías han sobrevendido las plazas, lo que ha generado nuevos problemas. A ellos se han unido cientos de venezolanos en la distancia desde Nueva York (gracias a la iniciativa “Vota por Venezuela” y la web “100venezuelans.org”) o España, donde los rostros más populares, desde Boris Izaguirre hasta el diputado Iñaki Anasagasti, pidieron la movilización de los más de 23.000 residentes con derecho al voto en su Embajada de Madrid. Leonor formó parte del grupo de venezolanos que con sus protestas lograron la reapertura del consulado de Cagliary (Canadá), después de que el gobierno bolivariano ordenara su cierre. Hasta aquí se han desplazado decenas de criollos que pagaron 400 dólares de media por su boleto de avión.
“Incluso se fletaron aviones para movilizar a los que no podían pagarse el pasaje”, señala Leonor. “La solidaridad es total”.
“Lo pusieron difícil para inscribirse, ya que había que hacerlo en una ventana que abría pocas horas. Así que tomé la decisión de viajar a Venezuela”. “Era tanta la gente que pagué por el viaje 2.000 dólares cuando lo normal es que cueste la mitad. Pero en momentos de crisis hay que hacerlo”, asegura ilusionada. “Uno ama a su país y el venezolano que vive fuera sufre. Todos llevamos una penita por dentro por haber dejado el país. Mi mama murió estando fuera y eso no se me olvida. Venezuela es como un país enfermo, que está muy grave, y lo único que podemos hacer por mejorarlo es a través del voto, así que no te puedes quedar tranquilamente en casa sabiendo que puedes sanarlo”, describe.
"Mi hija también quería venir, pero los vuelos iban llenos y cuestan casi 3.000 dólares”, se queja Leonor, quien participó en las movilizaciones frente al consulado en Canadá hasta que lograron su reapertura. “Nos pusieron muchas dificultades”, señaló en referencia a lo que también está sucediendo en Miami.
Desde que el presidente Hugo Chávez ordenó el cierre del consulado venezolano en la capital de Florida en enero, cerca de 130.000 venezolanos afincados en el sur de Florida se quedaron sin lugar donde votar cerca de casa, aunque apenas 20.000 se encuentran habilitados para hacerlo. La mayoría interpretó el cierre como una maniobra para coartarles el derecho al voto en las elecciones de domingo.
Caracas respondió que no les impedía su voto y que lo podrían ejercer en el consulado en Nueva Orleans, a 15 horas de viaje por carretera.
Chávez cerró el consulado después de que el Gobierno de Estados Unidos pidiera el retiro de la cónsul Livia Acosta por su presunta participación en actividades de espionaje, denunciadas por un canal de televisión local
Desde entonces los esfuerzos de traslado de los electores están siendo coordinados por organizaciones como ‘Voto donde sea’. Más impresionante aún fue la iniciativa de los ‘activistas’ Andrés Casanova y Andrés Morrison que organizaron ‘Aerovotar’ para lograr que pudieran votar aquellos que no contaran con recursos suficientes, una colecta con la que consiguieron 356.000 dólares para pagar el viaje a Nueva Orleans a 1,100 personas. Pero la lista de espera alcanzó los 3 mil.
Sin embargo y a pesar de los esfuerzos, la desconfianza en el proceso electoral es total. “No hay ninguna confianza en que el voto de los consulados llegue hasta caracas y sea respetado” señala con pena Leonor. “Yo no voto fuera porque no confío con que ese voto llegue a Venezuela”.
©Univision.com
Comentarios