Michelle Obama dice que el presidente es igual que ustedes

Univision.com | Sep 04, 2012 | 11:54 PM
Michelle Obama presen... Michelle Obama presen...
3 Pausar Auto Play

Noticiero Univision: Elogió el carácter y la convicción de Barack Obama durante su gobierno.

La Primera Dama de Estados Unidos pronunció emotivo discurso en la Convención Nacional Demócrata en Charlotte, Carolina del Norte

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, recordó el martes en Charlotte, Carolina del Norte, que su esposo, el Presidente Barack Obama, mantiene el carácter y valores que lo llevaron a la presidencia en 2008 cuando fue electo como el 44 presidente de Estados Unidos y el primer afroamericano en conquistar a la Casa Blanca.
Los más de 6 mil delegados presentes y miles de invitados al primer día de la Convención Nacional Demócrata ovacionaron a la Primera Dama estadounidense cuando ingresó al escenario construido en uno de los costados del estadio Time Warner Cable Arena, en el centro de Charlotte, y que cuenta con capacidad para 76 mil espectadores.
Tal y como lo había anunciado antes de su discurso, Michelle Obama le recordó a la gente acerca de los valores que impulsaron a su esposo a hacer lo que ha hecho, y lo que hará en los próximos cuatro años cuando sea electo en los comicios del próximo martes 6 de noviembre.
La carrera 2012 por la Casa Blanca es una de las más cerradas en la historia de Estados Unidos. Las encuestas muestran un empate entre el Presidente y su adversario, el candidato republicano Mitt Romney. Serán los indecisos quienes inclinen la balanza, entre ellos unos 10 millones de votantes hispanos, y millones de jóvenes y mujeres que aún no han tomado la decisión de acudir a las urnas y emitir un sufragio.
A ellos les habló Michelle Obama la noche del martes en Charlotte, faltando poco más de nueve semanas para la elección.
¿Qué opina del discurso de la Primera Dama de Estados Unidos, Michelle Obama, durante la Convención Nacional Demócrata en Charlotte? Participe en el Foro Destino 2012.
Privilegio extraordinario
Antes de mencionar el legado del Presidente durante su primer mandato, que inició el 20 de enero de 2009, la Primera Dama comentó que había tenido el privilegio extraordinario de haber viajado por todo el país conociendo gente y escuchando historias que reflejan el espíritu estadounidense.
Citó los ejemplos de maestros que enseñan en distritos al borde de la bancarrota, “gente que se convierte en héroes en un abrir y cerrar de ojos” y soldados –hombres y mujeres- que han participado en la guerra de Afganistán.
“Todos los días la gente con quienes me encuentro me inspiran… Todos los días ellos me llenan de orgullo… Todos los días me recuerdan qué tan bendecidos somos de vivir en la nación más grande sobre la tierra”, apuntó.
Luego presentó un balance de los cuatro años del Presidente en la Casa Blanca y esbozó la nación que heredó hace cuatro años, cuando Barack Obama fue electo presidente. Pero no sin antes contar el temor que sintió en el comienzo de la gestión y las preocupaciones que le asaltaron como madre y como esposa.
“Todavía tengo algunas preocupaciones acerca de esta jornada que hemos comenzado”, puntualizó. “A la vez que creía profundamente en la visión que tenía mi esposo de este país... y estaba segura de que él sería un Presidente extraordinario... como cualquier madre, yo estaba preocupada por lo que esto significaría para nuestras niñas si él tenía esa oportunidad”.
Los primeros golpes
El primer golpe que acusaron fue el cambio de escuela de las hijas, el distanciamiento de los amigos y la salida del único hogar que habían conocido. “Nuestra vida antes de mudarnos a Washington estaba llena de sencillas alegrías. Sábados en los juegos de fútbol, domingos en casa de la abuela y una cita para Barack y para mí era una cena o una película, porque como una madre agotada no podía mantenerme despierta para ambas”, dijo al tiempo que la audiencia sonrió con la anécdota.
Luego de compartir parte de sus experiencias de vida, la Primera Dama se esforzó por presentar a su esposo como uno más de los estadounidenses de clase media de Estados Unidos. “Ya ven, Barack y yo fuimos criados por familias que no tenían mucho dinero o posesiones materiales, pero que nos habían dado algo mucho más valioso: su amor incondicional, su sacrificio absoluto, y la oportunidad de ir a lugares que ellos nunca habían imaginado para sí mismos”, matizó.
