Zepelines espías, del campo de batalla en Afganistán a la frontera con México

EFE | Aug 28, 2012 | 2:47 PM

Busan asegurar la frontera

Washington - Zepelines de alta tecnología que en los últimos años sobrevolaron los cielos de Afganistán e Irak en búsqueda de insurgentes tratan ahora de detectar actividades ilícitas en la frontera entre EEUU y México.
Los globos dirigibles, que están siendo probados cerca de la ciudad de Río Grande (Texas), están equipados con cámaras sofisticadas y sensores infrarrojos.
Esos, y otros sistemas de detección, permiten a los operadores visualizar la actividad a lo largo de la frontera e identificar posibles amenazas como el tráfico de armas o drogas, así como personas que tratan de cruzar hacia EEUU de forma ilegal.
La iniciativa forma parte de un esfuerzo del Gobierno de EEUU para establecer una red de vigilancia de alta tecnología en la frontera y, al mismo tiempo, reutilizar material que el Pentágono ya no necesitará tras la retirada de Irak y Afganistán.
"Estos recursos ayudarán a nuestros oficiales y agentes de primera línea en su misión prioritaria de asegurar la frontera", dijo a Efe William Brooks, portavoz de la división de la frontera suroeste del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP por su sigla en inglés), que colabora en el Pentágono en el proyecto.
Estados Unidos retiró sus tropas de Irak en diciembre de 2011, después de casi nueve años de guerra, mientras que la coalición de tropas internacionales de la OTAN ha iniciado ya su salida de Afganistán, que se prevé culmine en 2014.
El CBP considera que los equipos que las Fuerzas Armadas ya no necesitan a raíz de esas retiradas "pueden tener beneficios significativos para la protección de Estados Unidos".
No obstante, según explicó Brooks, de momento se trata de una prueba y primero habrá que evaluar su "eficacia", así como el costo que puede tener para la agencia operar estos zepelines y su mantenimiento.
La evaluación en marcha incluye varias actividades para ayudar a determinar si el equipo es útil para ayudar al CBP en sus tareas. El Departamento de Defensa podría ofrecer la transferencia de más material que quede disponible en función de los resultados de la prueba.
"Reutilizar los equipos y la tecnología del Departamento de Defensa apoyará los esfuerzos en curso del CBP para aprovechar y maximizar los recursos de manera eficaz y eficiente", aseguró Brooks.
El Departamento de Defensa ofrecerá entrenamiento y asistencia para el funcionamiento de los zepelines pero no participará en las operaciones que lleven a cabo los agentes de la ley.
El diario The Wall Street Journal señaló en un reciente artículo que durante años los zepelines han sobrevolado Kabul y otras zonas cercanas a bases militares estadounidenses en Afganistán e Irak.
Con una dimensión de 22 metros, los globos tienen capacidad para volar a una altura de 600 metros, suelen realizar un recorrido circular, y hasta ahora han sido utilizados para detectar posibles ataques programados de los insurgentes, así como la colocación de explosivos caseros en las carreteras de Afganistán.
La información recogida es enviada para ser analizada en las bases cercanas, pero ahora que en Afganistán van a ser cerradas en un plazo de dos años esperan reutilizar esta tecnología en casa.
Ni el Departamento de Defensa, ni la agencia fronteriza han facilitado una cifra del coste de los zepelines, pero según el Wall Street Journal su precio oscila entre 1 y 5 millones de dólares.
Estados Unidos ya utiliza tecnología militar como aviones no tripulados, conocidos como drones, para vigilar la frontera con México, en el marco del plan de medidas de seguridad en el suroeste del país.
La Patrulla Fronteriza probó en marzo pasado en Arizona unos sistemas de vigilancia sobre globos aerostáticos similares a los que se prueban ahora en Río Grande y se espera que el CBP pruebe otro tipo de tecnología de vigilancia en los próximos meses.
©EFE
Comentarios