OEA dialoga con pandillas en otros países para bajar muertes como El Salvador

EFE | Sep 26, 2012 | 8:30 PM
SAN SALVADOR - La Organización de Estados Americanos (OEA) impulsa diálogos con pandillas en diferentes países en busca de una "solución similar" a la que permitió bajar los asesinatos en El Salvador, reveló el secretario de Seguridad Multinacional del organismo, el canadiense Adam Blackwell.
"El proceso de negociación (...) con grupos criminales es algo muy delicado (...) pero yo puedo decir que hemos empezado conversaciones con pandillas en otros países y, ojalá, buscamos una solución similar a lo de El Salvador", afirmó Blackwell.
"Cada situación en cada país es diferente y yo no puedo hablar" por ellos, añadió el funcionario, que no precisó en cuáles países se han abierto esos contactos.
Destrucción de armas 
Blackwell asistió a un acto de destrucción de armas y municiones como parte de un programa apoyado por la OEA, en el marco de una visita de dos días a El Salvador, que culminará mañana, para darle seguimiento a la "tregua" entre las pandillas salvadoreñas.
El organismos hemisférico es observador y garante de esa "tregua" que mantienen desde marzo pasado las pandillas Mara Salvatrucha (MS) y Barrio 18, y que ha disminuido el promedio diario de homicidios de 14 a entre cuatro y cinco en El Salvador, según las autoridades.
El Gobierno salvadoreño sostiene que no ha negociado con las maras y que sólo es facilitador de la "tregua", cuyos mediadores son el obispo castrense, Fabio Colindres, y el exdiputado del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) Raúl Mijango.
El pacto entre las pandillas salvadoreñas es "algo histórico", pues "nadie puede discutir (...) que la tasa de homicidios en El Salvador ha bajado", sostuvo Blackwell en una rueda de prensa junto al ministro salvadoreño de Defensa, general José Atilio Benítez, tras la destrucción de armas.
En declaraciones previas a periodistas, Blackwell comentó que "todos los Gobiernos quieren una solución a la alta tasa de criminalidad en la región, sobre todo en la región centroamericana, y todo el mundo está buscando modelos que podrían funcionar".
Blackwell también advirtió, en su discurso en el acto oficial, que América es la zona del mundo donde más se usan armas de fuego para cometer crímenes, por lo que instó a "asumir con mayor constancia y responsabilidad los esfuerzos contra la violencia armada".
"La proliferación de armas de fuego es una causa fundamental de la violencia armada y de la inseguridad de nuestros países (...), la tasa de homicidios cometidos con armas de fuego en nuestro hemisferio es cerca de 80 %, el promedio mundial es 40%", señaló.
Blackwell y el general Benítez presidieron la destrucción de 828 armas y 210.659 municiones en una unidad militar de San Salvador.
Armas decomisadas a delincuentes 
Benítez explicó que las armas y parte de las municiones fueron decomisadas a delincuentes y estaban en manos de autoridades judiciales.
Las armas, entre pistolas, fusiles, escopetas carabinas y revólveres, fueron destruidas con sierra eléctrica y soplete, y las municiones fueron explosionadas en un horno especial.
La destrucción es parte de un plan que la Fuerza Armada, la Fiscalía y la Policía de El Salvador ejecutan con el apoyo del Programa de Asistencia para el Control de Armas y Destrucción de Municiones en Centroamérica (PACAM) de la OEA.
Al menos 35.995 armas fueron destruidas en el período 2000-2011 como parte de ese programa.
Benítez aclaró que sigue pendiente la destrucción de decenas de armas entregadas por pandilleros como "gesto de buena voluntad" al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, el 13 de julio pasado en la capital salvadoreña.
La OEA había anunciado en un comunicado que esas armas serían destruidas hoy.
Blackwell indicó que este miércoles se reunió con un comité técnico creado a propuesta de la OEA para encargarse de la verificación y consolidación de la "tregua" entre las pandillas.
Explicó que se comité está integrado por la Comisión Humanitaria que media entre las pandillas, sectores de la sociedad salvadoreña que apoyan el proceso y un enlace del Gobierno.
Blackwell añadió que también tiene previstas otras reuniones privadas con autoridades locales. 
©EFE
Comentarios