Condenaron a inmigrante mexicano por secuestro y violación

EFE | Sep 23, 2010 | 2:07 PM

'Realmente dañó nuestras vidas'

 
WASHINGTON, DC - Un jurado en Virginia condenó al indocumentado mexicano Arturo López por el secuestro y violación de la mujer que le había dado acogida en su hogar desde el invierno pasado, según la prensa local.
Los miembros del jurado dieron a conocer ayer su fallo después de prolongadas deliberaciones. Recomendaron una sentencia de 20 años por el secuestro y de 10 años por la violación, en la localidad de Henrico, 160 kilómetros al sur de Washington.
La víctima, Margaret Cobb, de 55 años de edad, dijo que el ataque "realmente dañó nuestras vidas, tanto individualmente como a la familia".
En su testimonio Cobb dijo que el 9 de abril pasado López, quien entonces tenía 17 años, la amenazó con un cuchillo y la forzó a tener relaciones sexuales.
"Realmente creo que lo hubiera hecho otra vez y que la próxima vez habría usado su cuchillo para no dejar una testigo", añadió.
Mediante un intérprete López dijo que Cobb había iniciado el contacto sexual y que él participó involuntariamente. El joven sostuvo que había mantenido el secreto porque "basta una llamada telefónica para que a uno lo deporten".
López, quien podría haber sido sentenciado a dos penas de prisión perpetua, lloró cuando el jurado recomendó que se le sentencie a 20 años de prisión por el secuestro y 10 años de prisión por la violación sexual.
López recibirá la sentencia en noviembre.
En noviembre del año pasado, después que las autoridades encontraron al joven desamparado y sin dinero en las calles de la ciudad de Richmond, López fue acogido por la familia Cobb, que ya había dado hospitalidad a otros jóvenes.
Poco es lo que se sabía entonces acerca de López quien había estado en Richmond sólo tres días antes de que lo encontraran las autoridades, y quien dijo que había vivido por su cuenta en México desde los 10 años de edad.
López dijo también que había cruzado ilegalmente la frontera de Estados Unidos y que había tomado un autobús hasta Richmond.
©EFE
Commentarios