Gira de Romney por Europa termina con escándalo

EFE | Jul 31, 2012 | 1:11 PM

Jefe de prensa de Rumney dice a periodista "beseme el culo"

VARSOVIA - El virtual candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, cerró en Varsovia con un incidente con los medios una mini gira internacional salpicada por los deslices en serie a su paso por Reino Unido, Israel y finalmente Polonia.
El último acto en suelo polaco del rival de Barack Obama en la carrera hacia la Casa Blanca quedó empañado por los exabruptos de su jefe de prensa, Rich Gorka, a un grupo de periodistas que pretendían preguntar al candidato por el mal sabor de boca dejado en Reino Unido e Israel, sus anteriores etapas.
El candidato, que pretendía ganar perfil en el ámbito internacional con esta gira, provocó malestar en Londres al poner en duda la seguridad de los Juegos Olímpicos, e indignación entre los palestinos, al convertir Jerusalén en la capital de Israel.
¿Cree que los deslices del candidato y sus allegados le pasen factura en la elecciön de noviembre? Participe en el Foro Destino 2012.
La visita a Polonia
Romney empezó su visita a Polonia, el lunes, en Gdansk, invitado por el Premio Nobel de la Paz, ex líder del sindicato 'Solidarnosc' (Solidaridad) y ex presidente del país, Lech Walesa, en un guiño al electorado conservador por el aura de luchador contra el comunismo de su anfitrión.
El candidato se reunió asimismo en esa ciudad con el primer ministro polaco, el liberal Donald Tusk, y siguió luego viaje a Varsovia, sin dar oportunidad a los medios de preguntarle por su balance de la visita.
Su agenda en la capital polaca estaba centrada en una ofrenda floral a la tumba del soldado desconocido, tras haber visitado lugares emblemáticos relacionados con el gueto de Varsovia y los héroes de la resistencia contra la ocupación nazi.
El último desliz
Ya en la etapa final de la capital polaca se produjo el último lamparón en la gira internacional, a raíz de los exabruptos de uno de sus asesores a periodistas, según han relatado medios estadounidenses.
El incidente se ha producido después de un encuentro con el ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, ante el que ha elogiado la contribución de Polonia a las intervenciones militares de Irak y de Afganistán.
Varios representantes de los medios presentes han tratado de acercarse al candidato para preguntarle por su serie de deslices anteriores, a lo que el portavoz de prensa ha reaccionado insultando a los periodistas.
Según medios estadounidenses, Gorka se ha encarado a los periodistas y les ha espetado: "¡Bésame el culo!", mientras el candidato subía a su automóvil para marcharse del lugar.
Poco después ha tratado de disculparse y ha explicado que simplemente había perdido los nervios.
La última visita
La gira de Romney se ha cerrado con una visita a la biblioteca universitaria de Varsovia y un encuentro con el presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski, centrado en el escudo antimisiles, las relaciones con Rusia y asuntos bilaterales.Exitosa gira de Obama en 2008
El equipo del político había diseñado su gira partiendo de Reino Unido, como aliado tradicional transatlántico, y con Israel como siguiente etapa, con clara intención de ganarse el voto pro judío, para lo que hizo valer su vieja amistad y cercanía política con el primer ministro, Benjamin Netanyahu.
Romney pretendía reprochar así a Obama no haber cuidado debidamente la relación bilateral con Londres y Jerusalén, pero el resultado ha sido claramente desfavorecedor para el aspirante.
Obama en el 2008
Los deslices de Romney contrastan con el éxito de la mediática operación lanzada desde Berlín por el entonces candidato demócrata a la Casa Blanca, Obama, en 2008, meses antes de las elecciones.
El equipo de campaña del entonces aspirante demócrata organizó un mitin perfecto, junto a la Columna de la Victoria, que congregó a 200 mil personas, en su mayoría jóvenes.
Obama desplegó carisma y desató el entusiasmo de la multitud, al presentarse sonriente ante la multitud "no como un candidato, sino como un ciudadano del mundo", con un discurso de 25 minutos.
El entonces aspirante se tomó así la revancha a la negativa de la canciller Angela Merkel a autorizar el mitin ante la emblemática Puerta de Brandeburgo, con el argumento de que era apenas un candidato, no un presidente.
©EFE
Commentarios