Obama lanza medidas para combatir el tráfico de personas

EFE | Sep 26, 2012 | 9:28 AM

Orden ejecutiva fortalece la política de tolerancia cero

NUEVA YORK - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció el martes nuevas medidas para combatir el tráfico de personas, una forma de "esclavitud moderna" que afecta a más de 20 millones de hombres, mujeres y niños, y que, según dijo, no tiene lugar en un mundo civilizado.
"Debemos decir unidos con una sola voz que nuestros ciudadanos y nuestros niños no están en venta", destacó Obama en un discurso ante la Iniciativa Global Clinton (CGI) en Nueva York.
El Presidente firmó el martes una orden ejecutiva para fortalecer los esfuerzos de su Gobierno contra la trata de personas, una tarea en la que, según anotó, Estados Unidos ha sido "más líder que nunca" bajo el mandato de la actual secretaria de Estado, Hillary Clinton.
Esa práctica, de la que son víctimas más de 20 millones de personas en todo el planeta, "es bárbara, cruel y no tiene cabida en un mundo civilizado", comentó Obama.
¿Qué opina de la medida anunciada por el Presidente Obama para combatir la el tráfico humano? Participe en el Foro de Inmigración.
Tolerancia Cero
La orden ejecutiva firmada por el mandatario fortalece la política de tolerancia cero que ya existe en los contratos del Gobierno federal, a la vez que establece un proceso para identificar a las industrias y los sectores que tengan un historial o evidencias de tráfico humano.
Además, amplía la capacitación de diversos grupos de profesionales para detectar el tráfico "dondequiera que exista" y aumenta los recursos disponibles para atender a las víctimas en asociación con el sector privado y con varias fundaciones."Debemos hacer más para ayudar a las víctimas a recuperarse y a reconstruir sus vidas", afirmó Obama.
También admitió que ningún Gobierno ni nación puede afrontar en solitario el desafío y pidió "responsabilidad" a cada ciudadano y a cada país.
El presidente intervino en la Iniciativa Clinton después de su discurso ante la 67 Asamblea General de la ONU y antes de regresar a Washington D.C. para continuar con su campaña por la reelección en los comicios del 6 de noviembre.
Elogios y críticas
La orden ejecutiva emitida el martes por Obama, que prohíbe que los contratistas del Gobierno federal participen en la trata de personas, generó de inmediato elogios y críticas dentro y fuera del Congreso.
La orden, que ofrece más protecciones a los trabajadores con contratos federales en misiones diplomáticas y militares, establece nuevos requisitos para que los contratistas y subcontratistas estadounidenses en el exterior eviten el tráfico de personas.
La medida coincidió con el 150 aniversario de la Proclamación de la Emancipación, que abolió la esclavitud en Estados Unidos, y suscitó elogios de la mayoría de grupos cívicos y críticas de legisladores republicanos y grupos conservadores, por su presunto oportunismo.
Qué dijo la ACLU
Devon Chaffee, abogado de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU), dijo en un comunicado que la iniciativa "es un gran paso hacia adelante en la lucha contra el tráfico de personas" que no debe tener cabida en proyectos financiados por el Gobierno federal.
En países como Nepal, India y las Filipinas, miles de hombres y mujeres, en particular en aldeas pobres, son contratadas tras el pago de "sumas exorbitantes" y "se les miente sobre a qué países serán trasladados y cuánto recibirán de sueldo", señaló Chaffee.
"Muchos no tienen más remedio que vivir y trabajar en condiciones poco seguras e inaceptables, en calidad de guardias de seguridad, cocineros, empleados de limpieza y de construcción en bases militares de Estados Unidos y en embajadas en Afganistán e Irak", agregó.
Aplauden la medida
Otros grupos prominentes, como el Comité Estadounidense para Refugiados e Inmigrantes, la asociación de Abogados Estadounidenses, el Centro para Niños Desaparecidos y Explotados y el grupo de sobrevivientes FAIR Girls, aplaudieron la medida de Obama al considerar que ésta es clave para proteger a las víctimas, en particular a niños y jóvenes.
Los senadores demócratas Patrick Leahy y John Kerry, que presiden los comités Judicial y de Relaciones Exteriores del Senado, respectivamente, también elogiaron en sendos comunicados los pasos de la Administración Obama contra esta "práctica aborrecible".
Leahy aprovechó la ocasión para instar al Congreso a que apruebe cuanto antes la cuarta prórroga de una ley federal que precisamente busca aumentar las protecciones para las víctimas de la trata de personas.
Republicanos critican
Pero el legislador republicano de California, Darrell Issa, que preside el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes, consideró que Obama debería demostrar "liderazgo" para poner en marcha "verdaderos cambios en el código penal".
Según Issa, aunque la medida de Obama incorpora varios de los elementos de una ley aprobada recientemente por la Cámara de Representantes, "no incluye la parte más importante: expandir el código penal de manera que abarque el trabajo forzado de extranjeros en obras fuera de Estados Unidos, y el combate" a los contratistas.
"Me preocupa que el anuncio de hoy sólo añadirá otra política sin ejecución a la lista. Si va a encontrar tiempo para acudir ante las cámaras y la comunidad internacional para anunciar algo a medias, el presidente Obama le debe a las víctimas del tráfico de personas que se comprometa personalmente en un esfuerzo legislativo para hacer cambios reales a los estatutos criminales federales", argumentó.
©EFE
Comentarios