Piñera encabeza reunión de seguridad por auge de violencia en zona mapuche

EFE | Jul 25, 2012 | 3:15 PM

La violencia va en aumento

Al encuentro, celebrado en el Palacio de La Moneda -sede del Ejecutivo-, asistieron el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter; el fiscal nacional, Sabas Chahúan; autoridades regionales y los máximos responsables de la Policía de Investigaciones (PDI) y Carabineros (policía militarizada).
Tras la reunión, el ministro del Interior indicó que entre las medidas que el Ejecutivo ha decidido adoptar se encuentra el aumento de la dotación de ambas policías (uniformada y civil) en esa región y el envío de un equipo multidisciplinario desde la capital con el fin de apoyar a las víctimas de atentados.
"Vivir con miedo es inaceptable, incendiar casas de gente honesta y humilde es un acto asesino y criminal", indicó Hinzpeter que hizo un llamado a la ciudadanía a condenar estos hechos de violencia.
En declaraciones a los periodistas, el jefe del gabinete chileno sostuvo que conversar con dirigentes gremiales, dueños de predios agrícolas y gente de mucha vulnerabilidad que se han visto afectados por los hechos de violencia "ha sido muy fuerte".
"Desgraciadamente, la violencia canalizada a través de múltiples atentados, particularmente incendiarios, a propietarios o habitantes de la región, instala un clima de alta inseguridad que mancilla gravemente las oportunidades de progreso regional", añadió.
Hinzpeter, quien recordó la muerte de un carabinero durante un procedimiento policial en la zona, dijo que hasta ahora se han registrado 199 hechos de violencia en la zona y fue categórico en indicar que el Ejecutivo se reunirá "las veces que sea necesario" para estudiar el clima que se vive en La Araucanía.
En tanto, el general director de Carabineros, Gustavo González, aseguró que "se enviarán efectivos de unidades especializadas, de manera de no restar contingente policial de las comisarías de la región metropolitana de Santiago".
En las últimas semanas, la región de la Araucanía, la más pobre del país, ha sido escenario de diversos actos violentos en el contexto del llamado conflicto mapuche, la principal etnia indígena del país.
Desde la década de 1990, algunos grupos de mapuches se enfrentan a empresas agrícolas y forestales por la propiedad de tierras que consideran ancestrales, aunque algunas de sus acciones también se han dirigido contra agricultores y pequeños empresarios.

Relatos de los afectados

Los últimos incidentes se registraron la madrugada de este martes, con dos atentados incendiarios cometidos por grupos de encapuchados que destruyeron una vivienda y dos camiones.
Según fuentes de los mapuches, al menos dos jóvenes resultaron heridos el lunes durante el desalojo por parte de la Policía de dos fincas que un grupo de comuneros había ocupado en el municipio de Ercilla, a 570 kilómetros al sur de Santiago.
Según relató a Efe el portavoz de los afectados, Fernanda Marillán, de 12 años, resultó herida con perdigones en la espalda y las piernas, y Jacinto Marín, de 17, recibió ocho perdigones en la sien izquierda y hubo de ser trasladado urgentemente al hospital comarcal de Angol, donde fue operado.
Sin embargo, al ser preguntado sobre estos incidentes, el general director de Carabineros dijo que el jefe policial de la zona de los hechos le informó que no hubo menores de edad heridos en el operativo.
El fiscal nacional, Sabas Chahúan, indicó que en la reunión solicitó mayores recursos para investigar los ataques en la Araucanía y para proteger a víctimas y testigos.
En tanto, el ministro de Justicia, Teodoro Ribera, defendió la posesión de armas en respuesta a las declaraciones que han hecho algunos de los afectados en el sentido de armarse y defender sus propiedades frente a los ataques.
Ribera, tras reconocer que tiene una pistola en casa, legalmente inscrita dijo que tiene muy claro que si alguien llega a asaltarlo a la casa llamará "a la policía, pero si está en peligro" su familia o su vida, tiene "claro" que tiene "un arma para usarla", afirmó.
"Hay una ley que establece la posibilidad de que los ciudadanos puedan tener un arma de fuego. El derecho a la legítima defensa es el derecho humano esencial que tienen todas las personas, porque uno tiene el derecho a la vida y el derecho a defender su vida", aunque aclaró que ello no es lo mismo que "autodefensa".
©EFE
Commentarios