Izquierdista mexicano Obrador anuncia su separación de los partidos que lo postularon

EFE | Sep 09, 2012 | 3:20 PM

SIGUIENTE:

Durante una manifestación en el Zocalo de la capital mexicana insistió en que todavía no hay democracia en México, y volvió a rechazar triunfo de Peña Nieto.

Rompimiento 'amistoso'

El líder izquierdista mexicano Andrés Manuel López Obrador anunció el domingo que se separará de los partidos que integran la coalición Movimiento Progresista, que lo postuló como candidato presidencial en las elecciones del pasado 1 de julio.
En un mitin efectuado en el Zócalo, la plaza central de Ciudad de México, para dar inicio a su campaña de "desobediencia civil" contra lo que llama fraude electoral, López Obrador aseguró que la separación no constituye una ruptura y que se realiza "en los mejores términos".
En su alocución ante miles de seguidores, expresó agradecimiento a los dirigentes y militantes de las agrupaciones políticas que integran el Movimiento Progresista -el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT), y el Movimiento Ciudadano (MC)-, por el apoyo recibido.
"Agradezco en especial al PRD, partido en el que me tocó participar desde su fundación, en el cual milité durante 23 años y del que fui dirigente. Iniciamos una nueva etapa", declaró, de acuerdo a lo que informó la agencia Efe.
Añadió que seguirá su campaña desde el Movimiento de Renovación Nacional (Morena), organización que él creó en 2011 para ampliar su plataforma de apoyo.
Acciones de desobediencia civil
Antes del discurso del ex candidato, la dirigente juvenil de Morena, Luisa María Alcalde, enlistó las acciones de desobediencia civil que llevará a cabo la organización para "no incomodar a la ciudadanía" pero sí reforzar la "concientización del pueblo".
Entre las acciones programadas figuran exposiciones, festivales, círculos de estudio y la creación de tribunales populares contra la "imposición" de Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ganador de las elecciones presidenciales de julio.
"El 1 de diciembre (día de la toma de posesión de Peña) realizaremos actos contra la imposición en todas las plazas públicas del país. Llevaremos una campaña en el extranjero sobre el fraude electoral. ¡Viva la resistencia civil pacífica!", exclamó.
Efe recuerda que, de acuerdo con el escrutinio oficial de votos de los comicios del 1 de julio, Peña Nieto obtuvo 38.2 % de los sufragios, por el 31.6 % de López Obrador.
PRD se dijo 'a favor del Estado de derecho'
El liderazgo del PRD, que acompañó en todo momento a López Obrador en su infructuosa tentativa de invalidar las elecciones por la vía judicial, manifestó el sábado "una posición de respeto a la ley y el Estado de derecho", en alusión al fallo del Tribunal Electoral que ratificó el triunfo de Peña Nieto en los comicios.
"Hay una sentencia inatacable del Tribunal y somos respetuosos del Estado de derecho", afirmó Jesús Zambrano, presidente del partido, en una conferencia de prensa al cabo de una "cumbre de la izquierda" en Ciudad de México.
Asimismo, aseveró que el PRD respetará la postura que López Obrador en la manifestación del domingo, sin decir si la apoyará. "Esperaremos a ver qué va a plantear y respetaremos lo que allí se emita", afirmó Zambrano.
Muchos seguidores de López Obrador han criticado la actitud "colaboracionista" de la dirigencia del PRD con las autoridades que avalaron el triunfo de Peña, y desde hacía varios días los medios de comunicación especulaban sobre la separación del líder izquierdista de los partidos que lo postularon.
El acto del domingo fue resumido por la agencia mexicana Notimex como una asamblea informativa efectuada en la plancha del Zócalo capitalino, donde el ex abanderado presidencial rechazó cualquier manifestación de violencia, anunció medidas de desobediencia civil pacífica y consideró que en México aún no hay democracia y que no es sencillo concretar la transformación pacífica y profunda que necesita el país.
Un lugar emblemático
En tanto, Efe recordó que la Plaza de la Constitución, conocida como "Zócalo", es una explanada casi rectangular de aproximadamente 46,800 metros cuadrados flanqueada en tres de sus lados por la Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional (sede del Ejecutivo federal) y el edificio del Gobierno de la capital, que en el pasado ha acogido a decenas de miles de seguidores de López Obrador.
Las autoridades locales colocaron --previo al acto-- vallas en los cuatro lados de la plaza, en la que también hubo altavoces en diferentes puntos y un templete para la alocución del dirigente. Al fondo del mismo, una manta con el lema: "Lo nuestro es cuestión de dignidad".
©EFE
Comentarios