Se agrava pugna entre gobierno mexicano y empresa de comunicaciones

Univision.com | Aug 16, 2012 | 1:15 PM

Reacciones tras acusaciones mutuas

La recuperación de la banda de 2.5 gigahercios anunciada por el Gobierno mexicano es una ‘revancha’ por recontratar a la periodista Carmen Aristegui, acusó el presidente de MVS Comunicaciones, Joaquín Vargas, quien anunció que dará la pelea en los tribunales.
La agencia Efe recordó que el secretario de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez Jácome, anunció hace unos días la decisión de recuperar la frecuencia de esa banda con el argumento de que es poco utilizada y el objetivo de expandir el servicio de banda ancha y telefonía móvil con más participantes.
El principal afectado es el grupo MVS Comunicaciones, una compañía que tiene decenas de estaciones de radio y canales de televisión restringida y cuenta con 42 de las 68 concesiones vigentes en la banda de 2.5 gigahercios.
La decisión de negar la prórroga de las concesiones y expropiar las que aún están vigentes solo se explica por "las presiones" de Televisa y "la antipatía manifiesta que algunos personajes del Gobierno tienen en contra de la administración de MVS", aseguró Vargas.
'Una revancha del Gobierno'
El directivo denunció lo que consideró una actuación "sesgada" por parte de funcionarios para favorecer los intereses de Televisa, el mayor grupo de medios de América Latina, ya sea para aumentar sus activos o combatir a los competidores.
El rescate de las frecuencias es una "revancha" del Gobierno, que mata "dos pájaros de un tiro" al responder a la petición de Televisa para sacar a MVS del mercado y sancionar "a quien decidió no doblegarse ante la arbitrariedad de quienes intentaron acallar una voz tan crítica como incómoda", señaló en alusión a Aristegui.
Vargas relató las presiones que recibió de varios funcionarios, quienes exigieron una disculpa pública y el despido de Aristegui por haber abordado el supuesto alcoholismo del presidente Felipe Calderón en febrero de 2011 en el programa de mayor audiencia de la emisora.
Contó que el ministro de Comunicaciones le advirtió que tenía instrucciones de Calderón de "no gestionar asunto alguno de MVS", y en especial de la banda 2.5, mientras Aristegui no ofreciera "una disculpa pública".
MVS despidió a Aristegui, pero unas semanas después llegó a un acuerdo con ella para que volviera al aire, que incluyó la creación de la figura de un defensor del radioescucha.
Vargas afirmó que el Gobierno se negó a aceptar el proyecto presentado por MVS de "Banda ancha móvil para todos" que ofrecía crear una red con el doble de velocidad a la actual y a la mitad de precio, y alargó la negociación del refrendo de las concesiones para agotar el tiempo.
Según MVS, el Gobierno pretendía cobrar derechos por unos 1.200 millones de dólares, mientras la empresa ofrecía el pago de poco más de 500 millones de dólares por el uso de las frecuencias en un plazo de 20 años.
La respuesta del gobierno
Vargas dijo que la firma utilizará todos los recursos legales para frenar el "atropello", y adelantó que en caso de que el Gobierno firme el decreto de expropiación, entrará en un litigio a largo plazo que congelará durante no menos de cinco años el uso de la banda.
Pérez Jácome rechazó cualquier tipo de chantaje por parte del Gobierno e insistió en que el rescate se decidió porque MVS se negó a pagar la contraprestación económica a la que tiene derecho el Estado.
Lozano acusó a su vez a Vargas de utilizar a Aristegui "como ficha de cambio" para que el Gobierno resolviera a su favor y pudiera "seguir usando esa banda por más tiempo y a un valor menor".
Por su parte, la Presidencia de México emitió un comunicado en que aseveró que las decisiones en materia de política pública de telecomunicaciones "se han tomado con total transparencia y con base en estrictas consideraciones técnicas y legales".
Asimismo, acusó a Vargas de "calumniar, difamar, tergiversar y engañar, con el simple objetivo de alcanzar sus metas económicas", y también se reservó su derecho de "proceder conforme a derecho".
A su vez, Televisa emitió su propio comunicado en el que se dijo ajena al diferendo de MVS con el Gobierno "sobre el monto de la contraprestación que tiene que pagar al Estado mexicano".
Presidencia exigió disculpa pública, según periodista Aristegui
