Explotación continúa en talleres de costura de California

ImpreMedia Digital, LLC | Aug 14, 2012 | 2:06 PM

Denuncian jornadas de más de ocho horas

Han pasado 17 años desde que el caso de un grupo de trabajadores inmigrantes de origen tailandés fue liberado de un taller de costura en la ciudad de El Monte donde eran explotados y obligados a trabajar casi como esclavos, desde entonces la industria poco ha cambiado para ofrecer mejores condiciones laborales.
Actualmente para Celia Ramírez, quien ha trabajado casi dos décadas en los talleres de costura, no es extraño que sea el patrón o el supervisor quienes se encarguen personalmente de 'ponchar' las tarjetas de sus trabajadores para asegurarse que no excedan las 8 horas, aún cuando la jornada haya empezado a las siete de la mañana y muchas veces termine después de las seis de la tarde. Eso sí, dice, a la hora del almuerzo llevan comida para todos, "pero la compran con el dinero del tiempo extra que no nos pagan".
Condiciones infrahumanas
A Ramírez le ha tocado trabajar en talleres donde solo hay dos baños para unas 100 personas y hay quienes se enferman del riñón por no querer esperar parados en la línea.
En 2008, cuando ella se rehúso a cumplir con un horario de 6 de la mañana a 9 de la noche e intentó organizar a sus compañeros para defender sus derechos, puso una queja en la Comisión de Derechos Laborales y llegaron los inspectores al taller que se ubicaba en la esquina de las calles 29 y Trinity. Inmediatamente después Ramírez fue despedida, no sin antes lograr que le pagaran los $3,000 que le debían en tiempo extra trabajado."La gente sabe que está sufriendo injusticias en las fábricas de costura porque los letreros de la ley están pegados en la pared de las fábricas, pero se queda callada por miedo a perder lo poco que tienen", dice Ramírez.
La mayoría de los trabajadores en los talleres de costura son mujeres inmigrantes, algunos de ellos sin permiso de trabajo o residencia legal en el país. Cerca del 75% son hispanos, principalmente de México, aunque también hay asiáticos, de China, Tailandia y Vietnam, recién llegados al país, sin ningún tipo de capacitación, sin dominar el inglés y sin conocer sus derechos laborales.
Nueve de cada diez talleres viola leyes laborales
José Veliz, del Centro de Trabajadores de la Costura en Los Ángeles coincide en que es el temor a perder el trabajo lo que les impide reclamar sus derechos, pero también el hecho de que procesar una queja ante la Comisión Laboral toma demasiado tiempo y terminan frustrados.
Un reporte preliminar de una investigación que realiza el Departamento del Trabajo en los talleres de costura, indica que más de nueve de cada diez de éstos no cumple con las leyes laborales, sobre todo en lo que a salario mínimo y pago de tiempo extra se refiere.
Los investigadores dicen que a los trabajadores de la costura casi siempre se les paga por pieza que cosen o cortan, resultado en pagos que es por debajo de los 6 dólares por hora. El salario mínimo en California es de 8 dólares."Los patrones son muy listos, si ven que uno es muy rápido por pieza, luego nos quieren pagar por hora, pero nos hacen trabajar más de 8 horas, o sea que sale la misma", dice Ramírez, de origen mexicano y de 42 años de edad.
"Ahora mismo, cuando hay trabajo, en la costura se puede ganar entre 250 a 300 dólares por semana, trabajando sábados".
Durante un período de cinco años, funcionarios del Departamento del Trabajo han realizado 1,500 investigaciones en la industria de la costura en la región, incluyendo el centro de Los Ángeles, donde se encuentra el distrito de la costura y 93% de estos registraron algún tipo de violación. Las autoridades lograron recuperar 11 millones de dólares en salarios que se les debía a los trabajadores."Todavía muchas empresas están pagando en efectivo, o combinando efectivo y cheque", explicó Kimchi Bui, directora de la División de Horas y Salarios del Departamento del Trabajo en Los Ángeles.
"Basado en los resultados que revelan que la industria no está cumpliendo con las leyes, las condiciones laborales en la industria de la costura no han cambiado mucho…no se están cumpliendo las leyes", dijo Bui, agregando que los trabajadores no deberían tener miedo a denunciar las injusticias por no tener un estatus migratorio legal. "Todos tienen derechos, incluyendo a los indocumentados".
Operativo de inspección a talleres
La semana pasada unos 50 inspectores llevaron a cabo visitas sorpresivas y simultáneas a diez talleres de costura en el centro de Los Ángeles, los cuales resultaron en multas por $217,844 por "no tener seguro de compensación al trabajador y no tener licencia de costura".
Estos talleres fueron sometidos a una auditoría para determinar si hay violaciones al salario mínimo y pago de tiempo extra adeudado a los trabajadores. De acuerdo con Christine Baker, directora del Departamento de Relaciones Industriales, el resultado de las auditorías estará listo en las próximas dos semanas.
Por ser una investigación en curso, las autoridades no dieron a conocer los nombres de los talleres inspeccionados la semana pasada. La Opinión no logró comentarios de representantes de la industria de la costura en Los Ángeles.
El operativo se llevó a cabo conjuntamente por inspectores de la División para el Cumplimiento de Estándares Laborales de California (DLSE) y el Departamento del Trabajo.
"Estas investigaciones conjuntas se llevaron a cabo justo 17 años después de que en un taller de costura de El Monte se encontró a un grupo de trabajadores laborando en condiciones de explotación y bajo la constante vigilancia de guardias armados para que no huyeran", indicó la comisionada del trabajo Julie A. Su.
"Todavía muchas empresas están pagando en efectivo, o combinando efectivo y cheque", explicó Kimchi Bui, directora de la División de Horas y Salarios del Departamento del Trabajo en Los Ángeles."Basado en los resultados que revelan que la industria no está cumpliendo con las leyes, las condiciones laborales en la industria de la costura no han cambiado mucho…no se están cumpliendo las leyes", dijo Bui.
Lo que sí ha cambiado, según Jose Carvenali, portavoz del Departamento del Trabajo, es que ahora se cuenta con un mayor número de inspectores asignados a esta industria y están haciendo su trabajo, también se ha creado el programa EMPLEO en coordinación con varios consulados para ofrecer talleres de educación sobre derechos laborales y recibir quejas de los trabajadores que crean que sus derechos están siendo violados.
La investigación del Departamento del Trabajo está en proceso y se espera que los resultados finales estén listos a finales de este año.
En detalle:
Si usted cree que sus derechos laborales están siendo violados puede llamar a:
División Regional de Horas y Salarios en Los Ángeles
213 894-6375
Al programa EMPLEO:
877-55-AYUDA (552-9832)
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios