Noruega condena a Breivik a una hipotética cadena perpetua

Univision.com | Aug 24, 2012 | 11:00 AM

Sufre trastornos de personalidad, no psicosis

El tribunal de Oslo condenó el viernes al ultraderechista Anders Behring Breivik a 21 años de prisión prorrogables, la pena máxima y que puede equivaler a una cadena perpetua, al considerarlo penalmente responsable de los atentados de hace un año en Noruega, en los que murieron 77 personas.
La agencia Efe informa que el veredicto fija una pena de custodia -figura legal que permite al tribunal prolongar cada cinco años la permanencia en prisión del reo, una vez cumplida la condena inicial- a causa de la "crueldad" de los atentados y de la necesidad de proteger a la sociedad ante la amenaza que constituye Breivik, explicaron los jueces.
En la lectura del fallo, que duró seis horas, el tribunal justificó la sentencia en que Breivik es un "fanático extremista" y no un enfermo mental, de ahí que sea penalmente responsable y deba ir a la cárcel y no a un psiquiátrico, como solicitaba la Fiscalía basándose en el primer examen que se le practicó.
El tribunal fue crítico con ese informe, que concluía que Breivik se encontraba en estado psicótico al cometer los atentados y que padece una esquizofrenia paranoide, un diagnóstico que no comparten los otros especialistas que lo han observado durante meses, ni el personal de la cárcel, ni los policías que lo han interrogado.
Su principal error es no considerar las ideas de Breivik en el contexto político de ultraderecha en el que se inscriben, bajo cuya óptica toman sentido lo que consideraban delirios de grandeza y otros supuestos síntomas de esquizofrenia.
Que Breivik fuera capaz de moderar sus opiniones en los sucesivos interrogatorios y en el segundo informe demuestra que no padece psicosis, ya que en ese caso ocurriría lo contrario, señaló la juez principal, Wenche Elizabeth Arntzen.
El tribunal no cree en la existencia de la red de Caballeros Templarios de la que Breivik dice formar parte, pero eso no muestra un problema de tipo psicótico, sino que puede deberse a una búsqueda de legitimidad, a intentar provocar miedo o reclutar seguidores.
Su tendencia a la "fantasía" y a la "excentricidad" apuntan a rasgos "narcisistas y disociales", según la sentencia, aunque eso es irrelevante a la hora de decidir su responsabilidad penal.
El veredicto no será apelado
El fallo es firme, ya que ninguna de las dos partes apelará el veredicto.
Breivik, quien fue interrumpido por Arntzen cuando pretendía pronunciar un discurso, acabó afirmando que no recurrirá, después de declarar que no podía ni aceptar ni rechazar el dictamen porque no reconoce la autoridad de un tribunal "nombrado" por quienes apoyan el multiculturalismo al que él se opone.
El juicio ha sido para Breivik una lucha por ser declarado responsable penalmente, aunque como mera formalidad había pedido su puesta en libertad, ya que considera que actuó en "estado de necesidad" para defender a su pueblo frente a la "amenaza islámica".
Tampoco apelará la Fiscalía, según un comunicado del fiscal general del Estado, Tor-Aksel Busch, difundido en rueda de prensa.
"Estamos de acuerdo en lo jurídico, lo que pasa es que el tribunal ha analizado los hechos del caso de forma distinta", afirmó la fiscal Inga Bejer Engh, aludiendo a que la petición subsidiaria de la Fiscalía era también una condena de 21 años de custodia.
El veredicto satisfizo a supervivientes, familiares de víctimas y políticos, "aliviados" por el desenlace del proceso, que cierra así la tragedia nacional que supuso el doble atentado del 22 de julio de 2011, que comenzó cuando Breivik hizo estallar una furgoneta bomba en el complejo gubernamental de Oslo, matando a 8 personas.
Justo después se trasladó en coche a la isla de Utøya, al oeste de la capital, donde cometió una matanza en el campamento de las Juventudes Laboristas (AUF), al causar 69 víctimas.
"Un hombre intentó eliminar a una generación de AUF y nos ha afectado con dureza, pero no consiguió derrotarnos", dijo su secretario general, Eskil Pedersen,
Según un cálculo provisional del tribunal de Oslo, el coste del del proceso para las arcas del Estado asciende a más de 170 millones de coronas noruegas (23 millones de euros), incluidos los gastos de la defensa y de los representantes de las víctimas, así como la reforma del edificio y las medidas de seguridad.
Los atentados han tenido también un coste político para las autoridades, que han provocado de forma directa o indirecta las dimisiones de un ministro, la jefa de los servicios de inteligencia y el máximo responsable de la Policía, Øystein Mæland.
Mæland renunció a su cargo hace una semana, poco después de que una comisión independiente creada por el Parlamento presentase un informe que criticaba con dureza la cadena de errores de la actuación policial y su tardanza, así como la descoordinación del Gobierno, a los que culpaba de la dimensión de la tragedia.
Trastornos de personalidad
En tanto, la Agencia France Press informa que Anders Behring Breivik padece trastornos de personalidad, pero no una psicosis que justifique su internamiento en un psiquiátrico, según el tribunal de Oslo.
"La Corte estima que tiene trastornos de personalidad, rasgos antisociales y narcisistas", declaró la jueza Wenche Elizabeth Arntzen, para explicar el veredicto, después de haber recalcado que para los jueces el acusado no mostraba "ningún síntoma" que revelara una esquizofrenia.
©Univision.com
Commentarios