Los Angeles Times dice que Obama debe corregir Comunidades Seguras

Univision.com* | Jul 13, 2012 | 5:43 PM

Exige que el programa se centre sólo en deportar a inmigrantes criminales que ya fueron condenados y están presos

Uno de los principales periódicos de la costa oeste de Estados Unidos pidió al Presidente Barack Obama que corrija el polémico programa federal Comunidades Seguras o, de lo contrario, advirtió, serán los estados quienes lo hagan.
Los Angeles Times apuntó que la decisión tomada la semana pasada por el Senado de la Asamblea de California, de aprobar el ‘Acta de la Confianza’, que limita los poderes extraordinarios otorgados por Comunidades Seguras a las policías locales, constituye una muestra de lo que los estados pueden hacer para reparar un tema que le corresponde al gobierno federal.
“El sistema migratorio está fracturado en este país y necesita ser reparado por la administración federal”, subrayó el diario angelino. “De no hacerlo, California y otros estados están intentado repararlo por sí mismos”, insistió.
Durante casi tres años, la administración Obama ha anunciado el programa Comunidades Seguras como una herramienta de aplicación específica que identifica a "extranjeros criminales peligrosos" para su deportación, escribió el diario. “Una y otra vez las autoridades federales han insistido en que el enfoque del programa se limita principalmente a los inmigrantes cuyas condenas penales muestran que plantean un peligro para la seguridad pública”, agregó.
¿Qué opina del programa federal Comunidades Seguras? Participe en el Foro de Inmigración.
Red ciega
A renglón seguido, Los Angeles Times subrayó que pese a las explicaciones oficiales, “eso no es el caso”, y que en la práctica “Comunidades Seguras es una red que no distingue entre los delincuentes condenados por delitos graves y detenidos no violentos que enfrentan violaciones civiles de inmigración”.
Solamente en el estado de California, más de la mitad de las 75 mil personas deportadas en el marco del programa desde que se inició en 2009 no tenía antecedentes penales o habían sido condenas por delitos menores, explicó.
Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes barajan el mismo argumento. Señalan que de los poco más de 1 millón de inmigrantes deportados en los tres años de administración Obama (récords sucesivos en los años fiscales 1009, 2010 y 2011), entre seis a siete de cada 10 no tenían antecedentes criminales que constituyeran una amenaza para la seguridad nacional.
Detalles del programa
Bajo el programa Comunidades Seguras, las agencias locales de policía están obligadas a enviar al FBI las huellas dactilares de todos los individuos detenidos en cárceles. Una vez recibidas, el Departamento de Seguridad Nacional comprueba las huellas con los registros de inmigración y luego emite peticiones que se conocen como "órdenes de detención" a las autoridades locales para pedirles que retengan a individuos por espacio de 48 horas.
Este procedimiento da como resultado que personas detenidas por simples faltas de tránsito y que antes recuperaban pronto su libertad, ahora son obligadas a permanecer tras las rejas por espacio de dos días. Y que después de eso son transferidos a la custodia federal.
Algunos son puestos en libertad, pero otros terminan en la cárcel durante más tiempo.
Clima de miedo
El diario dijo que Comunidades Seguras está causando honda preocupación en las autoridades locales de todo el país porque la implementación del programa los hace gastar sus escasos recursos llenando cárceles ya superpobladas, y que muchos arrestados no son personas peligrosas.
Comunidades Seguras también socava la confianza de la comunidad y que los inmigrantes han dejado de cooperar con la policía por temor a ser detenidos, arrestados y deportados de Estados Unidos.
Estas preocupaciones llevaron la semana pasada al Senado a aprobar una ley para impedir que personas indocumentadas que carecen de delitos graves sean entregados a las autoridades federales de inmigración.
El 6 de agosto la iniciativa será debatida por la Cámara de Representantes de California. De ser aprobada, la ley será enviaja al gobernador para su promulgación.
Nueva York, el Distrito de Columbia y el Condado de Cook (Illinois) ya cuentan con normas similares a la de California.
Como la SB1070
Los Angeles Times comparó el programa Comunidades Seguras con la Ley SB1070 de Arizona, legislación que tildó de mezquina e inconstitucional, y recordó que tres de sus cuatro partes más polémicas fueron rechazadas por la Corte Suprema de Justicia. Pero mantuvo vigente, aunque no exenta de nuevas demandas, los poderes extraordinarios a las policías para arrestar a individuos si los agentes tienen duda razonable que se trata de indocumentados.
Añadió que la solución a este problema era fácil y rápida, y que pasa por la actuación inmediata de de los funcionarios de la administración Obama para hacer lo que prometió desde el principio: que Comunidades Seguras se enfoque sólo en los criminales peligrosos que están presos.
En mayo el diario The New York Times y activistas pro inmigrantes también pidieron a la Administración de Barack Obama que modifique Comunidades Seguras.
