Dilma Rousseff anuncia un nuevo plan para la prevención de desastres naturales

EFE | Aug 08, 2012 | 3:22 PM

Mayor atención se enfoca en miunicipios de región serrana de Río de Janeiro

Brasilia - La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció un nuevo plan nacional para la prevención y gestión de desastres naturales, que en el país son causados fundamentalmente por inundaciones, lluvias y deslizamientos e ingentes sequías.
Este plan estará dotado con 15,600 millones de reales (unos 7,800 millones de dólares), que se destinarán a la compra de equipos de control y gestión, a obras de infraestructura para impedir nuevos desastres, al fortalecimiento del departamento de Defensa Civil y a la constitución de un fondo para atender emergencias.
"Los seres humanos no controlamos a la naturaleza, pero podemos crear mecanismos para crear una mayor resistencia a los fenómenos naturales", "salvar vidas" y "evitar que las personas pierdan sus casas", declaró la jefa de Estado.
La mayor atención estará dedicada a decenas de municipios de la región serrana del estado de Río de Janeiro, que, en enero de 2011, cuando Rousseff tenía sólo veinte días en el poder, fueron escenario del peor desastre natural de la historia brasileña, causado por unas torrenciales lluvias que causaron cerca de mil muertes.
Rousseff recordó ese "episodio crítico y dramático" y recalcó que el objetivo del programa es que "eso no se repita nunca" en Río de Janeiro "ni en ningún otro lugar del país".
El nuevo plan contempla obras de contención en montañas y cerros en los que pueden ocurrir deslizamientos, así como en aquellos ríos que pueden desbordarse en caso de fuertes lluvias.
Asimismo, propone la construcción y un mejor mantenimiento de los sistemas de drenaje en ciudades con riesgos de desastres y programas para la distribución y almacenado de agua potable en las regiones que cada año son castigadas por fuertes sequías.
Antes del acto, Rousseff visitó las nuevas instalaciones del Centro Nacional de Gerencia de Riesgos y Desastres (Cenad), órgano estatal situado en Brasilia que ha sido dotado con tecnología de punta volcada a la vigilancia climática.
Estos nuevos equipos permitirán ampliar la cobertura del sistema de prevención y control, sobre todo en 821 regiones del país que son consideradas de riesgo por la alta incidencia de diversos fenómenos naturales que pueden causar desastres humanitarios.
©EFE
Comentarios