Romney y Obama piensan ya en los debates y en la recta final de la contienda 2012

EFE | Sep 06, 2012 | 8:20 PM

A nueve semanas de los comicios ninguno de los dos puede asegurar la victoria

WASHINGTON, D.C. - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aceptará hoy jueves la nominación para su reelección en noviembre próximo y, al igual que su rival republicano, Mitt Romney, se alista para la recta final de la contienda, que incluirá debates y giras pensadas para persuadir a indecisos e independientes.
Obama, que aceptará la nominación del Partido Demócrata en el tercer y último día de su convención nacional en Charlotte (Carolina del Norte), tiene el desafío de estimular el entusiasmo de su base y movilizarla para repetir su victoria de 2008.
Romney aceptó la nominación presidencial del Partido Republicano la semana pasada, durante su convención nacional en Tampa (Florida) y desde el martes pasado se ha refugiado en la localidad rural de West Windsor (Vermont) con el propósito de prepararse para el primero de los tres debates presidenciales programados.
¿Quién cree que ganará en noviembre? ¿El Presidente Barack Obama? ¿El candidato republicano Mitt Romney? Participe en el Foro Destino 2012.
El calendario
El primero, el 3 de octubre en Denver (Colorado), estará centrado en asuntos de política interna; el segundo, que estará enfocado en política doméstica y exterior y tendrá estilo de "asamblea popular" con votantes indecisos, se llevará a cabo el 16 de octubre en Hempstead (Nueva York), y el último será en Boca Ratón (Florida) el 22 de octubre y se basará en política exterior.
El único debate entre los candidatos a la vicepresidencia, el demócrata Joe Biden y el republicano Paul Ryan, será el 11 de octubre en Danville (Kentucky).
Obama y Romney han aceptado, además, participar en sendos foros organizados por la cadena televisiva hispana Univisión.
Fase de preparación
Evitando a la prensa, Romney ha realizado simulacros de debate con el senador republicano de Ohio, Rob Portman, quien hizo las veces de Obama en 2008 con el entonces candidato presidencial republicano, John McCain.
Del bando demócrata, el senador demócrata de Massachusetts y ex candidato presidencial en 2004, John Kerry, ayuda a Obama en sus ensayos.
Cual entrenadores de pugilistas, tanto Portman como Kerry tienen la tarea de asesorar a los candidatos en una amplia gama de temas, e identificar los puntos débiles que puedan hundir a su rival.
Respuestas decisivas
Los debates, para los que se anticipa una audiencia de más de 80 millones de personas, sirven para exponer las diferencias de los candidatos en asuntos como la economía, el aborto, la reforma sanitaria de 2010, inmigración y política exterior.
Estos debates, televisados en horas de máxima audiencia, suelen generar frases lapidarias pero no perdonan error alguno y, con una contienda tan reñida, el desempeño de ambos puede ser decisivo.
"Con seguridad habrá algunos votantes indecisos que se dejen persuadir en los debates, aunque los verdaderos indecisos típicamente son los que menos se involucran en el proceso, y eso significa que lo más probable es que muchos ni siquiera seguirán los debates", dijo a Efe Geoffrey Skelley, analista político de la Universidad de Virginia.
"La mayoría de los que verán los debates es gente de base que estará animando a su candidato. Pero eso de "ganador" es relativo: los demócratas dirán que es Obama, y los republicanos, que es Romney… al igual que en las convenciones se exagerará la importancia de los debates, a menos que uno de ellos de verdad la líe", explicó Skelley.
Van empatados
Obama y Romney, que continúan en un empate técnico en las encuestas, retomarán este próximo viernes su apretado calendario de giras electorales y actos de recaudación de fondos en estados clave.
El viernes, Obama viajará a Portsmouth (New Hampshire), Iowa City (Iowa) y St. Petersburg (Florida), mientras que Romney visitará la universidad de Northwestern College, en Orange City (Iowa) y participará en un mitin político en Nashua (Nuevo Hampshire).
Según indicó hoy la página web Real Clear Politics, que realiza una media de diferentes encuestas, para la semana del 22 de agosto al 5 de septiembre pasados, Obama y Romney tenían un empate de 46,7 %.Romney, además, aventaja a Obama en cuanto a recaudación de fondos -su campaña recaudó $100 millones tan solo el mes pasado- y eso es otra fuente de preocupación para el mandatario, según Skelley.
Guerra sucia
La contienda general se ha caracterizado por propaganda negativa, y mordaces ataques entre las dos campañas, sobre todo por el futuro rumbo de la economía.
En los próximos dos meses, el mayor desafío de Obama será mantener, o incluso aumentar, el entusiasmo de los votantes, desilusionados con la lenta marcha de la economía, en unos momentos en que la tasa de desempleo se ubica en 8,3 %.
Si continúa la racha de malas noticias en el frente económico -mañana será publicado el informe de desempleo de agosto-, más le costará a Obama conseguir la reelección, según los expertos.
Para Romney, su principal reto es, precisamente, mantener su mensaje único de que, si bien Obama heredó una economía maltrecha, sus políticas económicas no han surtido efecto.
En la imagen un registro del presidente de EE.UU., Barack Obama, quien aceptará la nominación para su reelección en el tercer y último día de la convención nacional del Partido Demócrata, en Charlotte (Carolina del Norte).
©EFE
Commentarios