Estudian nuevas leyes para proteger a campesinos tras ola de calor

ImpreMedia Digital, LLC | Aug 21, 2012 | 12:13 PM

Trabajadores mueren por insolación

FRESNO Teniendo en cuenta las altas temperaturas recientemente registradas en el Valle Central que superaron los 100 grados y las investigaciones llevadas a cabo por los reguladores del estado sobre dos muertes posiblemente relacionadas con las olas de calor, la legislatura de California está considerando nuevas leyes que fortalezcan las reglas para proteger a los trabajadores agrícolas del calor.
Los defensores de este proyecto de ley afirman que las regulaciones existentes no cuentan con el alcance necesario, y además, el organismo de control del estado no tiene la cantidad de personal adecuado para hacer cumplir las leyes en vigor. Como resultado, señalan que algunos productores agrícolas siguen sin ofrecer la sombra y la cantidad de agua potable adecuada para sus trabajadores, los que trabajan durante largas horas al rayo del sol y continúan muriendo por insolación, mientras que no se está haciendo responsable a los empleadores por las infracciones incurridas, incluso aquellas que tienen como consecuencia lesiones y fatalidades.
Muertes de trabajadores relacionadas con el calor
"Al presente, es muy improbable que los productores agrícolas que no cumplen con las leyes sean procesados", señaló Giev Kashkooli, encargado de campañas políticas del sindicato United Farm Workers of America, que respalda estos proyectos de ley. "Y aunque se haga justicia, las consecuencias son mínimas".
Pero los reguladores y los productores agrícolas del estado afirman que el control más estricto ha tenido como resultado mayor cumplimiento y menor cantidad de muertes.
Desde el año 2005, al menos 14 trabajadores agrícolas murieron por causas relacionadas con el calor, cuando California adoptó las primeras reglas del país que exigían sombra y agua para los 450,000 trabajadores agrícolas del estado. Hubo tres muertes relacionadas con el calor en el 2008, no se registró ninguna muerte en el 2009, hubo una muerte en el 2010 y otra muerte en el 2011. Se están investigando dos muertes ocurridas este verano.
En el primer caso de este tipo que tuvo lugar en el país, dos supervisores agrícolas que se enfrentaron a cargos por la muerte relacionada con el calor de una trabajadora agrícola, María Isavel Vásquez Jiménez, de 17 años, fueron condenados el año pasado a realizar trabajos de servicio comunitario y quedaron bajo libertad condicional, además de verse obligados a pagar multas por 370 y mil dólares respectivamente.
Responsables de muertes no eran castigados
"El sistema judicial trataba con liviandad la muerte de los trabajadores agrícolas. Se consideraba muy cercano a un caso de negligencia justificada", afirmó el procurador adjunto del distrito del Condado San Joaquín, Lester Fleming, quien llevó adelante el procesamiento del caso.
Fleming señaló que la vaguedad de las normas laborales, como no establecer requisitos claros sobre tener agua y sombra a una distancia específica de los trabajadores, no ayudó a que los supervisores fueran enviados a la cárcel.
"Para hacer responsables a las personas de sus actos debemos contar con normas claramente definidas", dijo.
Las normas federales no incluyen estándares para la prevenir la insolación. Hay 21 estados que han establecido sus propios programas de seguridad para los trabajadores, pero las reglas de California hacen referencia específica a la prevención de las enfermedades provocadas por el calor.
Una seguidilla de diez muertes, cuatro de ellas de trabajadores agrícolas, ocurridas durante un período de dos meses en el 2005 hizo que los reguladores establecieran nuevos estándares.
Las reglas exigen que los empleadores de personal que trabaja al aire libre establezcan e implementen procedimientos para casos de emergencia, ofrezcan capacitación para la prevención de enfermedades provocadas por el calor, hablen sobre la importancia de tomar agua (al menos un cuarto de galón de agua por hora y por empleado) y ofrezcan sombra cuando la temperatura es superior a los 85 grados.
Exigen presencia de agua y sombra
El proyecto de ley de la congresista Betsy Butler, demócrata de Marina Del Rey, exigiría que haya agua disponible en todo momento a una distancia de 10 pies de todos los empleados y sombra a una distancia de 200 pies de los empleados, sin importar cuál sea la temperatura. Los empleadores que violen estas reglas pagarían hasta un millón de dólares por daños y perjuicios. El proyecto de ley también les permitiría a los trabajadores agrícolas entablar denuncias contra sus empleadores si no cumplen con las reglas establecidas para el calor.
Conforme al segundo proyecto de ley, presentado por el congresista Charles Calderón, demócrata de Whittier, no ofrecer la cantidad adecuada de agua y sombra a los trabajadores agrícolas sería considerado un delito menor, el que conllevaría una condena en la cárcel y el pago de multas, Ambos proyectos de ley están dirigidos solamente a los trabajadores agrícolas.
Los grupos agrícolas denominaron estos proyectos de ley como muy imprácticos e innecesarios. Se espera que el Senado considere estos proyectos sean mediante una votación a fines de este mes.
"Ya contamos con normas vigentes. Los productores han dedicado una gran cantidad de tiempo, dinero y esfuerzo para capacitar a los empleadores y supervisores" señaló Bryan Little, director de asuntos laborales de la Federación Agrícola de California.
Little dijo que sería físicamente imposible de poner en práctica algunas de las reglas propuestas, como mantener el agua y la sombra a la distancia exigida. Además, ofrecer sombra cuando no hace calor tampoco tiene sentido, agregó.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios