Obama debe mostrar liderazgo en Medio Oriente, señalan expertos

Univision.com | Sep 15, 2012 | 4:23 PM

Cuestionan crecimiento de sentimiento antiestadounidense

El gobierno del presidente Barack Obama está sufriendo las consecuencias de no haber sabido ejercer un liderazgo fuerte en Medio Oriente, donde el sentimiento antiestadounidense desemboca en una nueva ola de violencia en la región, según analistas.
Las libertades conquistadas con gran esfuerzo durante la llamada Primavera Árabe dan el espacio necesario para que la población exprese sus opiniones y en el contexto de estas jóvenes democracias, resulta relativamente fácil que la intervención de sectores militantes estimulen y provoquen la indignación y la furia con cualquier motivo.
Al menos 15 personas, incluidos cuatro diplomáticos estadounidenses, murieron en cuatro días de violentas protestas en Egipto, Libia, Sudán, Túnez y Yemen a raíz de la difusión de una película antimusulmana realizada en Estados Unidos.
Temor de lo que pueda pasar
Algunos analistas temen que sin una posición más firme del presidente estadounidense, Barack Obama --quien está intensamente enfocado en su campaña electoral por la reelección en los comicios del 6 de noviembre-- la situación no hará más que empeorar.
"Me temo que existe una desconfianza profundamente arraigada que ha gestado cierto antiamericanismo, azuzado además durante muchas décadas por amigos y enemigos" de Estados Unidos, declaró a la AFP Salman Shaikh, director del Centro Brookings Doha.
El persistente enfado por la invasión de Irak en 2003, ordenada por el predecesor de Obama, George W. Bush, y el fracaso del proceso de paz israelo-plaestino están entre los temas que causan más irritación.
"Fue un intento bastante imperfecto de hacer la paz; diría que fue uno de los menos serios que haya visto", afirma Shaikh en referencia a los esfuerzos estadounidenses por reanudar las conversaciones de paz con los palestinos, bloqueadas desde hace dos años. "Y ahora se desentendieron completamente", agrega.
Si Washington quiere "cambios rápidos en la percepción (que se tiene de Estados Unidos) en el mundo árabe, tal vez no le ayude la relación que ahora mantiene con Israel. Ese cambio podría provenir de mantener una línea más coherente en el conflicto árabe-israelí", asegura.
También se necesitaría un esfuerzo mayor y más coordinado para ayudar a las incipientes democracias que están emergiendo a raíz de la Primavera Arabe.
"La gente se lamenta de que el liderazgo de Estados Unidos no haya sido lo suficientemente fuerte y que no haya marcado un camino claro. Es más reactivo que otra cosa y a veces confuso", dice Shaikh, quien agrega que Estados Unidos debería jugar un papel más activo en Siria.
Por su parte, Danielle Pletke, del American Enterprise Institute (AEI), afirmó el viernes durante un seminario que "existe la sensación de que (...) lo que se ha llamado el desplazamiento desde Medio Oriente en dirección a Asia, en realidad ha consistido en darle la espalda a estos países y funcionar en piloto automático".
El mayor desafío en Medio Oriente
"El mayor desafío, creo, es encontrar una nueva manera de hacer las cosas en Medio Oriente que no consista en decir 'este es nuestro hombre, y esta gente llevará a la práctica nuestra posición'", agrega Brian Katulis, experto del Center for American Progress.
"Necesitamos un abordaje sistémico para ayudar a esas sociedades a desarrollar democracias y economías que funcionen", dice.
Lo más urgente es una política más firme por parte de Estados Unidos en la región, sacudida por los caóticos dolores del parto de nuevas sociedades que se enfrentan a un alto desempleo, dificultades económicas y décadas de mala administración, el perfecto caldo de cultivo para el extremismo.
"El derrocamiento de regímenes autoritarios (...) liberó violentas fuerzas antinorteamericanas que los gobiernos anteriores mantenían bajo control", comenta Haim Malka, subdirector del Programa para Medio Oriente del Center for Strategic and International Studies (CSIS).
La muchedumbre en Egipto ha sido incluso estimulada a "dar rienda suelta a su ira y su cólera contra el demonio estadounidense, de modo que ahora no están centrados en las injusticias, en la increíble corrupción, en el desempleo", dijo durante el seminario del AEI Hisham Melhem, el jefe de la oficina en Washington de la cadena televisiva Al-Arabiya.
Un asunto que también incumbe a los nuevos gobiernos, que tienen que cumplir con su parte a la hora de restaurar el orden y proteger las sedes diplomáticas.
"También debemos recordar que la región sigue considerando que el apoyo "incondicional" de Estados Unidos a Israel es difícil de aceptar y no puede olvidar que los autócratas recién derrocados fueron apoyados por Estados Unidos y Europa durante los últimos treinta años", agrega Azzedine Layachi, un especialista en Medio Oriente de la St, John's University de Nueva York.
Obama pide ánimo a estadounidenses
Por su parte, el presidente Barack Obama alentó el sábado a sus compatriotas a no decepcionarse por la violencia que se observa en las manifestaciones anti-estadounidenses en el mundo árabe, expresando su confianza en que los ideales de libertad que defiende Estados Unidos finalmente prevalecerán.
"Sé que las imágenes que vemos en la televisión son perturbadoras", dijo el mandatario en su mensaje semanal difundido por radio e internet. "Pero no olvidemos nunca que por cada grupo violento, hay millones que anhelan la libertad, la dignidad y esperanza que representa nuestra bandera".
Obama aseguró que su administración está haciendo todo lo que está su alcance para proteger a los estadounidenses que sirven en el exterior, luego de la muerte de su embajador en Libia y de otros tres funcionarios de la representación diplomática en ese país, al inicio de los disturbios esta semana.
"Estamos en contacto con numerosos gobiernos, estrechamos la cooperación y destaco que todos los países tienen la responsabilidad de ayudarnos y proteger a nuestros conciudadanos", afirmó. "Bregamos para que se haga justicia por aquéllos a quienes hemos perdido y no descansaremos hasta lograrlo".
El mensaje al recibir los restos mortales
"Su sacrificio nunca será olvidado, llevaremos ante la justicia a aquellos que nos los arrebataron. Resistiremos la violencia en nuestras misiones diplomáticas", dijo el mandatario estadounidense en la base aérea Andrews, cerca de Washington, al recibir los cuerpos de los funcionarios muertos el martes en un ataque al consulado de Libia, en Bengasi.
"Seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestro poder para proteger a los estadounidenses que trabajan en el extranjero", precisó el mandatario, quien habló personalmente con los líderes de Egipto, Yemen y Libia, y mandó un mensaje personal al primer ministro turco Recep Tayip Erdogan, para pedirles que detengan la violencia.
©Univision.com
Commentarios