Funcionarios públicos de Brasil en pie de guerra con gobierno de Rousseff

AFP | Aug 13, 2012 | 1:58 PM

Paralizaciones en siete sectores

Los funcionarios públicos de Brasil están en pie de guerra, con la primera gran ola de huelgas contra el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, que se concentra en enfrentar la crisis económica internacional.
"Es prácticamente una huelga general del sector público brasileño", declaró a la AFP el lunes el secretario general de la Confederación de Trabajadores del Servicio Público Federal (Condsef), que afirma que 350 mil de los 500 mil trabajadores federales, en siete sectores, han adherido a las paralizaciones.
El gobierno indicó a la prensa que la adhesión es menor, de 80 mil funcionarios.
Rousseff no ha cedido a las demandas
La huelga, que comenzaron los profesores universitarios en mayo y ha ido sumando sectores, empieza a causar estragos. El paro de los policías federales se tradujo en fuertes colas en aeropuertos y carreteras la pasada semana, y los exportadores denunciaron pérdidas por el paro de los inspectores sanitarios.
Ahora se les están sumando empleados de la justicia.
Contra la tradición de su izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), Rousseff no ha cedido a las demandas e incluso emitió una decisión que autoriza a sustituir durante la huelga a trabajadores que han paralizado el trabajo.
"Dilma Rousseff ha endurecido las posiciones, claramente no es un gobierno negociador, al contrario que el (ex presidente Luiz Inacio) Lula (da Silva, su antecesor de 2003 a 2010 y su padrino político), que era un negociador nato", explicó a la AFP el profesor de Sociología del Trabajo de la Universidad de Brasilia, Sadi Dal Rosso, en huelga.
En la última década, Brasil sacó a millones de la pobreza y engrosó la clase media y las ganancias de los trabajadores, pero ahora, con una inflación de más de 5% y un crecimiento que quizás no supere 2% del PIB este año, prefiere concentar el dinero público en inversiones productivas, infraestructura y exoneraciones a la industria y el consumo.
Disparidades en salarios en sector público
El Ejecutivo está atrapado en una "trampa" de disparidades de salarios en el sector público -incluidos en los sectores judicial y legislativo- que lo atan de manos, explicó Rosso, que pone de ejemplo salarios de envidia para cualquier funcionario hoy en el mundo, de más de 6.700 dólares para auditores fiscales o 7,400 dólares para procuradores (profesionales universitarios) del Banco Central, al inicio de la carrera.
"Un profesor universitario comienza ganando menos de 5 mil reales (2,500 dólares) y sus alumnos (terminan ganando) 15 mil" reales al conseguir esos empleos, dice el profesor.
Ese sector que gana más, está bajo el fuego cruzado de críticas.
"Los constantes reajustes hicieron que las principales categorías del servicio público alcanzaran salarios iniciales incompatibles con la realidad nacional", denunció el lunes el diario económico Valor en su principal editorial.
Pero la Condsef asegura que más del 80% de los funcionarios públicos están muy por debajo de esos números, con salarios bajos e insuficientes.
Este martes el gobierno recibirá a los huelguistas que reclaman aumentos salariales de 22% y un plan de reestructuración de carrera. El mismo día, se instalará un campamento que aspira a acoger a 12 mil funcionarios en la principal avenida de Brasilia, donde se ubican ministerios y Presidencia.
Las principales centrales sindicales del país emitieron el domingo una nota de apoyo a los huelguistas del sector público, y denunciaron "el autoritarismo" del gobierno en la negociación.
©AFP
Comentarios