Oposición va con todo para sacar a Chávez de Miraflores

AFP | Oct 03, 2012 | 4:23 PM

Capriles cercano a la gente

CARACAS, Venezuela - La oposición venezolana, unida y revitalizada, acomete el domingo su intento más serio de vencer a Hugo Chávez, con un líder, Henrique Capriles Radonski, que se desmarcó de la vieja guardia y buscó con el casa por casa el voto de las clases populares, sustento político del presidente.
"Nunca la oposición ha tenido un candidato mejor. Capriles ha hecho una campaña estupenda, de cercanía con la gente y mostrando fortaleza", asegura a la AFP el presidente de la encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León.
De la misma forma que lo hiciera Chávez para su primera elección en 1998, este ex gobernador del segundo Estado más importante del país (Miranda, norte), ha recorrido toda Venezuela llamando a las puertas de los barrios más pobres y realizando caminatas junto a muchedumbres esperanzadas con un cambio.
Se reduce la brecha entre Chávez y Capriles
Aunque se mantiene detrás en las encuestas del popular y muy poderoso Chávez -acusado por la oposición de utilizar los recursos públicos para hacer campaña- Capriles, de 40 años, ha reducido la brecha y podría capitalizar el descontento acumulado tras 14 años de chavismo.
Capriles tiene "esa capacidad de referirse a los poblemas concretos de la gente, como la educación y la sanidad. Su mensaje es sencillo, pero propone soluciones y eso hace que se le sienta muy próximo a la cotidianidad de los venezolanos", asevera Teresa Albanes, presidenta de la comisión electoral de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la variopinta coalición que lo apoya.
Pero el mérito no es sólo del joven y enérgico aspirante. Según analistas, esa posición de fuerza es el resultado de un continuado esfuerzo de la oposición por dejar atrás los costosos errores cometidos en el pasado y renovar su imagen para diferenciarse de los viejos partidos, cuyo desgaste abrió la vía a la elección de Chávez en 1998.En la MUD, creada en 2009, "son conscientes de que hay candidatos de los viejos partidos que generan muchísimo malestar", dice a la AFP la historiadora Margarita López Maya en alusión a Acción Democrática (AD) y Copei, que se alternaron el poder durante cuarenta años y ahora integran ese bloque.
Liderazgo emergente
Capriles, del partido Primero Justicia (socialcristiano), forma parte de un "liderazgo emergente, chicos jóvenes que han hecho carrera política durante el chavismo", afirma López Maya.Su figura está "muy legitimada porque trabaja con acuerdos suscritos por más de 30 partidos y fue además elegido en primarias", recuerda.
El pasado 12 de febrero, la oposición venezolana celebró por primera vez elecciones primarias para designar a su candidato presidencial, en las que votaron tres millones de ciudadanos (16% del padrón electoral) y Capriles arrolló con el 62% de los votos a su rival más directo, Pablo Pérez (29%), precisamente de AD.
El éxito se sumó así a los últimos tantos anotados por la oposición frente al oficialismo: el triunfo del "no" en un referéndum constitucional de 2007 propugnado por Chávez, la victoria en los Estados más ricos y poblados en las regionales de 2008 y la obtención del mayor número de votos en las parlamentarias de 2010.
Atrás quedaron una cadena de desaciertos reconocidos por la propia oposición, como el apoyo de varios sectores al golpe de Estado que sacó brevemente a Chávez del poder en 2002 o el boicot de las parlamentarias de 2005, que sirvió en bandeja la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional al oficialismo.
"La oposición ha ido aprendiendo y las agrupaciones políticas han entendido que no hay ninguna otra manera de recuperar una verdadera democracia en el país que yendo unida a las urnas", reconoce Albanes.Pero López Maya subraya un último punto que ha hecho de Capriles la candidatura más sólida con la que ha tenido que lidiar Chávez, reelegido cómodamente en 2006 con el 62% de los votos frente al 27% de Manuel Rosales."El país ha comenzado a cansarse del discurso pugnaz, ofensivo y polarizador del gobierno. Está cansado de los problemas de gestión, inseguridad y desempleo. Esto se ve desde 2010, cuando la oposición pudo entrar por primera vez en los barrios (pobres), porque sus habitantes, tradicionalmente apegados al chavismo, querían escuchar a los nuevos candidatos", dice.¿Es susceptible ese supuesto hartazgo de hacer inclinar la balanza hacia Capriles el próximo domingo?León no descarta ningún escenario pero afirma que incluso en caso de derrota, "es muy probable que Capriles mantenga el liderazgo de la oposición y es posible que haya nuevos eventos electorales antes de que finalice el nuevo mandato" de seis años, dice, en alusión a una eventual recaída de Chávez, a quien en 2011 se le diagnosticó un cáncer.
Para Capriles, "la oportunidad (de ser presidente) sigue perfectamente ahí, gane o pierda ahora", concluye.
©AFP
Comentarios