FARC perfilan su futuro como movimiento político de Colombia

Univision.com | Sep 07, 2012 | 9:41 AM

Santos reitera que tiene 'la mano abierta'

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla más antigua de América Latina, perfila su futuro como movimiento político que tendrá que conquistar el apoyo popular, en caso de que concluya con éxito el proceso de paz que comenzará dentro de un mes en Noruega.
Las FARC, fundadas en 1964 como una guerrilla de campesinos, emprenderá su cuarto intento en tres décadas por conseguir una solución negociada al conflicto, con lo que se abre la interrogante sobre el rumbo que tomará esa organización, recordó la Agencia France Press.
En la actualidad, las FARC se encuentran presentes sobre todo en las zonas rurales del sur de Colombia, y cuentan con unos nueve mil guerrilleros, la mitad que en los años 1990, cuando tuvieron su mayor auge, según cálculos del ministerio de la Defensa.
Pero para el politólogo León Valencia, director de la Corporación Nuevo Arcoiris, que estudia el conflicto armado, "el número de guerrilleros es irrelevante".
"El mayor énfasis de las FARC ahora no es el reclutamiento, sino el apoyo social. Tienen una estructura de unas 30 mil personas muy cercanas, militantes activos de ese proyecto", dijo Valencia a la AFP.
Reiterados intentos de diálogo
La primera vez que las FARC fue a una mesa de diálogo, a principios de los años 1980, varios de sus dirigentes se desmovilizaron y crearon un partido político, la Unión Patriótica, diezmada por ataques, especialmente de paramilitares de extrema derecha, en los que murieron cerca de tres mil de sus dirigentes y militantes.
"Ya las FARC hizo un pacto de paz en 1984. Su inserción como movimiento político sin armas es posible, pues ya se dio antes en otro contexto", comentó a la AFP Alvaro Villarraga, de la Fundación Cultura Democrática.
"Aquel proceso fracasó porque fracasaron las garantías" para la reinserción, sostuvo el analista, al aseverar que hay un espacio político que puede acoger a un nuevo movimiento derivado de esta guerrilla comunista, si en la mesa de negociaciones se logra un marco de seguridad para su participación.
De aquella experiencia quedaron enseñanzas. Iván Márquez, el segundo comandante de las FARC y designado como uno de los negociadores en este proceso, se reinsertó en aquel primer pacto de paz e incluso fue congresista por la Unión Patriótica. En 1987, con el asesinato del dirigente Jaime Pardo, volvió a la lucha armada.
Santos, con 'la mano abierta'
En tanto, la agencia Efe informó que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, le reiteró a las FARC que tiene la "mano abierta" para poner fin por la vía del diálogo al conflicto armado.
"Ahí está la mano abierta, y ojalá lleguemos al fin de este conflicto que tanto daño, tanta violencia, tanta muerte le ha causado a Colombia", expresó Santos a la prensa en una base del centro del país a la que viajó el jueves para reunirse con la jerarquía de las fuerzas de seguridad.
El gobernante habló ante unos cien oficiales de las Fuerzas Militares y de la Policía a los que convocó en el Fuerte Militar de Tolemaida para informarles de manera personal del naciente proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
El Ejecutivo y las FARC tienen previsto instalar la mesa de negociaciones a comienzos de octubre próximo en Oslo y luego la trasladarán a La Habana, donde el pasado 26 de agosto firmaron el acuerdo marco para este proceso tras seis meses de unas "conversaciones exploratorias".
No al alto al fuego hasta que haya pacto final
Efe detalló que, ante el auditorio de oficiales, Santos ratificó que no aceptará un alto el fuego hasta que no se llegue a un pacto final con esa guerrilla rebelde, en armas desde 1964 y con unos 8,500 combatientes.
En medio de unos ejercicios físicos con su hijo Esteban, que hace dos semanas se alistó en el Ejército, y varios de sus colaboradores, Santos insistió en que el suyo es un gobierno que prefiere la paz, pero que también está preparado para la guerra.
"El país está muy bien física y mentalmente para la guerra y para la paz, pero por supuesto que preferimos la paz", enfatizó Santos, cuyo proceso con las FARC será el tercero formal en treinta años del Estado con esta organización insurgente.