El diario neoyorquino precisó que el gobierno de Obama debe hacer cambios más sustanciales en el programa y cumplir las promesas de usar la sensatez en casos pendientes de deportación.
Aprobado por Bush
El programa Comunidades Seguras fue ideado bajo la Administración republicana de George W. Bush (2001-2009) y forma parte de las medidas de seguridad adoptadas tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.
De acuerdo con las reglas del programa, cuando un indocumentado sea detenido por un agente local por violar una ley de tránsito, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) decidirá si lo mantiene detenido para su deportación, sólo después que haya sido condenado, no antes.
The New York Times dijo que, en teoría, ese cambio podría reducir el número de personas arrestadas y deportadas, “pero eso es improbable. Y no arregla las fallas fundamentales en un programa desacreditado”.
Activistas pro inmigrantes temen que al término del año fiscal 2012 la cifra de deportados sobrepase los 400 mil, estableciéndose una nueva marca de extranjeros expulsados de Estados Unidos.
“El pronóstico es preocupante”, dijo a Univision.com Jorge Mario Cabrera, director de comunicaci0nes de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA).
Hacen lo mismo
Para el activista Juan José Gutiérrez, director del Center for Education and Immigration Services, en Los Angeles, California, el Presidente Obama “debería eliminar” el programa Comunidades Seguras y revisar a fondo su política de deportaciones.
“Si bien es cierto que el gobierno tiene la obligación de enforzar la política migratoria, Comunidades Seguras debilita ese argumento y lo coloca como la Ley de Arizona que está cuestionando, porque ambos utilizan a las policías locales y permite que los agentes discriminen a la población hispana y que por su apariencia los entreguen a la migra”.
“Comunidades Seguras es básicamente eso lo que plantea, una colaboración con las policías locales” para arrestar a indocumentados. “Y la ley migratoria SB 1070 de Arizona es exactamente Comunidades Seguras. Es un serio problema”, dijo.
The New York Times también resaltó que el problema con la “discreción” y Comunidades Seguras es que muchos de los agentes de policía locales (estatal y municipal) no están capacitados de manera adecuada en el tema de migración, y que el acoso contra los inmigrantes continúa.
En enero, Los Angeles Times reportó que de acuerdo con un documento interno del DHS, el polémico programa será obligatorio en los 50 estados a partir de 2013. E indicó que de acuerdo con el documento, la Administración de Obama está determinada a volverlo obligatorio en vez de permitir que los gobiernos estatales opten por cooperar o rechazarlo.
De qué se trata
Comunidades Seguras es una base de datos que maneja el DHS y que permite a los agentes del orden público locales (municipal y estatal) establecer el estatus migratorio de cada persona detenida al momento del arresto.
Si la prueba biométrica muestra que la persona no tiene estatus legal de permanencia en Estados Unidos, es colocada de inmediato en la lista de sujetos deportables. Lo mismo sucede con individuos que tienen algún tipo de delito o antecedente criminal.
Los individuos deportables son entregados a la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE). Una vez en poder de ICE, se abre un proceso de deportación de Estados Unidos.
En noviembre de 2009 ICE aseguró que en su primer año de funcionamiento el programa había identificado a 111 mil inmigrantes deportables en centros de detención locales.
Miles de fichajes
Hasta principios de agosto del año pasado el DHS establecía acuerdos con los estados para poner en funcionamiento la herramienta. Pero ICE envió una carta a los gobernadores indicándoles que ya no era necesario un acuerdo de entendimiento previo para ejecutarlo.
Según el ICE, entre 2009 y 2011 Comunidades Seguras fichó a aproximadamente 11 mil individuos que fueron acusados o condenados por crímenes violentos u otras ofensas serias (crímenes de nivel 1), mientras que otros 100 mil fueron acusados o condenados por crímenes de nivel 2 ó 3.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señala que ICE no ha provisto un análisis diferenciado de los niveles 2 y 3, y el rango de delitos que entra dentro de cada una de estas categorías es significativamente amplio en términos de gravedad. Esto ha afectado a cientos de personas ya expulsadas.
En el año fiscal 2009, el deportó a poco más de 392 mil indocumentados. De ellos, unos 195 mil tenían antecedentes criminales. Pero organizaciones que defienden a los inmigrantes aseguran que las cifras no son adecuadas.
La OEA advierte que los indocumentados por lo general son transferidos al ICE después de cualquier privación de libertad, independientemente de la seriedad de la causa que dio lugar al arresto, puesto que probablemente son sujetos a deportación aún cuando no exista una condena penal en su contra
Añade que los residentes legales permanentes y otros no ciudadanos que tienen un estatus migratorio válido, por lo general son transferidos a la custodia del ICE luego de haber cumplido una sentencia penal, dado que la mayoría de delitos que resultan en una condena de privación de libertad potencialmente constituyen una causal de deportación y pueden requerir detención obligatoria.
©Univision.com*
Commentarios