Mitt Romney aceptó la nominación presidencial del partido republicano

Univision.com | Aug 30, 2012 | 11:09 PM

SIGUIENTE:

Noticiero Univision. Dijo 'somos una nación de inmigrantes, de aquellos que querían una mejor vida'.

Acusó a Obama de dividir a EEUU y reiteró promesa de crear millones de trabajos, pero no mencionó la reforma migratoria

El ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, aceptó el jueves la nominación presidencial del partido republicano y enfrentará el martes 6 de noviembre al Presidente Barack Obama en unas elecciones tildadas como las más cerradas en la historia de Estados Unidos.
Durante su discurso en el cierre de la Convención Nacional celebrada en Tampa, Florida, (que se vió retrasada el lunes por el paso de la tormenta tropical Isaac) Romney atacó al presidente Obama y dijo que durante el mandato iniciado el 20 de enero de 2009 provocó “decepción y división” en el país, y aseguró que fue incapaz de cumplir su promesa de “esperanza y cambio”, conceptos sobre los cuales descansó la campaña presidencial demócrata de 2008.
Ante una audiencia de más de 4 mil delegados e invitados por el partido, Romney mostró el contraste entre lo ejecutado por Obama durante su gobierno y sus planes para darle un giro de rumbo al país. “Ojala que el presidente Obama hubiera tenido éxito porque yo quiero que Estados Unidos tenga éxito”, subrayó.
En la víspera, el candidato vicepresidencial republicano, Paul Ryan, dijo en su discurso de aceptación que luego de cuatro años de evasivas el país necesitaba “un giro de 180 grados”, y que el hombre para hacerlo era el gobernador Romney.
¿Qué opina de la candidatura presidencial de Mitt Romney? Participe en el Foro Destino 2012.
Escasez de empleos
“Uno sabe que hay algo malo con el tipo de trabajo que (Obama) ha hecho como presidente, cuando el mejor recuerdo que se tiene fue el día que votaste por él”, dijo Romney en su discurso del jueves en Tampa.
En otra parte de su alocución, Romney señaló que “lo que necesita el país hoy mismo no es complicado o profundo. No se requiere de una comisión especial del gobierno para decirnos lo que necesita Estados Unidos. Lo que Estados Unidos necesita son trabajos, muchos trabajos”.
La dupla Romney-Rayan promete la creación de 12 millones de puestos de trabajo en cuatro años (3 millones por año).
Economía, tema de campaña
De ganar la elección presidencial del 6 de noviembre, Romney se convertiría en el primer presidente que profesa la religión mormona en ocupar la Casa Blanca. Ryan, su compañero de fórmula, es católico.
Gran parte del discurso de Romney se basó en la economía, el talón de Aquiles de Obama. El ex gobernador reiteró que la situación del país es delicada y formuló un llamado a sus partidarios para que se unan a él “en la reconstrucción de una economía que genere empleo y proteja la seguridad de la jubilación”.
“Estoy postulándome para presidente para ayudar a crear un futuro mejor”, dijo. “Un futuro donde todos los que quieran un trabajo puedan encontrarlo” y donde “ningún jubilado tema por la seguridad de su retiro”, matizó.
El discurso de aceptación de Romney también incluyó una descripción de sus padres y su familia, y defendió su trabajo en la compañía Bain Capital, empresa a la que muchos críticos acusan de cerrar compañías y eliminar puestos de trabajo.
También dijo que “honraré la institución del matrimonio”, en abierta defensa a la unión entre un hombre y una mujer.
Fuera de agenda
El tema migratorio quedó fuera de la agenda republicana. Ni Ryan el miércoles ni Romney el jueves durante el cierre de la convención mencionaron qué harán con los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos, la mayoría de ellos originarios de América Latina.
“A los republicanos no les interesa perder el voto latino y afroestadounidense”, dijo a Univision Interactive Media (UIM) Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA). “Un ejemplo es la plataforma política que ataca sin ninguna misericordia al inmigrante, incluso optando por medidas que describen como autodeportación humanitaria”.
Dijo además que se trataba de “un error gravísimo creer que cualquiera de los partidos podría ganar la Casa Blanca sin el apoyo de estos sectores de la sociedad” (los inmigrantes).
Para el periodista y analista político Alan Rivera, “el tema migratorio está fuera de agenda en el discurso republicano desde el momento en que nombraron a Paul Ryan como candidato a la vicepresidencia. A estas alturas creo que está claro que los republicanos saben que difícilmente obtendrán más del 30% del voto latino, y están apelando a la porción demográfica que los apoya tradicionalmente y a motivarlos para votar”.
