La periodista Lydia Cacho abandona México por amenazas de muerte

EFE | Aug 03, 2012 | 5:20 PM

'No te metas con nosotros o te vamos a mandar a casa en pedacitos'

La escritora y periodista mexicana Lydia Cacho se vio obligada a salir de México después de que recibió vía telefónica nuevas amenazas de muerte en su contra, dijo a Efe la también defensora de los derechos de la mujer.
Cacho, quien reside en el balneario mexicano de Cancún, recibió el domingo pasado en un equipo de radiocomunicación una amenaza de muerte proveniente de una fuente cercana al parecer de miembros del crimen organizado, tras la cual abandonó de inmediato el país.
"No te metas con nosotros o te vamos a mandar a casa en pedacitos", dijo una voz desconocida a través del radioteléfono, según relató esta semana la propia Cacho al Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), con sede en Nueva York.
"En cuanto sucedió me preocupé, siempre se siente horrible escuchar algo tan grotesco", afirmó Cacho, quien explicó que se alarmó aún más cuando asesores de seguridad le explicaron que las transmisiones de radiocomunicación se interceptan desde distancias cercanas a menos de 5 kilómetros.
Explicó que al parecer las amenazas provienen de algunos presuntos delincuentes que habían sido señalados en su libro "Esclavas del Poder" y que estaban vinculados con la trata de mujeres para la prostitución.
Cacho sostuvo que no regresará a México mientras no tenga las garantías para su vida, pero afirmó que sigue trabajando en un nuevo libro.
En una acción urgente lanzada ayer, Amnistía Internacional México pide a las autoridades mexicanas garantizar la seguridad de la periodista y adoptar medidas "efectivas de protección", así como la apertura de una "investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre las amenazas" y llevar a los responsables ante la justicia.
La activista empezó a recibir amenazas y agresiones después de que publicó en 2005 el libro "Los demonios del Edén", en el que denunció una red de pornografía infantil, protegida supuestamente por políticos y empresarios de los estados de Quintana Roo y Puebla.
Desde entonces, Cacho ha sido objeto de amenazas debido a la defensa de los derechos humanos de mujeres y niños.
©EFE
Commentarios