Muertes y desesperanza entre indígenas de Guatemala

Univision.com | Oct 05, 2012 | 3:20 PM

Suman al menos seis víctimas mortales

Tras los enfrentamientos letales que costaron la vida a por lo menos seis indígenas guatemaltecos, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) mostró alarma por informes sobre el asesinato de seis indígenas en Guatemala a consecuencia de enfrentamientos entre comunidades de Totonicapán, la policía y el ejército.
Como resultado de los choques registrados en las últimas horas, al menos 40 civiles resultaron heridos al igual que siete miembros del ejército, dijo a nombre de la titular del ACNUDH, Navi Pillay, el portavoz Rupert Colville, en rueda de prensa, según informó Notimex.
Colville explicó que el jueves campesinos indígenas colocaron varios retenes para protestar por el aumento en las tarifas de electricidad y la prestación de servicios básicos.
Según el ACNUDH, su oficina en Guatemala decidió enviar dos equipos de observadores que investigarán los hechos en las localidades de Sololá y Totonicapán debido a que hay confusión sobre el lugar exacto en que ocurrió el incidente.
Colville recordó que Pillay, durante su misión a Guatemala en marzo de este año, visitó Totonicapán y se reunió con las autoridades tradicionales indígenas para discutir una serie de cuestiones de derechos humanos.
Gobierno de Guatemala rechaza responsabilidad
En tanto, Efe informó que el Gobierno de Guatemala rechazó su responsabilidad en la muerte de seis campesinos y las heridas a 34 más, durante un confuso enfrentamiento ocurrido el jueves entre pobladores de comunidades del oeste del país y miembros del Ejército, a pesar de las evidencias que implican a los militares.
El ministro guatemalteco del Interior, Mauricio López Bonilla, aseguró a los periodistas que ninguno de los soldados involucrados en el hecho disparó en contra de los manifestantes, sin embargo, reconoció que "algunos" de los militares que protegían el contingente portaban armas de fuego.
López Bonilla reconoció que en el lugar del enfrentamiento han sido encontradas ojivas de fusil Galil calibre 5.56 similar a los que utilizan las Fuerzas Armadas, así como de escopeta calibre doce.
"Estamos viendo un resultado preliminar (de estas dos armas) pero debemos esperar la investigación de las partes correspondientes", indicó el ministro.
¿Pobladores 'provocaron' a los soldados?
Según López Bonilla, los pobladores "provocaron" a los soldados sin lograr que éstos reaccionaran, mientras que el ataque en contra de los manifestantes habría provenido de "un civil" que disparó desde un camión que circulaba cercano a los dos vehículos donde se transportaba el contingente de militares.
Sin embargo, las evidencias hasta el momento conocidas, divergen de la versión oficial: fotografías publicadas por medios locales, captadas en el lugar y momento de los hechos, muestran a un soldado con fusil en mano en posición de ataque, y el testimonio de los supervivientes señala a los militares de haber disparado "de forma indiscriminada".
El procurador de los Derechos Humanos, Jorge de León, dijo a los periodistas que "aún no se puede responsabilizar a nadie" de la matanza, debido a que "los hechos aún son confusos" y no se han concluidos las investigaciones.
De León confirmó la muerte de seis campesinos, así como 34 heridos, 30 por arma de fuego y cuatro por gases lacrimógenos, así como la destrucción de un camión militar y otro comercial, detalló Efe.
Organizaciones exigen investigación independiente
Diversas organizaciones sociales, encabezadas por la premio Nobel de la Paz 1992, la líder indígena Rigoberta Menchú, han condenado la matanza y exigido una "investigación independiente" de lo ocurrido para llevar ante la Justicia a los responsables.
La Fundación que lleva el nombre de Menchú anunció que se constituirá en "querellante adhesiva" para evitar que los crímenes cometidos por el Ejército no queden en la impunidad.
Por aparte, el Comité de Desarrollo Campesino, integrado por decenas de organizaciones de labriegos, responsabilizó al gobierno "de mano dura" del general retirado Otto Pérez Molina, al que exigió retirar de las acciones de seguridad pública a los miembros del Ejército.
Mientras tanto, en la plaza central de la ciudad de Totonicapán, a 150 kilómetros al oeste de la capital, miles de enfurecidos pobladores rinden homenaje póstumos a los seis fallecidos, y a gritos exigen justicia por la matanza.
Aunque el presidente del consejo departamental de alcaldes comunitarios de Totonicapán, Gilberto Pérez Gómez, pidió a los pobladores mantener la calma y evitar provocaciones, personas no identificadas han amenazado a los periodistas y les han exigido que abandonen el lugar.
En la investigación de la matanza, además de las autoridades judiciales del país, participarán la Procuraduría de los Derechos Humanos y expertos de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala.
©Univision.com
Commentarios