Diario critica silencio de Obama y Romney sobre control de armas

Notimex | Jul 24, 2012 | 11:25 AM

Candidatos presidenciales evitan hablar sobre un tema que incomoda en tiempos de elección

WASHINGTON, D.C. - El diario The Washington Post criticó el silencio del presidente estadunidense Barack Obama y Mitt Romney sobre la necesidad de debatir la posesión de armas de cara a la masacre registrada la semana pasada en Aurora, Colorado.
El matutino reconoció que si bien ninguna ley podrá impedir de manera efectiva la comisión de una nueva masacre, “no se debe permitir que los políticos eludan una discusión seria sobre si son necesarias nuevas restricciones”.
En ese sentido, aludió a la respuesta ambigua que tanto Obama como Romney han adoptado frente a la masacre a manos de James Holmes, de 24 años de edad, optando por evitar un tema sensible en la víspera de las elecciones de noviembre próximo.
¿Deberían los candidatos presidenciales de EEUU hablar sobre mayores restricciones al control de armas? Participe en el Foro Destino 2012.
Falla de candidatos
El diario señaló que “la falla de los candidatos presidenciales” para aludir temas como la compra casi irrestricta de municiones a través de Internet “no hace ningún servicio a los estadounidenses que esperan gobernar y a la memoria de las víctimas de Aurora”.
Aunque tanto Obama como Romney reaccionaron a la tragedia en un cine de Aurora, que dejó 12 muertos y 58 heridos, sus declaraciones fueron muy genéricas, evitando alienar a oponentes y simpatizantes del derecho a portar armas.
Algunos como Michael Bloomberg, el alcalde de Nueva York, que ha hecho del control de armas una prioridad de su gobierno, criticaron de manera pública esa evasiva actitud.
“Las palabras de confort son agradables, pero quizá es tiempo de que las dos personas que buscan ser presidentes de Estados Unidos se levanten y nos digan que es lo que van a hacer al respecto”, indicó.
Poder económico
Empero el poder económico que tiene la Asociación Nacional del Rifle (NRA) ha logrado someter a los políticos que tengan la osadía de promover mayores controles sobre las armas, aun si se trata del presidente en funciones.
Ese poder e influencia explica en mucho porque la ley que prohibía la compra de armas automáticas de asalto, y que expiró en 2004, no ha sido reinstalada, aún cuando Obama la ofreció como una promesa de campaña en 2008.
El repliegue de Obama va acompañado del cambio de postura del republicano Romney, quien como gobernador de Massachusetts apoyó alguna vez la prohibición, adoptada en 1994 por un plazo de 10 años.
Predeciblemente decepcionante
El diario recordó que en el pasado tragedias como la de Katrina o los ataques del 11 de septiembre de 2001 han abierto la puerta a debates sobre cómo responder o evitar que ocurran de nueva cuenta, no así en este caso.
Consideró que frente a los alcances de los hechos en Aurora y la aparente facilidad con que individuos como Holmes puede aún acceder a las armas, la respuesta de los políticos ha sido “predeciblemente decepcionante”.
©Notimex
Comentarios