Ataque en Damasco hace tambalear presidencia de Bachar al Asad

Univision.com | Jul 19, 2012 | 1:34 PM

Golpe al círculo cercano al régimen

Analistas consideran que el ataque perpetrado el miércoles en Damasco representa un duro golpe psicológico contra el régimen sirio, luego de que en él murieran miembros del círculo más cercano del presidente al Asad.
“Creo que estamos entrando en la fase final de la revolución, probablemente el régimen caerá”, dijo a la versión digital de CNN Stephen Starr, periodista independiente autor del libro Revuelta en Siria y que ha pasado en ese país los últimos cinco años.
“Está sobre la mesa la pregunta de cuánto tiempo podría (el régimen) soportar la presión; sin embargo, lo más probable es que no lo soportará indefinidamente. Las cosas se están inclinando cada vez más en contra el régimen”, citó el medio a su vez a Jeffrey White, becario de defensa en el grupo de estudios de Política del Oriente Próximo del Instituto Washington y antiguo miembro de la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos.
El viernes tendrán lugar los funerales nacionales en homenaje a los tres altos responsables del aparato de seguridad del régimen muertos el miércoles en un atentado, según dijo una fuente de seguridad en la capital siria.
La Agencia France Press precisó que los funerales nacionales se realizarán antes de que los restos de cada uno sean trasladados a su ciudad natal para ser inhumados. Se ignora si Bachar al Asad participará en la ceremonia.
Juró el nuevo ministro
Por su parte, la agencia Efe informó que el general sirio Fahd Yasem al Freich prestó el jueves juramento como nuevo ministro de Defensa ante el presidente, Bachar al Asad, tras ser designado el miércoles debido a la muerte de su antecesor en un atentado de los rebeldes en Damasco.
La televisión estatal siria difundió unas breves imágenes del acto, las primeras del presidente desde el citado atentado, que acabó con la vida del titular de Defensa, Daud Abdelá Rayiha, el viceministro y cuñado de Al Asad, Asef Shauqat, y el asistente presidencial Hasan Turkmani.
Tras la investidura, el jefe de Estado, que vestía un traje azul, se reunió con Al Freich para darle instrucciones y desearle éxito en el desempeño de sus responsabilidades.
En un primer momento la televisión informó del juramento pero no ofreció imágenes del mismo, en un día en el que algunos medios de comunicación apuntaron a que Al Asad había abandonado Damasco y se encontraba en Latakia (noroeste), algo que desmintió a Efe una fuente oficial.
El nuevo titular de Defensa aseguró que el atentado -el mayor golpe asestado por los rebeldes al régimen de Damasco desde el inicio de la rebelión en marzo de 2011- no disuadirá al Ejército de continuar con su lucha contra los terroristas.
El Ejército no se detendrá
"Los efectivos de las Fuerzas Armadas no cejarán en su sagrada misión de perseguir a estas bandas terroristas criminales y amputar sus manos", subrayó Al Freich tras el ataque, informó Efe.
Este general, nacido en la provincia central de Hama, ocupaba el cargo de jefe del Estado Mayor desde agosto de 2011, donde sustituyó a Rayiha cuando este fue ascendido a ministro de Defensa.
Mientras, la artillería del régimen continúa bombardeando varios barrios del centro de Damasco, donde, según la oposición, el ejército se enfrenta a los rebeldes, pese a que las autoridades afirman perseguir a supuestos terroristas.
Oposición denuncia más de 70 muertos
Efe también informa que al menos setenta personas murieron el jueves, la mayoría en Damasco y en su periferia, por la represión de las fuerzas gubernamentales, denunciaron los grupos de la oposición.
La Comisión General de la Revolución Siria anunció que al menos 71 personas murieron, mientras que los Comités de Coordinación Local situaron la cifra de fallecidos en 77 y la red Sham, en 93.
La mayor parte de las víctimas se registraron en la capital y sus alrededores, donde el régimen ha intensificado sus operaciones tras la muerte del ministro de Defensa, Daud Abdelá Rayiha, el viceministro de este departamento, Asef Shaukat, cuñado del presidente Bachar al Asad, y el asistente presidencial Hasan Turkmani.
La artillería del régimen bombardeó el jueves varios barrios del centro de la capital, donde, según la oposición, el ejército se enfrenta a los rebeldes, pese a que las autoridades afirman que persiguen a supuestos terroristas.
Los Comités destacaron que el ejército bombardea también intensamente la localidad de Zabadani, en las afueras de la capital.
El resto de las víctimas se produjo en las provincias de Homs (centro), Hama (centro), Deir al Zur (noreste), Deraa (sur) e Idleb (norte) y Alepo (norte).
Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente por las restricciones impuestas por las autoridades a los periodistas para trabajar.
Se precisa de unidad internacional
El resultado de la guerra en Siria es incierto, y sigue el riesgo de que una sociedad religiosa y étnicamente compleja caiga en un caos, lo que se podría evitar solo con la unidad internacional, consideró el diario El País.
Citado por la agencia Notimex, el diario sostuvo en un editorial que el atentado en que murieron dirigentes de la cúpula de seguridad y defensa muestra que los rebeldes pueden atacar “al centro del poder”, aunque decir que es el principio del fin del régimen “es temerario”.
Explicó que a favor de los rebeldes están las deserciones en el régimen de Bachar al Assad, los ataques generalizados en todo el país contra el gobierno, y el que se trata de una fuerza guerrillera que lleva la iniciativa contra el Estado.
Sin embargo, afirmó que la respuesta del régimen podría ser con el uso de todo su arsenal, ante lo que Estados Unidos y Francia han advertido de posible uso de armamento químico.
Lamentó que Al-Assad cuenta a su favor con la división de la comunidad internacional, principalmente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en lo que China y Rusia parecen estar dispuestas a defender sus intereses a cualquier costo.
Por ello, enfatizó que “en esta guerra asimétrica” ninguna de las dos partes puede decidir el resultado, a la vez que el riesgo de que la sociedad caiga en un caos con repercusiones en toda la región puede ser evitado con una prueba de unidad de las grandes potencias.
©Univision.com
Commentarios