Y agregó: “Mi padre era un operador de bombas en la planta de agua de la ciudad, y le diagnosticaron esclerosis múltiple cuando mi hermano y yo éramos jóvenes. Y aunque era chica, sabía que había muchos días en los que él sufría de dolor... sabía que había muchas mañanas en las que era una lucha para él el simple hecho de salir de la cama”.
La imagen de una familia que batalló duro para que los hijos fueran a la escuela y obtuvieran un título universitario fue dirigida al voto joven, los millones de indecisos quienes todavía no han tomado por quién votar el 6 de noviembre. Por eso el esfuerzo, medido, para impactar a un electorado que sin duda –reconocen los analistas de ambos partidos- decidirán quién será el próximo presidente de Estados Unidos entre el republicano Mitt Romnney o un segundo mandato de Barack Obama.
Una breve biografía
Del presidente, Michelle Obama dijo que había sido criado por una madre soltera que luchó para pagar sus cuentas, y por abuelos que se sumaron cuando ella necesitó ayuda.
“La abuela de Barack comenzó como secretaria en un banco comunitario... y rápidamente ascendió de puesto. Pero como muchas mujeres, chocó con un techo de cristal. Y durante años, hombres que no estaban más calificados que ella (hombres a los que en realidad ella había entrenado) fueron promovidos por encima de ella, ganando más y más dinero mientras que la familia de Barack continuaba sobreviviendo con las uñas”.
“Ellos no guardaban rencores por los éxitos de otros ni les importaba que otros tuvieran mucho más que lo que ellos tenían. De hecho, los admiraban”, apuntó la Primera Dama, una frase que resume la respuesta de los demócratas a una larga lista de ataques republicanos lanzados desde la plataforma de la Convención Nacional celebrada la semana pasada en Tampa, Florida.
Luego dijo que “simplemente creían en esa promesa americana básica que, aún cuando usted comenzara con poco, si trabaja arduamente y hace lo que se supone que haga, usted debería poder construir una vida decente para sí mismo y una vida mejor aún para sus hijos y nietos”.
En otra parte de su discurso, la Primera Dama dijo que “eso es lo que somos”, poniendo a la familia presidencial como cualquier otro ciudadano de Estados Unidos de clase media.
“He visto de primera mano que ser Presidente no cambia en nada quién es usted: revela quién es usted”, citó más adelante.
El legado de Obama
Al resumir los principales logros de su esposo, Michelle Obama mencionó los esfuerzos por abandonar la crisis heredada en 2008, la promulgación de la Ley de Pago Justo Lilly Ledbetter para ayudar a las mujeres a obtener pago igual por igual trabajo, El recorte de impuestos para las familias trabajadoras y los pequeños negocios, y la lucha que el presidente encabezó para que la industria automovilística volviera a levantarse.
Dijo que Barack Obama “rescató a nuestra economía del borde del colapso, a la creación de empleos; empleos que sirven para mantener una familia, buenos empleos justamente aquí en los Estados Unidos de América”.
También mencionó la reforma de salud –que los republicanos prometen derogar- y la lucha por “incrementar la ayuda estudiantil y mantener las tasas de intereses bajas, porque quiere que cada joven cumpla su promesa y sea capaz de asistir a la universidad sin una montaña de deudas”.  “Barack entiende el trabajo que puede pasar una familia”, puntualizó.
En la parte final de su discurso, Michelle Obama dijo que el presidente sigue siendo “el mismo hombre del que me enamoré” y que “el éxito no tiene que ver con cuánto dinero usted gana, sino con la diferencia que usted marca en las vidas de las personas”.
Los comicios presidenciales del 6 de noviembre son los más disputados en la historia de Estados Unidos. Una encuesta Gallup reveló el lunes que tras la Convención Nacional Republicana de Tampa, Romney tiene el apoyo del 46%, similar al 47% de la misma encuesta realizada entre los días 24 y 27 de agosto, justo antes del inicio del evento, un margen de error de más menos 3 puntos.
Tradicionalmente, estos encuentros del partido tienen un gran componente mediático, pues se emiten en horario de máxima audiencia, y sirven para impulsar en las encuestas al candidato de turno.El presidente Barack Obama lo aventajaba por un punto antes del inicio de la Convención de Charlotte.
©Univision.com
Commentarios