Obama y Romney a por todo en debates

Univision.com | Sep 29, 2012 | 1:31 PM

El presidente y su rival republicano libran últimas batallas por la conquista del voto indeciso

WASHINGTON, D.C. – A poco más de cuatro semanas de la elección, el Presidente Barack Obama y su rival, el republicano Mitt Romney, ultiman detalles para sostener el primero de tres encuentros cruciales que determinarán al ganador en una de las contiendas más cerradas por la conquista de la Casa Blanca.
The Associated Press dijo el sábado que el mandatario se enfila al pulso con el viento a su favor, pero advierte que el actual comandante en jefe no ha logrado todavía “reavivar la pasión y la emoción” mostradas en 2008 y que lo convirtieron en el primer afroamericano en alcanzar la presidencia de Estados Unidos.
De Romney, dijo que el candidato republicano buscará, en los tres debates que se celebrarán en octubre, revertir los desastres acusados en el mes de septiembre, entre ellos declaraciones aparecidas en un video secreto filmado en mayo en Florida (durante una recaudación de fondos) y donde critica e insulta a los votantes de Obama.
¿Qué opina de las campañas de Obama y Romney por la conquista de la Casa Blanca? Participe en el Foro Destino 2012.
Primer round: Denver
El primer debate se celebrará este miércoles 3 de octubre en Denver, Colorado, y será transmitido en vivo por las principales cadenas de televisión de Estados Unidos, entre ellas Univisión, y a través de la página de Univision.com
Tanto las campañas de Obama como la de Romney se preparan para tres escenarios complejos y específicos, desde donde tratarán de llegar al voto que falta, el indeciso, y con ello ganar los comicios de noviembre.
Obama reiterará, como lo hizo en el Encuentro con los Candidatos organizado por Univisión en septiembre (eventos transmitidos desde la Universidad de Miami), de que en un segundo periodo de gobierno puede cumplir lo que no pudo en el primero: restaurar el vigor de la economía.
Romney, por su parte, buscará estrechar las distancias e intentará sujetar el ligero despegue de Obama conseguido tras las convenciones nacionales de ambos partidos. También tratará de inspirar confianza en que su candidatura se trata de una alternativa creíble y fiable, con un mejor plan que el presidente para fortalecer la economía, el Talón de Aquiles del mandatario.
Cuesta arriba
Wayne Fields, profesor de la Universidad de Washington, campus San Luis, que se especializa en retórica política, le dijo a The Associated Press que "la carga en muchos sentidos es más pesada para Romney". Y agregó: "Lo que vemos ahora es incertidumbre sobre si está listo para el trabajo".
La campaña republicana de Romney ha participado en cientos de actos de campaña, ha gastado millones en miles de anuncios publicitarios y otros miles de millones de dólares han sido invertidos en la carrera por la Casa Blanca. La cosecha, sin embargo, no ha sido la esperada y se mantiene por debajo del presidente, sobre todo en tres estados clave.
Por eso los debates cobran una importancia decisiva para Romney. Se calcula que en cada uno de los tres eventos por lo menos 50 millones de personas estarán pendientes de la televisión y sus computadoras, público considerado como una de las teleaudiencias políticas más grandes del año.
Qué se espera
Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento Vamos Unidos USA, en Los Angeles, California, dijo a Univision Interactive Media (UIM) que la comunidad latina espera que en los debates “ambos candidatos sean lo más específico posibles y claros con sus respuestas”, y advirtió que de ahora en adelante hasta el día de la elección, el martes 6 de noviembre, “un error serio le puede dar un vuelco al proceso de elegir al presidente de Estados Unidos. Es decir, quien va adelante puede pasar al segundo puesto y el que está en la cola subir y posicionarse como puntero”.
El activista indicó que en esta última fase de campaña también se espera que las campañas recrudezcan los ataques personales y dijo que la agresividad en estos casos se convierte en una especie de arma estratégica. “La mejor defensa es estar a la ofensiva”.
Dijo además que es lógico suponer que en estas cuatro semanas que restan Romney pasará a la ofensiva para provocar al Presidente “para que tropiece y cometa errores” y de esa manera “remontar la desventaja registrada en septiembre”.
Pero también advirtió que un exceso en el ataque republicano puede convertirse en un boomerang, y que los electores estadounidenses ya están cansados de los ataques y lo que buscan para tomar una decisión es saber exactamente cuál es el plan, por ejemplo, para salir de la crisis económica y fortalecer los empleos.
La reforma migratoria
Gutiérrez, como los millones de electores estadounidenses cuya opinión se refleja en las encuestas, señala que no cabe ninguna duda que la economía y el desempleo son los temas que inclinarán la balanza el 6 de noviembre. Sin embargo, insiste en que para el electorado latino el tema migratorio se suma a los factores que se tienen en cuenta para tomar una decisión final.
En los comicios presidenciales de 2008 de los 19 millones de votantes hispanos registrados 10.2 acudieron a las urnas y de ellos 6.7 millones votaron por Obama. En 2012 hay 22 millones de hispanos registrados, se espera que más de 12 millones voten y las encuestas muestran que el 67% respalda al mandatario, porcentaje similar al registrado hace cuatro años.
“ Lo que más desean los electores es que se acelere la recuperación económica, que tomemos distancia de la recesión que aún estamos sufriendo”, dijo, sin antes insistir que junto con estas preocupaciones el electorado latino está pendiente y preocupado por los 11 millones de inmigrantes indocumentados, cuya mayoría es originaria de América Latina, particularmente de México.
