Menores en Siria son víctimas de torturas y violencia sexual

EFE | Sep 19, 2012 | 6:51 PM

ONU reiteró alerta por la grave situacion

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó este miércoles nuevamente de la "grave" situación que atraviesan los menores atrapados en la guerra en Siria, donde el Gobierno de Bachar al Asad sigue atacando escuelas, los niños son víctimas de tortura y violencia sexual, e incluso las fuerzas de la oposición los reclutan entre sus filas.
"La situación de los menores en Siria es grave", denunció la nueva representante especial del secretario general de la ONU para los Niños en los Conflictos Armados, Leila Zerrougui, en su primera comparecencia ante el Consejo de Seguridad desde que sustituyera a Radhika Coomaraswamy en el cargo.
Zerrougui detalló que la ONU ha documentado ataques de las fuerzas del Gobierno de Bachar al Asad contra escuelas y que "se niega el acceso a los hospitales a los menores, mientras que niños y niñas mueren en bombardeos de zonas urbanas, y son víctimas de torturas, incluida la violencia sexual, durante semanas".
Utilizan a niños como escudos humanos
Además, subrayó que el organismo ha recopilado "pruebas" de violaciones cometidas por "grupos armados no estatales", que han llevado a cabo ataques "con bomba que han matado a niños en Damasco y otras áreas" mientras que dijo que el Ejército Libre Sirio (ELS) "puede tener a niños asociados a sus fuerzas".
La denuncia de la experta sigue a otras en las que se acusó en junio al Ejército sirio de usar a niños como escudos humanos, y se produce después de que la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, denunciara el pasado lunes que los grupos armados de la oposición siria utilizan a niños como soldados.
Zerrougui mostró su inquietud ante los efectos de la crisis siria en los menores en un debate abierto en el Consejo de Seguridad sobre la necesidad de proteger a los niños atrapados en conflictos armados, donde también habló de los casos de Libia, la República Democrática del Congo o Mali, como principales preocupaciones.
©EFE
Commentarios