Cautelosos con Obama
En cuanto a las promesas de Obama sobre una posible reforma migratoria en un segundo mandato, Cabrera comentó que “al presidente no le conviene prometer grandes cosas en el tema migratorio, porque podría nuevamente fallarle a la comunidad”.
“Esta vez su partido se esforzará en plantear una línea política centrista que deje a un lado públicamente el tema migratorio.   Sus representantes podrían abordar el tema, pero de una manera general y sólo para crear la imagen de que a los demócratas les importa lo que tiene que decir el inmigrante”.
Durante la campaña presidencial 2008, Obama prometió una reforma migratoria en el primer año de su mandato, pero otros debates de importancia nacional como la crisis económica, las guerras en Irak y Afganistán y la reforma de salud postergaron el compromiso.
Pero la comunidad inmigrante no pierde las esperanzas y se empeña en que salgan a votar los poco más de 21 millones de electores hispanos aptos para sufragar en noviembre.
“Así como sería un error grave ignorar el voto del inmigrante, sería fatal si los inmigrantes y los latinos nos quedamos en casa y no votamos”, dijo Cabrera. “A los antiinmigrantes y a los políticos cobardes les conviene que nosotros no votemos, pero a nuestras familias y a las futuras generaciones de votantes latinos e inmigrantes no les conviene que abdiquemos tan fácilmente a nuestra responsabilidad cívica”.
“Después de votar tenemos que estar listos para lo que sigue. Sea quien sea quien resulte vencedor en esta contienda, y aún cuando no nos prometa nada, la comunidad estará en el umbral del Congreso y la Casa Blanca exigiéndole resultados que nos merecemos tan pronto como inicie el 2013”, puntualizó el activista.
Caballito de batalla
Si la inmigración es el talón de Aquiles del ex gobernador Romney, la economía sin duda es el talón de Aquiles del presidente Obama. “Me parece que la estrategia republicana es acertada cuando centran todo su discurso en el asunto económico, ya que la crisis golpea a todos por igual”, dijo Rivera. “Y es más efectiva en la medida en que la campaña del presidente Obama los demócratas tienen una increíble deficiente respuesta al discurso republicano”.
Agregó que “Obama está en riesgo de perder la elección por una mala estrategia de respuesta. Los republicanos, como un buen boxeador, están haciendo lo que deben: golpear y golpear sobre la misma herida. Y cada vez (el adversario demócrata) está sangrando más”.
Rivera también indicó que “Romney y los republicanos están apostando a que el abstencionismo demócrata crecerá por efectos de un menor poder de influencia del actual líder (el presidente Obama). Están apostando a que hay un cierto desencanto que difícilmente podrá cambiar bajo el actual discurso de la campaña de Obama, y pareciera que tienen razón”.
A la pregunta de su gana Romney cuál cree que sería el futuro de los indocumentados, o si gana Obama habrá cambios o todo seguirá igual, el analista repondió que “me parece que el futuro de nuestra comunidad está única y exclusivamente en nuestras manos. No lo está en un posible segundo mandato de Obama y mucho menos en un gobierno de Mitt Romney. Creo que ha quedado bastante claro que ninguno de los dos partidos está realmente interesado en cambiar nuestra situación como minoría. Si Obama no llegó a cumplir su promesa de una reforma migratoria teniendo mayoría absoluta en la Cámara de Representantes y súper mayoría en el Senado (con 59 asientos), menos lo podrá hacer en un segundo mandato, donde es posible que las dos cámaras estén en poder de una mayoría simple republicana”.
“Eso está claro. Como he dicho anteriormente, ha llegado el momento de que nuestra comunidad conquiste lo que le corresponde en vez de esperar a que el partido demócrata o algunos republicanos nos concedan tibios favores a cambio de votos”, dijo.
Advirtió que “de ahora en adelante estamos los latinos con nosotros mismos. Y vale más que nos organicemos si no queremos ver crecer el racismo y la discriminación que han abundado desde las tribunas más recalcitrantes representadas por nefastos personajes como Joe Arpaio, Russel Pearce, Jan Brewer y el mismo Mitt Romney, quien recordemos dijo durante las primarias republicanas que la brutal ley SB1070 de Arizona debería ser un modelo nacional para regentar el tema de la inmigración en el país”.
©Univision.com
Commentarios