En 2008 Obama prometió que empujaría una reforma migratoria con una vía de legalización para indocumentados durante el primer año de su mandato y no lo consiguió. En el Encuentro con Univision el presidente dijo que el no cumplimiento de esta oferta de campaña era uno de los mayores fracasos de su Administración, pero aseguró que lo conseguirá en un segundo mandato presionando para conseguir un respaldo bipartidista en el Congreso.
Romney se opone a legalizar a los indocumentados (el Talón de Aquiles del candidato republicano) y, en cambio, propone una reforma para favorecer la inmigración legal y conceder algunos beneficios a trabajadores temporales y a indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos y sirvan en las Fuerzas Armadas y consigan un título universitario.
No se espera que en los debates se discuta sobre el tema de los inmigrantes indocumentados.
Debate en números
Un 41% de los estadounidenses reportaron haber visto todos los debates de 2008, y 80% dijo que vieron al menos una parte, de acuerdo con una encuesta del Pew Research Center.
El fuerte interés tiende a eclipsar todo lo demás por un tiempo, lo que añade importancia a los debates, escribió The Associated Press.
Dado que las encuestas indican que Obama ha estado ganando terreno en los estados más reñidos, la presión se acumula en Romney para que tenga una actuación sobresaliente en los tres encuentros organizados en el último mes de campaña.
El debate en Denver, de 90 minutos enfocados en política interior, se transmitirá a las 9PM del 3 de octubre, con los candidatos sentados uno junto al otro en sillas altas. Romney y Obama debatirán nuevamente el 16 de octubre en Hempstead, Nueva York, y el 22 de octubre en Boca Ratón, Florida.
El vicepresidente Joe Biden y el republicano Paul Ryan, compañero de fórmula de Romney, sostendrán un único debate el 11 de octubre en Danville, Kentucky.
Expertos señalan que si durante los debates los candidatos sonríen o hacen muecas, toman una pose confiada o defensiva, y el marcan o dejan de hacerlo con el tono de voz con el que hablan, todo ello importa. Eso podría ser particularmente válido para los importantísimos votantes indecisos y para aquellos que aún están abiertos a cambiar de opinión.
Los demócratas y republicanos incondicionales podrían tener su decisión bien definida, dijo Patti Wood, una experta en lenguaje corporal de Atlanta citada por AP.  Pero si los votantes más independientes "están temerosos en general sobre sus vidas, si se sienten inseguros, van a elegir a la persona más carismática".
El plan de Romney
Un reporte de la Agencia Española de Noticias (EFE) indica que Romney aprovechará los debates nocturnos para denunciar las promesas incumplidas de Obama y explicar su visión de futuro para el país.
Hasta hace poco, antes de la celebración de las convenciones nacionales republicana, en Tampa, (a finales de agosto) y demócrata en Charlotte, en Carolina del Norte (a principios de septiembre), las encuestas declaraban en empate técnico entre ambos candidatos.
Romney ha dicho que buscará responder a las distorsiones de la campaña de Obama respecto a sus posiciones en asuntos como los recortes tributarios, el aborto, la reforma de los programas de beneficencia social o el rescate de la industria automotriz.
"Tenemos la oportunidad en el debate de dejar en claro nuestro mensaje para el pueblo estadounidense, y estoy absolutamente convencido de que cuando la gente nos vea hablando sobre nuestro rumbo para Estados Unidos, van a apoyarme a mí porque sé lo que se requiere para impulsar la economía y el presidente ha demostrado que él no lo sabe", dijo Romney esta semana en una entrevista con la cadena televisiva ABC.
Dependiendo de su actuación, los tres debates serán o bien la tabla de salvación de Romney o la roca que pueda hundir sus aspiraciones presidenciales, según los expertos.
"Existe la posibilidad de que si a Romney le va particularmente bien, o que a Obama no le vaya muy bien, los vientos de esta contienda cambien", afirmaron hoy en un ensayo conjunto los analistas Kyle Kondik, Larry J. Sabato y Geoffrey Skelley, de la Universidad de Virginia.
"Otros sucesos, como una crisis internacional o muy malas cifras económicas, pueden en teoría cambiar la narrativa de la contienda", agregaron.
El plan de Obama
Contrario a Romney, el presidente Obama ha tenido que suprimir algunos días de preparación debido a su agenda, la ebullición de los sucesos en Oriente Medio y "las meras limitaciones de gobernar", según explicó hoy Jen Psaki, portavoz de su campaña.
Por ahora, Obama solo tiene previsto tres días para prepararse para los debates, a puerta cerrada, comenzando el domingo en un suburbio de Henderson, Nevada.
La última vez que Obama se enfrentó a un contrincante en un debate fue en 2008, cuando él mismo se postuló a la presidencia, pero sus asesores han estado revisando todo el historial de Romney en busca de pistas.
Un sondeo Reuters/Ipsos publicado el viernes da una ventaja de cinco puntos porcentuales al presidente sobre su rival republicano antes de la celebración del primer debate en Denver.
Obama supera a Romney entre los posibles votantes por un 47% a un 42%.
Julia Clark, encuestadora de Ipsos, cree que los números se estrecharán más a medida que se acerque la fecha de la elección.
Reuter advierte que Obama ha logrado una perceptible ventaja sobre Romney en la mayoría de las encuestas nacionales y en sondeos de estados clave que podrían decidir la elección.
©Univision.com
Comentarios