Médicos sin Fronteras instalaron hospital clandestino en Siria

Univision.com | Aug 21, 2012 | 2:12 PM

Dos meses funcionando

Médicos Sin Fronteras (MSF) logró instalar un hospital en una casa abandonada en el norte de Siria, en una zona ocupada por los rebeldes, sin contar con la autorización del gobierno de Damasco.
El hospital, cuyo localización precisa se desconoce por razones de seguridad, lleva dos meses trabajando de manera clandestina ayudados por médicos sirios, dijo en conferencia de prensa telefónica desde París, Francia, el director del proyecto, Brian Moller.
Según Moller, quien salió recientemente de Siria, se han realizado más de 300 cirugías y los heridos siguen llegando al pequeño hospital que cuenta con 12 camas y puede extender su capacidad hasta 30.
"Llegamos hace dos meses, un equipo de siete expatriados que trabajan con cincuenta sirios, médicos, enfermeras, guardias e intérpretes", explicó Moller.
Problemas para abastecer suministros médicos 
Ya que el hospital de MSF está en una zona en poder de los rebeldes el suministro es problemático (...) la situación de seguridad es muy tensa, muy compleja", indicó.
Además, explicó que la posibilidad de desplazamiento en el terreno es muy limitado debido al gran número de retenes militares, los combates o la falta de combustible, por lo que muchos pacientes llegan al hospital varias horas o incluso varios días después de haber sido heridos.
La cirujana Anna Nowak señaló por su parte que el 90 por ciento de los heridos llegan con heridas de guerra en las extremidades, abdomen y tórax, provocadas por artillería pesada, explosiones, heridas de bala o mortero.
Moller precisó que hasta el momento "no" fueron testigos ni han tenido ningún tipo de evidencia del uso de armas químicas.
Quieren instalar más hospítales 
MSF recordó que sus puertas están abiertas a cualquier persona que necesite ayuda médica y subrayó la importancia de que los heridos reciban atención oportuna independientemente de la parte del conflicto a la que pertenezcan.
MSF tiene la intención de instalar otros hospitales similares en todo el país, pero el régimen de Bashar al-Assad hasta el momento no lo ha autorizado.
La organización reiteró su llamado al gobierno de Damasco para que permita la entrada de MSF al país árabe y exhortó a la comunidad internacional para diferenciar entre la urgente necesidad de asistencia humanitaria de la población siria y la situación política.
"No se está haciendo lo suficiente para ayudar a la población siria"
Médicos Sin Fronteras denunció que la comunidad internacional "no está haciendo lo suficiente" y que garantizar el acceso de las organizaciones humanitarias es indispensable.
El director general de la organización, Filipe Ribeiro, señaló en conferencia de prensa que aunque no es cuestión de que las agencias de la ONU y las ONG se reprochen mutuamente la situación, es necesario que la asistencia humanitaria se desvincule de la acción política y diplomática.
"El plan de paz de la ONU no ha funcionado bien, pero no hay que confundir la acción humanitaria con la política. Esperamos de la comunidad internacional que nos deje entrar y tratar a los pacientes", señaló el representante de esa asociación.
Es la primera vez que MSF trabaja en el interior del país, tras varias tentativas fallidas y "condiciones de acceso extremadamente complejas", y aunque dice no sentirse en el punto de mira, prefiere no desvelar su ubicación para garantizar la continuidad de la misión.

Gobierno rechaza a MSF

Las autoridades sirias, señala Ribeiro, les han comunicado en reiteradas ocasiones que no son bienvenidos y que se encuentran en situación ilegal, pero aunque intuyen que saben dónde están, en una zona controlada por los rebeldes en el norte del país, no han intervenido para echarles.
Su presencia sobre el terreno desde mediados de junio, con siete expatriados y unos 50 sirios como apoyo local, les ha permitido hasta la fecha atender a más de 300 pacientes y practicar cerca de 150 intervenciones, la mayoría de ellas en gente con heridas de bala o de obús.
"Nuestras puertas están abiertas a todo el mundo", indicó la especialista en cirugía general Anna Nowak, haciendo hincapié en que no les interesa saber si el paciente es un combatiente o una víctima civil, sino "si respira o no, o qué tiene fracturado".
El boca a boca lleva a las víctimas hasta sus instalaciones, una villa con doce camas que antes de que llegaran estaba deshabitada, y lo que más les ha impresionado, según la cirujana, es que la gente acuda "tras horas o incluso días sin cuidados, por las dificultades de acceso".
El suministro de material y de electricidad o agua, según el anestesista Brian Moller, que se encargó de dirigir ese hospital, forman parte de un día a día en el que como en toda situación de conflicto, "todo resulta un desafío".
La organización sostiene pese a ello que, aunque no tienen problemas de recursos, el cuidado que están ofreciendo es "insuficiente" respecto a la situación de violencia que se vive en el país, e insiste en que las organizaciones humanitarias tengan libertad de movimiento.
"Nos gustaría quedarnos todo el tiempo que se nos necesite, pero ya se verá cuánto vamos a durar", señaló Moller, uno de los cuatro integrantes de ese equipo que hizo balance de su trabajo en la zona hasta la fecha, que les ha tenido "increíblemente ocupados" y disponibles las 24 horas del día.
MSF evita pronunciarse en términos políticos, pero sí destaca haberse sorprendido de la solidaridad de la población siria - "en cuanto necesitábamos sangre aparecían 50 personas dispuestas a donar"- y de cómo intenta mantener una vida lo más normal posible dentro de ese contexto de inestabilidad.
"Sienten que el mundo está pendiente -concluye Moller- y les gustaría que se alcanzase una solución política, pero tienen la sensación de que de momento responder a los bombardeos es su única forma de mantener la lucha".
©Univision.com
Comentarios