'Principales amenazas' fueron eliminadas de casa del tirador de cine de Denver

EFE | Jul 21, 2012 | 9:28 AM

SIGUIENTE:

Noticiero Univisión: La casa del autor del atentando de la masacre de Denver era una trampa mortal.

Un robot toma imágenes del interior

Los agentes especiales y artificieros han conseguido eliminar "las principales amenazas" en el apartamento del sospechoso de asesinar a por lo menos 12 personas en el estreno de la última película de Batman en una sala del cine a las afueras de Denver, Colorado, después de que tendiera una compleja "trampa explosiva" que poco a poco van desarticulando.
Alrededor de las 14:00 hora local (18:00 GMT) los artificieros realizaron una detonación controlada para desactivar una de las trampas con cables que James Holmes, sospechoso del tiroteo de la madrugada del jueves al viernes en un cine en Aurora, a las afueras de Denver, había colocado en su casa.
Según fuentes del departamento de policía de Aurora, "la detonación controlada fue un éxito y las principales amenazas han sido eliminadas", aunque aún deben extraer del edificio los aparatos explosivos que presumiblemente estaban desplegados.
Diseñado para matar
Pese a que la detonación solo produjo un leve ruido, los agentes extremaron las precauciones, ya que según informaron "el dispositivo estaba diseñado para matar a las personas que entraran", mientras que por el momento los artificieros siguen operando con cautela para detectar todos los posibles explosivos que pueda esconder la vivienda.
Éste es el segundo episodio del tiroteo en un cine en Aurora, la madrugada del jueves al viernes, cuando Holmes, ex alumno de 24 años de un doctorado en neurociencia, irrumpió en la sala 9 del multicines "Century 16" y la emprendió a tiros con los asistentes al estreno de la última secuela de Batman, "The Dark Knight Rises".
Tras la masacre a tiros, que Holmes perpetró pertrechado con protecciones antibalas en todo el cuerpo y una máscara de gas, el tirador se rindió a la policía y confesó que había almacenado grandes cantidades de explosivos en su casa, en un edificio de apartamentos.
Un centenar de miembros de varios departamentos de policía, de bomberos, agentes del FBI y de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por su sigla en inglés), han empleado más de 24 horas para desactivar cables y posibles trampas explosivas en el apartamento, cuyos alrededores han evacuado.
Los investigadores aún se preguntan cómo este joven pudo conseguir el conocimiento y habilidad para instalar tan sofisticados explosivos, que podrían incluir productos químicos para intensificar el alcance de los daños y decenas de explosivos del tamaño de un pelota de tenis.
La policía de Aurora detalló en un comunicado que tienen la intención de sacar y detonar en una zona segura, 30 diferentes tipos de explosivos y otros que podrían se armamento de gran calibre, que serán llevados en camiones protegidos por arena para ser destruidos.
Siguen en estado crítico
Mientras tanto, de los 58 heridos, siete continúan en estado crítico, en hospitales de la zona de Denver, aunque los doctores no temen por su vida, ya que se mantienen estables por el momento.
Una de las personas en estado grave es Ashley Moser, de 25 años, cuya hija Verónica, de 6 años, se convirtió hoy en la víctima mortal más joven de la matanza.
Según confirmó una familiar a la cadena NBC, Ashley Moser sufre heridas de bala en cuello y abdomen y está paralizada.
Varios puntos improvisados en la localidad de Aurora recuerdan a la memoria de las víctimas, cuyas identidades están siendo reveladas por los medios estadounidenses poco a poco, para evitar que los familiares conozcan el fallecimiento a través de la prensa.
La mayoría de las víctimas confirmadas estaban en la veintena, como Matt McQuinn, que falleció al proteger con su cuerpo la vida de su novia o Alex Sullivan que celebraba el día del tiroteo su cumpleaños y este domingo cumplía un año de casado.
Los hospitales que atienden a las víctimas y a los familiares han preparado equipos de psicólogos para tratar los traumas que podrían sufrir tras una experiencia tan traumática.
Según avanzó CNN, y reportó a su vez la agencia Efe, un robot estuvo tomando imágenes del interior del apartamento de , el joven de 24 años que supuestamente la emprendió a tiros, la madrugada del jueves, contra los asistentes del , y causó 12 muertos y 58 heridos, 11 en estado crítico.
Los vídeos tomados dejaron a la policía y los agentes federales desplazados sorprendidos por la sofisticación y elaborados dispositivos, posiblemente explosivos, que se encuentran en el interior, al menos una decena de aparentes bombas y varias jarras con polvo negro y líquidos, aunque han descartado la presencia de temporizadores, según la misma fuente.
Esto hace pensar a los investigadores y a los agentes especiales que llevan más de 24 horas examinando el apartamento que Holmes podría haber tendido una compleja trampa de bombas y compuestos químicos para causar una explosión y el mayor daño posible.
©EFE
Commentarios