No cesan las muertes por la violencia en Siria

EFE | Jul 21, 2012 | 8:31 PM

Baan Ki-moon dice que enviará emisario

El régimen sirio continuó el sábado sus bombardeos sobre el centro y la periferia de Damasco, donde se registraron la mayor parte de los más de 60 muertos de todo el país, donde también castigó los bastiones opositores de Idleb y Homs (centro).
Los grupos opositores registraron decenas de víctimas de la violencia en distintos puntos del país. El Observatorio señaló que hubo 64 muertos, mientras que los Comités de Coordinación Local apuntaron que fueron 65 y la Comisión, 84.
La segunda ciudad del país, Alepo, y su provincia homónima se convirtieron en escenario de choques entre las fuerzas leales al presidente Bachar al Asad y los rebeldes el Ejército Libre Sirio (ELS), que anunciaron que habían tomado el control de varias zonas.
‘Terroristas y mercenarios’
Las fuerzas del régimen sirio reanudaron los ataques después del mediodía en el céntrico barrio de Al Midan, cuyo dominio afirman que recuperaron el viernes, tras expulsar a "terroristas y mercenarios".
Un portavoz del ELS dentro de Siria, Sami Kurdi, explicó a Efe por internet que el viernes efectuaron una retirada táctica de Al Midan para evitar "una masacre de civiles" porque el régimen lo bombardeaba de forma indiscriminada.
El combatiente lamentó que hoy todavía proseguían los bombardeos de los partidarios de Al Asad contra algunos barrios de la capital, lanzados desde la cercana montaña de Qasiun y desde cuarteles castrenses situados en las afueras.
En un comunicado, la llamada Brigada de Muawiya bin Abi Sufian del ELS afirmó que los choques persisten hoy en Al Mezzeh, en el suroeste de la capital, donde los rebeldes "limpiaron" un cuartel de las Fuerzas Especiales del Ejército, próximo a la sede del Consejo de Ministros, en la zona de Al Ijlas.
Según la nota, el cuartel, donde se entrenaban las fuerzas de Al Asad, fue incendiado.
En las afueras de Damasco, los suburbios de Barze, Qalamun, Al Qadam y Madaiya fueron bombardeados por la artillería y los helicópteros gubernamentales, denunció la Comisión General de la Revolución Siria.
Aparte de la capital y sus alrededores, las provincias que más sufrieron la represión fueron Idleb y Homs.
En la ciudad de Homs, los barrios de Jalediya, Al Qarabes y Yuret al Sheij fueron atacados por las fuerzas del régimen, así como la localidad de Al Rastan, donde la Comisión apuntó que llegaron a caer hoy hasta cinco cohetes por minuto.
Escasez de alimentos y medicamentos
El activista de la red opositora Sham Abdelsalam al Homsi, residente en Homs, dijo a Efe por teléfono que entre el 50 y el 60 % de la localidad estaba cercada por las fuerzas de Al Asad y que sus vecinos sufrían la escasez de alimentos y medicamentos.
Por su parte, los rebeldes anunciaron que se apoderaron hoy de más de veinte puestos de control militares en las inmediaciones de Homs, desde los que los efectivos del régimen lanzaban ataques.
"Hay algunas zonas liberadas dentro de Homs y estamos intentando hacerlo en las afueras de la ciudad", aseguró Kurdi.
También se desarrollaron hoy enfrentamientos entre el ELS y las fuerzas armadas en los distritos de Salahedin y Haidaria, en Alepo, y los combatientes opositores aseguraron haber tomado el control de algunas zonas de la provincia.
Kurdi dijo a Efe que sus hombres se hicieron con el dominio de la localidad de Dir Hafer en los alrededores de Alepo.
Asimismo, el portavoz apuntó que los insurgentes lograron dominar el 80 % de los municipios de Manbech y Azaz, próximos a Turquía, aunque el "número dos" del ELS, Malek Kurdi, indicó a Efe por teléfono desde territorio turco que controlaban la totalidad de esas localidades y de la vecina Yerablus desde hacía tres días.
Asimismo, los insurgentes afirman que se hicieron con el único paso fronterizo entre Siria y la provincia iraquí de Nínive (norte), después de que el jueves pasado tomaran el control del cruce de Al Bukamal, limítrofe con la provincia de Al Anbar, en Irak, y de siete puestos militares a lo largo de la línea divisoria.
Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente por las restricciones impuestas por el régimen sirio a los periodistas para trabajar.
Ban Ki-moon enviará un emisario
Ban Ki-moon, anunció en Zagreb que enviará a Siria a un emisario para evaluar la situación en ese país, donde se han recrudecido los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes, con un número creciente de víctimas mortales.
"Naciones Unidas debe seguir activamente comprometida y plenamente movilizada, y por eso enviaré a Siria a mi subsecretario para operaciones de paz, para que evalúe la situación sobre el terreno", declaró Ban.
Según la agencia croata "Hina", Ban indicó durante una visita a Croacia que las organizaciones humanitarias de la ONU trabajan sobre el terreno para ayudar a la población en peligro y a los refugiados.
Ban se mostró muy preocupado por el aumento del número de víctimas en los enfrentamientos en Siria y de refugiados sirios, obligados a abandonar sus hogares, y recalcó que la prioridad de la ONU es el bienestar de la población en ese país.
El secretario general de la ONU consideró que el Gobierno sirio ha fracasado a la hora de proteger a sus ciudadanos, y señaló que la comunidad internacional tiene la responsabilidad colectiva de actuar según los principios fundamentales de la Carta de la ONU.
"El apoyo unánime que ayer recibió la Resolución 2.059 es un paso y un indicio constructivo, y ahora deberían seguir esfuerzos conjuntos para que se asegure el respeto de la Carta de la ONU", indicó, al referirse a la decisión unánime del Consejo de Seguridad de prorrogar 30 días la Misión de Observación de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), cuyo mandato expiraba el mismo viernes.
"Aunque la situación cambia constantemente y es imprevisible, el camino hacia la paz es muy claro y debe incluir ante todo el cese de los asesinatos, la violencia, la violación de los derechos humanos y un rápido inicio del proceso político que llevará a la paz", concluyó.
©EFE
Comentarios