Mayordomo le pide perdón al Papa Benedicto XVI

Univision.com | Jul 24, 2012 | 10:19 AM

El escándalo no termina y el Vaticano no logra aclarar quiénes están detrás de la fuga de documentos del Sumo Pontífice

CIUDAD DEL VATICANO – El mayordomo del Papa Benedicto XVI, acusado del robo de decenas de documentos confidenciales del Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, le pidió formalmente perdón por medio de una carta privada.
El gesto fue confirmado por Carlo Fusco, abogado del mayordomo.
La carta fue entregada a la comisión independiente de cardenales que investiga el origen y los motivos del robo y fuga de documentos del Vaticano, caso conocido por la prensa como  “vatileaks”.
La comisión de cardenales que investiga el caso está presidida por el purpurado Julián Herranz.
Fusco aclaró que se trata de una carta confidencial de cuyo contenido nadie tiene conocimiento, a excepción de los tres cardenales de la comisión y el Papa, pero reveló que en la misma Gabriele admite sus errores y pide perdón, reportó la Agencia Mexicana de Noticias (Notimex).
Gabriele fue puesto el sábado en libertad vigilada luego de pasar 50 días en calidad de detenido en una celda de seguridad ubicada al interior del cuartel general de la Gendarmería Vaticana.
¿Qué opina del arrepentimiento del mayordomo del Papa? Participe en el Foro de Mundo.
El arresto
Gabriele fue detenido el 23 de mayo con documentos confidenciales y correspondencia privada del Papa. El mayordomo fue acusado de robo de documentos con agravante, por lo que corre el riesgo de pagar una pena de 1 a 6 años de cárcel.
El acusado de la fuga de documentos secretos permaneció en una celda de seguridad, de 4 metros por 4 metros, con servicios higiénicos, localizada en el edificio del Tribunal, dentro de la Ciudad del Vaticano.
Gabriele es el único detenido por el caso. Sin embargo, durante las primeras semanas desde su arresto aparecieron comunicados indicando que no está solo y que forma parte de un grupo secreto que busca defender al Pontífice de la corrupción en el la Santa Sede, orquestada por altos funcionarios, entre ellos algunos cardenales.
La punta de un iceberg
El diario español El País reportó que el Vaticano era incapaz de frenar la hemorragia de escándalos y, tras el arresto de Gabriele, publicó nuevas revelaciones dan sobre el paradero de Emanuele Orlandi, una joven de 15 años que desapareció el 22 de junio de 1983 y cuyo caso involucra a altos jerarcas de la Iglesia Católica en los comienzos del reinado del Papa Juan Pablo II.
El periódico agregó que dos semanas después de la detención del mayordomo, “el Vaticano no lograba explicar cuándo, desde cuándo, por qué y para quién robó el mayordomo infiel la correspondencia secreta del Papa”.
Añadió que los periodistas, en el papel del diablo, han comenzado a armar la historia “en medio de la hemorragia incontenible de filtraciones” que se halla en una especie de “agujero insondable de escándalos interconectados”.
Una del filtraciones lleva a la desaparición, el 22 de junio de 1983, de Emanuele Orlandi, una joven de 15 años cuyo rastro vuelve, tres décadas después, para señalar a un supuesto obispo pedófilo.
Las filtraciones también sacuden el polvo que mantuvo alejado de las portadas de los periódicos a un ex banquero, “caído en desgracia y perseguido hasta la deshonra por un grupo de cardenales furiosos”, señala el diario.
Candidato en la mirilla
El segundo de la Santa Sede, el secretario de Estado Tarcisio Bertone, figura –a raíz de las filtraciones- como una de las ovejas negras del Vaticano, un enemigo declarado del Papa y como candidato al Trono de Pedro.
Bertone no guardó silencio en medio del temporal. Hizo llamar a un entrevistador de la RAI y, con las respuestas escritas en un papel, ofreció cómodamente su versión: “Ataques han existido siempre, también en los tiempos de Pablo VI, aunque ahora parece que son más feroces, hirientes y organizados”, dijo.
El purpurado tuvo palabras de afecto para Benedicto XVI. Dijo de él que “es un hombre manso, de gran fe y de gran oración que no se deja intimidar por los ataques”.
En la práctica, Bertone ha utilizado su poder para alejar del Vaticano a grandes colaboradores del Papa alemán. “Sobre todo a aquellos cuya función consistía en poner luz sobre los muy sucios dineros del Vaticano”, reportó el país. Y citó a los cardenales Carlos María Viganò y Gotti Tedeschi.
Pero las filtraciones no sólo reviven los fantasmas de la desaparición de Orlandi y los escándalos de la Banca vaticana, sino que lleva remece a un presente tan oscuro como el pasado: la reciente destitución de Ettore Gotti Tedeschi, el banquero de Dios, quien según el diario estaría soportando una persecución “en la que muchos creen ver el largo brazo justiciero del cardenal Bertone”.
“Un asunto que merece capítulo aparte”, apuntó el diario El País.
Bajo siete llaves
El 2 de abril la prensa italiana reportó que investigadores de la fiscalía romana insistieron en El Vaticano había personajes aún vivos que saben la verdad sobre el misterio de la desaparición de Orlandi.
Inicialmente la desaparición de la joven fue vinculado con el atentado del 13 de mayo de 1981 al Papa Juan Jablo II, cometido por el turco Mehmet Ali Agca.
En la desaparición de Orlandi fueron involucrados el Estado Vaticano, el italiano, el Instituto de Obras Religiosas (IOR) de la Santa Sede, la organización criminal conocida como “la banda de la Magaliana”, el Banco Ambrosiano y los servicios secretos de varios países.
Los investigadores también refirieron que la desaparición de Orlandi está vinculada con el de Mirella Gregori, otra adolescente desaparecida en Roma el 7 de mayo de 1983 y cuyo cuerpo, a la fecha, no ha sido encontrado.
©Univision.com
Comentarios