'Isaac' se debilita, pero continúa la alerta en Nueva Orleans

EFE | Aug 29, 2012 | 11:08 PM

SIGUIENTE:

Noticiero Univision. Aunque ‘Isaac’ ya se convirtió en tormenta tropical, la acumulación de agua por las lluvias es la principal preocupación para las autoridades, ante posibles inundaciones.

Persisten lluvias torrenciales y fuerte oleaje

Aunque "Isaac" continúa debilitándose, sigue azotando sin pausa a Nueva Orleans, así como a amplias áreas de otros estados, donde arroja lluvias torrenciales y provoca fuerte oleaje.
Durante el último boletín del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, se detalló que "Isaac" ha perdido fuerza en las últimas horas hasta convertirse en una tormenta tropical de vientos de 90 kilómetros por hora.
Se encuentra a 50 kilómetros al sur de Baton Rouge, capital de Louisiana, y a 95 kilómetros al oeste de Nueva Orleans, también en Louisiana, donde rige un toque de queda durante la noche.
"Isaac" avanza muy lentamente hacia el noroeste, y se espera que siga así durante toda la noche, por lo que se mantiene la alerta desde Cameron (Louisiana) hasta la frontera de Misisipi y Alabama.
El jueves y el viernes puede girar algo más hacia el norte, con lo que el centro de "Isaac" seguirá adentrándose en Louisiana e incluso puede llegar al sur de Arkansas el viernes, mientras se va debilitando progresivamente, con lo que puede convertirse en depresión tropical hacia el jueves por la noche.
Sin embargo, sus vientos se notan a 280 km del centro de la tormenta y el CNH adviritó que, "aunque ya no es un huracán, sigue provocando peligrosas marejadas ciclónicas (de hasta cuatro metros en Misisipi y el sureste de Louisiana) e inundaciones".
Dan refugio a cinco mil 200 personas en seis estados
En total, hay unos 400 mil usuarios sin luz sólo en el estado de Louisiana, según la compañía Entergy, una cifra que puede duplicarse si se añaden los afectados en otros estados.
Por su parte, la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) informó que cuenta sobre el terreno con helicópteros "para asistir a las tareas de búsqueda y rescate" y ayudar en las tareas de evacuación "en cuanto el tiempo lo permita".
Agregó además que la Cruz Roja estadounidense da refugio a más de cinco mil 200 residentes en 80 centros de seis estados, "desde Florida hasta Texas".
Al respecto, el alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, informó que hasta el momento se ha evacuado a 119 personas, "que estaban fuera del sistema de protección de diques" de la ciudad, en el que se han invertido 10 mil millones de dólares en los últimos años.
"El sistema está funcionando como se diseñó", dijo Landrieu, quien insistió en que las imágenes de casas inundadas que se están viendo en algunos medios "no son en Nueva Orleans. A veces los medios nacionales tienen problemas con la geografía".
Continúa toque de queda hasta nuevo aviso
Asimismo, el alcalde insistió que "aún estamos en la lucha. Desgraciadamente la tormenta no parece que se quiera ir". Explicó que "hay tormentas que pasan rápido y causan mucho daño en poco tiempo, y hay otras que van muy despacio y que pueden ser aún más dañinas".
"No es el momento de bajar la guardia. Sigan alerta y en casa", aconsejó a los ciudadanos, a los que pidió "paciencia".
"Tenemos indicios para creer que vamos a tener que estar en esta lucha durante bastante tiempo", lamentó Landrieu, reconociendo además que hay diques que están cerca de su máximo nivel y advirtió que "eso no quiere decir que no se vayan a producir inundaciones en el interior" de la ciudad.
Apuntó que se han producido detenciones de gente que trataba de robar viviendas o negocios cerrados.
"Vamos a tener tolerancia cero durante esta emergencia y nos vamos a asegurar de que esta ciudad es segura", explicó para justificar el toque de queda impuesto desde este miércoles, y "hasta nuevo aviso", durante la noche, tal y como han hecho también otros municipios evacuados.
También pidió a los ciudadanos que tengan mucho cuidado en las tareas de limpieza, ya que, según dijo, es cuando ocurren más de la mitad de las muertes asociadas a los huracanes.
©EFE
Commentarios