La mejor oportunidad para Colombia: El País Los intentos de paz en Colombia han hecho eco en distintas partes del mundo. La agencia mexicana Notimex reporta que Colombia está ante su mejor oportunidad para poner fin a un largo conflicto, luego de que las FARC reafirmaron su disposición a un alto al fuego, destacó el diario español El País el viernes.
En su editorial señaló, sin embargo, que “nadie dice que resultará fácil”, aunque aplaudió la disposición de las FARC tras anunciar el gobierno de Juan Manuel Santos la muerte en una operación militar de un guerrillero importante, Danilo García.
“Es prueba de que Colombia está ante su mejor oportunidad para poner fin a este largo conflicto”, puntualizó.
El País consideró que ya ha sido un logro llegar a los puntos que habían negociado las dos partes durante varios meses y “ahora empieza lo más difícil”.
Subrayó que las FARC dicen estar dispuestas a sentarse, a partir del 6 de octubre en Oslo, si previamente hay un alto al fuego recíproco, lo que pone al gobierno colombiano en una complicada tesitura.
Refirió que el propio Santos ha pedido realismo y afirmado que las operaciones militares “van a continuar”.
No será un proceso sencillo
“De momento, no puede ser de otro modo, so pena de que el Estado pierda credibilidad, no solo ante la guerrilla sino ante una sociedad escaldada por el aprovechamiento que hicieron las FARC de anteriores negociaciones”, recordó.
Indicó que el hecho de que por vez primera un general retirado y un antiguo mando policial, ambos de peso, se integren en el equipo negociador es un paso que refuerza la posición del gobierno de Colombia ante los guerrilleros, ante la sociedad y ante los militares.
Para el rotativo español, retomado por Notimex, no se trata simplemente de que las FARC se desarmen y se desmovilicen y añadió que son unos ocho millares de personas con capacidad de aguante en territorios a los que no llega el Estado.
“El anterior presidente, Álvaro Uribe, ahora rabiosamente en contra de estas negociaciones, hizo serios esfuerzos para colmar ese vacío que llenan las armas y el narco. Queda un gran esfuerzo que hacer a este respecto”, insistió.
Sin embargo, sostuvo que muchas cosas han cambiado para las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.
“La transformación del mundo, su aislamiento y el ascenso de una generación de dirigentes más jóvenes con otros horizontes, incluso de vida política, subrayan que lo que fue la guerrilla más antigua del mundo es, ya desde hace tiempo, todo un arcaísmo”, concluyó.
La apuesta por los movimientos sociales
AFP recuerda que este año se dio a conocer con una enorme manifestación que llegó a Bogotá el movimiento Marcha Patriótica, que reúne a unas 1,700 organizaciones de campesinos, indígenas y estudiantes con una postura de izquierda radical pero divorciada de la opción armada.
Juan Andrés Casas, coordinador del Observatorio de Procesos de Desarme, Desmovilización y Reintegración de la Universidad Nacional, opinó que las FARC "tienen el potencial para lograr un discurso político" sin las armas. "El puesto político pueden llegar a tenerlo, cuentan con apoyo", dijo a la AFP.
"El gobierno tiene que garantizarles la seguridad. Pero hay muchos movimientos populares que apuntan a preparar su inserción en el abanico político", añadió.
Como un avance de un proyecto de ese tipo, el comandante guerillero Marcos Calarcá, declaró el jueves en La Habana: "Tenemos claro que la forma de solucionar el conflicto implica resolver las causas sociales, económicas y políticas que lo generaron".
"Existimos por el respaldo popular y ese es nuestro compromiso. Si se revisa la agenda (de negociaciones) se verá que no hay puntos para resolver los problemas de los guerrilleros. La lucha por la paz es para resolver los problemas que nos tienen en la guerra", dijo Calarcá en una rueda de prensa.
En Colombia la izquierda es muy minoritaria, y cuenta con solo dos partidos, el Polo Democrático, que obtuvo en 2010 ocho de los 102 senadores y cuatro de los 165 representantes a la Cámara baja, y el movimiento Progresistas, una escisión de éste que con el exguerrillero Gustavo Petro gobierna en la alcaldía de Bogotá desde enero pasado.
Pero esa escasa representación formal de la izquierda no parece desanimar a las FARC.
"La izquierda real no se circunscribe únicamente al escenario electoral, sino que tiene un componente vivo, móvil y cambiante en el agitado universo de los movimientos sociales", escribió en agosto Pablo Catatumbo, integrante del secretariado, la máxima instancia de dirección de las FARC.
©Univision.com
Comentarios