Papa expresó “profundo pesar” a víctimas de pederastia

AFP | Sep 18, 2010 | 10:09 AM

Benedicto XVI calificó de crimen atroz” abusos sexuales

LONDRES - El papa Benedicto XVI expresó el sábado su "profundo pesar" a las víctimas de abusos, que calificó de "crímenes atroces" en el tercer día de una visita dominado por una multitudinaria vigilia que coincidirá con la primera gran protesta contra su presencia en suelo británico.
El Sumo Pontífice mantuvo intacto su programa, que se inició con una reunión matutina con el primer ministro británico, David Cameron, tras la detención el viernes de seis empleados de limpieza sospechosos de tramar un "acto terrorista" no detallado en relación con su visita.
Su portavoz, Federico Lombardi, aseguró que "nadie se sintió amenazado" en la delegación, y que el Papa estaba "muy tranquilo" y "contento del desarrollo del viaje" que, según él, se lleva a cabo "de la manera más serena".
"Inmenso sufrimiento"
En una misa que presidió en la catedral de Westminster, Benedicto XVI se refirió en su homilía al "inmenso sufrimiento" causado por los abusos sexuales cometidos a menores y reconoció la "vergüenza y humillación" que sufre por estos pecados.
"Por encima de todo, quiero manifestar mi profundo pesar a las víctimas inocentes de estos crímenes atroces, junto con mi esperanza de que el poder de la gracia de Cristo, su sacrificio de reconciliación, traerá la curación profunda y la paz a sus vidas", dijo el Papa, de 83 años, que parecía cansado y andaba con más dificultad que de costumbre.
"Asimismo, reconozco con vosotros la vergüenza y la humillación que todos hemos sufrido a causa de estos pecados", agregó en las declaraciones más fuertes que hace sobre este delicado tema desde que llegó al Reino Unido.
Aluvión de denuncias
Benedicto XVI ya se había referido a los abusos en el avión que le trajo el pasado jueves a Edimburgo, primera etapa del viaje que concluirá el domingo.
Admitió entonces que la autoridad de la Iglesia no fue suficientemente "vigilante, rápida y firme" para impedir y gestionar los abusos que en los últimos años provocaron un aluvión de denuncias contra clérigos católicos en todo el mundo.
El Papa debería volver a abordarlo en un encuentro con una decena de víctimas británicas que, según los vaticanistas que acompañan al Papa, podría celebrarse este sábado en Londres, a imagen de sus anteriores visitas a Malta, Estados Unidos y Australia.Vigilia de oración
El acto culminante de la jornada será la vigilia de oración que el Papa presidirá en Hyde Park a última hora de este sábado, víspera de la beatificación del cardenal John Henry Newman, uno de los más famosos conversos procedentes del anglicanismo en Birmingham (centro de Inglaterra).
Unas 80,000 personas deberían asistir a esta ceremonia, que coincidirá con la primera gran manifestación organizada durante esta visita.
Aunque han seguido a Benedicto XVI desde su llegada a Escocia, las protestas han sido hasta ahora más bien iniciativas individuales o aisladas, pero la coalición organizadora, "Protesta contra el Papa", espera obtener un mayor eco para sus reivindicaciones en este acto en el que esperan a "miles" de personas.
Temas conflictivos
La coalición protestará esencialmente contra las posturas "ultraconservadoras" del Pontífice en temas relacionados con la mujer, la familia o el sexo.
"Estamos profundamente en desacuerdo con la oposición del Papa a los derechos de las mujeres, la igualdad de los homosexuales y el uso de preservativos para prevenir la expansión del sida", dijo en la BBC uno de sus organizadores, Peter Tatchell.
Mientras los organizadores de los dos actos ultimaban sus preparativos, la policía interrogaba a los seis empleados de limpieza de una empresa subcontratada por el consejo municipal de Westminster detenidos el jueves bajo la sospecha de tramar un "acto terrorista".
Según las televisiones británicas, al menos cinco de ellos no son británicos, y la mayoría serían originarios de Argelia.
Aunque la prensa británica sensacionalista, a imagen del Daily Express, no dudó en destacar un "complot musulmán para matar al Papa", las autoridades británicas -al igual que las eclesiásticas- han tratado de minimizar el asunto y se han negado a detallar la amenaza o su objetivo exacto.
©AFP
Commentarios