Hija de Pinochet denuncia 'persecución política' por cuenta bancaria

EFE | Jul 27, 2012 | 4:43 PM
SANTIAGO DE CHILE - Lucía Pinochet Hiriart, hija mayor del fallecido dictador chileno Augusto Pinochet, denunció una "persecución política" en su contra tras el descubrimiento de una cuenta a su nombre con $110 mil en un banco de EEUU.
Esa plata no tiene nada que ver con el caso Riggs", aseguró la mujer en declaraciones al diario El Mercurio, que regresó desde Estados Unidos, donde se encontraba desde hace un mes, "para dar la cara" tras enterarse de que la Justicia chilena decidió abrir una investigación sobre esa cuenta, descubierta en el First National Bank.
Lucía Pinochet aseguró que "está demostrado en el proceso judicial" que su cuenta no se vincula con el caso Riggs, que es la investigación sobre el origen de la fortuna de su padre.
Dicha investigación se inició en 2004, tras descubrirse que Augusto Pinochet mantenía numerosas cuentas secretas en el Riggs Bank de Estados Unidos y otras entidades financieras del exterior.
La investigación de la fortuna del dictador (1973-1990) ha establecido que el valor de su patrimonio ascienda a 26 millones de dólares, gran parte de los cuales no tienen justificación.
Al morir, en diciembre de 2006, Pinochet estaba procesado en este caso por fraude al fisco y falsificación de pasaportes y desaforado (paso previo al procesamiento) por malversación de fondos públicos.
Su hija dijo a El Mercurio: "viví en Estados Unidos entre 1992 y 1996. En esa época me dediqué a arreglar departamentos en mal estado y venderlos. Pedía un crédito, los vendía hasta en el doble, y pagaba al banco".
Sigue la polémica por la fortuna
"Esta plata (la de la cuenta) es de la venta de un departamento que arreglé. Lo que hice fue poner un depósito a plazo de 90 mil dólares, que se convirtieron con los intereses en $110 mil", explicó.
Añadió que acerca de esa cuenta ya declaró en el pasado y que no retiró el dinero antes porque durante cinco años no pudo viajar a EEUU por falta de visado, que le fue quitado en 2006, cuando pidió asilo político en ese país pero fue deportada.
Ahora, durante su estancia en EEUU había iniciado los trámites para retirar el dinero, añadió Lucía Pinochet, que subrayó que "el único nexo que yo tuve en el tema de los gastos reservados de mi papá, fue por un cheque de 2.000 dólares que me envió para que comprara unos pasajes para una Navidad"
"Yo nunca recibí nada de mi papá, ni dinero, ni propiedades", remarcó la mujer, que confirmó que en las elecciones municipales del próximo octubre buscará su reelección como concejala de Vitacura.
A su juicio, tras la investigación de esa cuenta, anunciada por la Justicia el pasado 21 de julio, se está realizando contra ella y la familia Pinochet "una persecución política", que "impresiona que siga después de tantos años".
"Como no se pudieron ensañar con mi papá, ahora se están desquitando con nosotros, con mi familia, que no tiene nada que ver", dijo, y anunció que tras el cierre del caso Riggs, "reclamará" la herencia que le dejó su padre, que hoy está embargada.
En la arista civil del caso Riggs, el testamento de Pinochet fue abierto a inicios de julio en un Juzgado Civil de Santiago, pero el el documento no especificó los bienes del dictador.
Sí establece que su viuda, Lucía Hiriart, debe recibir el 62,5 % del total de la herencia, mientras que a sus cinco hijos les corresponde en conjunto un 25 % y a sus nietos y biznietos, otro 12,5 %.
©EFE
Comentarios