Por su parte, la periodista Carmen Aristegui ratificó que el empresario Joaquín Vargas le comunicó en su momento la exigencia de Los Pinos para que ofreciera una disculpa pública al Presidente de la República por un comentario hecho al aire durante en su segmento noticioso.
De acuerdo a la agencia Notimex, durante su programa radiofónico Primera Emisión de MVS hizo un amplio recuento de la rueda de prensa ofrecida en la víspera por Vargas, así como de las reacciones generadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Presidencia de la República, el senador electo Javier Lozano y la empresa Televisa sobre el tema.
En su opinión, entre los dichos de las partes donde se vierten distintos calificativos “es palabra contra palabra” y las partes, supone, tendrán forma de probarlas.
En distintas ocasiones Aristegui se refirió a sí misma en tercera persona como “la periodista” y señaló que en torno a este debatido tema, distintas personas le preguntaron cuál sería su postura.
La postura de Aristegui
Señaló que su postura no ha variado en relación con la expresada el 9 de febrero del 2011, cuando fue separada del noticiero que conducía en MVS, en el sentido de que no procedía ni en la forma ni en los términos una disculpa pública exigida por Los Pinos.
Ello en relación con una manta que un diputado del Partido del Trabajo había mostrado en San Lázaro sobre un supuesto alcoholismo del titular del Ejecutivo federal.
La reportera repitió íntegro el mensaje que emitió en la Casa Lamm el 9 de febrero de 2011. “18 meses después no le movemos ni una coma a lo dicho” en esa ocasión, aún más conociendo todos los detalles de lo sucedido en aquel momento”, declaró.
Aristegui también refirió que había comprometido la participación de Joaquín Vargas en su noticiero, sin embargo, el empresario postergó su participación. Aunque sí insistió que horas antes el propietario de MVS había concedido entrevistas a varios medios radiofónicos.
‘Desafortunado’ si no se utiliza la banda 2.5
Por otro lado, Notimex también informó que el presidente de la Comisión Federal de Competencia mexicana (CFC), Eduardo Pérez Motta, consideró que sería desafortunado que por litigios jurídicos no se utilice la banda 2.5 GHz, pues su uso implica la entrada de un nuevo competidor en el mercado de las telecomunicaciones.
En entrevista radiofónica con Carmen Aristegui, el funcionario consideró que lo más importante ahora es que en el menor de los plazos se cuente con un competidor independiente, que propicie beneficios para los ciudadanos y empresas del país que requieren más competencia en este sector.
El presidente del órgano antimonopolios externó su preocupación si la banda 2.5 se entrampa por litigios. “Si esto nos lleva a que esa frecuencia no pueda ser utilizada y no signifique más competencia en el mercado en los próximos años, sería muy desafortunado”.
Opinó que llevar el asunto al Poder Judicial sería un mal resultado para la competencia, aunque aseveró que es prematuro juzgar que eso vaya a suceder. De ocurrir, dijo, podría resolverse en años, tomando en cuenta lo que ha ocurrido con otros casos de la CFC.
La competencia, el gran perdedor
Por ello, el funcionario confió en que haya una solución, pues esta crisis ofrece una oportunidad, “la puerta es el diálogo”.
En la entrevista con MVS, Pérez Motta destacó que la frecuencia de 2.5 GHz es de fundamental importancia, ya que hoy se cuenta con dos redes que compiten de manera intensa pero parcial: las de cable encabezadas por Televisa y las de telefonía fija por Telmex.
La banda 2.5, dijo, abre la posibilidad de tener un competidor adicional, que sea independiente de los otros dos y que compita contra Telmex y Televisa y otras cableras para ofrecer servicios de triple play y de banda ancha.
Pérez Motta destacó que un tercer competidor inalámbrico naturalmente disminuiría cualquier posibilidad de colusión y eso maximizaría la competencia en el sector.
Reiteró que la responsabilidad de la CFC en este asunto es que el diseño de la licitación de la banda 2.5 GHz asegure que quien compita en esa frecuencia sea absolutamente independiente a los jugadores que hoy existen en el mercado.
Sin embargo, subrayó, “la única forma de saber –si hay interesados- es diseñando una licitación, haciendo una convocatoria, una invitación abierta, transparente y general, nosotros en la licitación 21 a los incumbentes en el mercado de telefonía les impusimos máximos de espectro”.
©Univision.com
Comentarios