Maduro denuncia que golpistas han iniciado persecución política en Paraguay

EFE | Jul 25, 2012 | 1:57 PM

Acusan a Madero de intromisión

CARACAS, Venezuela - El canciller venezolano, Nicolás Maduro, denunció que los sectores golpistas en Paraguay han comenzado una persecución política en ese país y señaló que él estuvo en Asunción como miembro de una representación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
"Es una novela cada vez más larga, el mundo al revés, precisamente quienes dieron el golpe de Estado (...) han iniciado todo un proceso de persecución política contra diversos sectores e instituciones de la sociedad paraguaya", dijo Maduro en declaraciones al canal estatal de televisión VTV.
El ministro se refirió también a la declaración de militares paraguayos ante la Fiscalía de ese país sobre una supuesta reunión con él durante su estancia en Asunción tras la deposición de Fernando Lugo como presidente del país en un juicio político sumario.
"Fue abiertamente y público los hechos que llevaron a la deposición ilegal del presidente Lugo, nosotros simplemente cumplimos una misión en el marco de la Unasur que sigue en pleno desarrollo", indicó Maduro.
Paraguay en observación
Al respecto, recordó que se instaló una comisión especial de evaluación sobre el tema de Paraguay en Lima y subrayó que "va a continuar el proceso de observación para exigir elecciones transparentes libres".
"Que se le garantice al pueblo paraguayo elecciones libres y ojalá una pronta restitución del Paraguay a la democracia verdadera", dijo.
El 26 de junio, la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados paraguaya declaró "persona non grata" a Maduro por sus comentarios sobre la crisis política en el país, que calificó de "abierta intromisión a los asuntos internos" paraguayos.
"Nuestra acción y relación con los gobiernos con las fuerzas política y sociales del continente es una relación de respeto, de igualdad y con un objetivo muy claro: la unión y la independencia del continente", respondió al ser preguntado sobre esa supuesta injerencia.
La ministra de Defensa del Gobierno de Franco, Maria Liz García, denunció a principios de julio que Maduro había mantenido una reunión con la cúpula militar paraguaya el día 22 de junio, cuando Lugo fue destituido en un juicio político por el Parlamento.
Según la ministra, el canciller venezolano "arengó" a los militares para que se mantuvieran leales a Lugo, quien fue sustituido aquel día por su vicepresidente, Federico Franco.
Maduro estaba en Asunción encabezando, como secretario general, una misión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur) que acudió a mediar en la crisis política abierta con el enjuiciamiento a Lugo.
©EFE
Comentarios