Reforma migratoria vuelve a asomar en el Congreso

Univision.com* | Sep 15, 2010 | 9:07 PM

Hispanos complacidos con promesas de líderes demócratas

Los anuncios de presentación de dos iniciativas de ley que incluyen beneficios para millones de inmigrantes indocumentados, causaron grata impresión en dirigentes de la comunidad hispana. El primero favorece a cientos de miles de estudiantes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos, mientras que el segundo incluye una vía de legalización regulada para millones de sin papeles que carecen de antecedentes criminales. Ambos proyectos, sin embargo, necesitan apoyo bipartidista, meta que en los últimos cinco años ni republicanos ni demócratas han logrado concretar.
El martes el líder del Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada), dijo que en el curso de los próximos días presentará el proyecto de ley Dream Act como una enmienda para ser agregada a un proyecto de defensa. El paso fue acogido con beneplácito por líderes, activistas, religiosos y los propios beneficiarios del plan, alumnos que han conseguido excelentes calificaciones académicas pero que, una vez finalizada la secundaria, no pueden seguir estudios universitarios porque no tienen papeles de estadía legal.
"Desde 2006 vengo aportando mi esfuerzo para que el Congreso apruebe esta iniciativa de ley", dijo Marie Nazareth González, una inmigrante costarricense que ese año junto a su familia enfrentó un proceso de deportación por carecer de permiso de estadía en el país. Tras varias gestiones de apoyo, en la que participaron congresistas y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, González recibió una visa humanitaria, pero sus padres fueron deportados a Costa Rica.
"No los veo desde entonces, cinco años. Es mucho tiempo y mi padre enfermó de cáncer", explicó González. "El Dream Act permitirá que miles de otros estudiantes que batallamos para que nuestro futuro no sea truncado tengamos la oportunidad de seguir sirviendo a nuestro país, entregar nuestro aporte y contribuir al engrandecimiento de nuestra patria. Somos parte de ésta nación porque aquí crecimos, aquí vivimos, aquí soñamos", indicó.
Reforma comprensiva
Un día después de la noticia entregada por Reid, el también Senador Robert "Bob" Menéndez (demócrata de Nueva Jersey), anunció durante un encuentro con decenas de líderes civiles y religiosos en una iglesia de Washington DC, que en el curso de las próximas semanas entregará un proyecto de ley de reforma migratoria integral, que contaría incluso con el apoyo del Presidente Barack Obama, con quien se reunirá el jueves en la Casa Blanca.
Menéndez adelantó que su iniciativa sacará de de las sombras a "millones de personas que aportan al país" y que el esfuerzo es considerado por su partido como un tema de interés de la seguridad nacional. También explicó que la iniciativa está respaldada por los congresistas Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) y Nydia Velázquez (demócrata de Nueva York).
En abril, Menéndez junto a los también senadores demócratas Charles Schumer (Nueva York) y Reid (Nevada), entregó un borrador de reforma migratoria basado en un fuerte componente de seguridad nacional y una vía de legalización regulada que beneficiaba a indocumentados que llevan tiempo en Estados Unidos, pagan impuestos, hablan inglés y carecen de antecedentes criminales.
El proyecto fue desestimado por por falta de apoyo bipartidista. Para ser aprobado se requieren 60 votos (de los 100 asientos). Los demócratas cuentan con 56 puestos, pero no todos ellos respaldan legalizar a los indocumentados. Al menos cinco rechazan esta iniciativa.

Clima de esperanza

Las reacciones tras el anuncio de Menéndez no se hicieron esperar. "A nosotros nos alegra mucho que el interés por la reforma migratoria no haya desaparecido en el Congreso", dijo a Univision.com Teodoro Aguiluz, directivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) en Houston, Texas. "Aunque creo que estamos nadando contra la corriente, pero vale la pena mantener la esperanza de que sí es posible, siempre y cuando presenten un proyecto que contenga lo justo para nuestra comunidad".
A la pregunta respecto a qué es lo justo para la comunidad hispana, el dirigente explicó que "el proyecto de ley de reforma migratoria debería evitar sanciones a los inmigrantes indocumentados como se hizo en la primera propuesta (borrador) de este año (el plan Schumer-Menendez-Reid), que una de las condiciones para la regularización de los inmigrantes era aceptar la criminalización de nuestra comunidad, cosa que jamás estaríamos en la disposición de aceptar".
También mencionó que las organizaciones no estarían dispuestas a permitir la imposición de castigos por ingreso sin chequeo migratorio y agrego que será bienvenido un plan que "encamine hacia la ciudadanía a toda nuestra gente que reciba la residencia".
Buenas señales
En Los Angeles, California, Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA, comentó que el anuncio de Menéndez es "una excelente noticia" y "la señal que el pueblo hispano estaba esperando desde hace casi dos años. Queríamos saber que los demócratas están representando nuestros intereses en el Congreso, y de paso también el presidente Barack Obama".
El activista agregó que con los pasos registrados en las últimas 24 horas, el primero dado por Reid y el segundo por Menéndez, "los demócratas están reafirmando el compromiso que adquirieron con nuestra comunidad".
Agregó que se trata de "una señal de que la Administración y el Congreso, de mayoría demócrata, han entendido que no se puede continuar dando atole con el dedo a la comunidad latina, y que lo que vale al fin de cuentas es la acción". Sin duda, agregó, "estos pasos ayudarán a decidir el voto de noviembre", pero advirtió que estarán pendientes y que se mantendrán al tanto de los avances en el legislativo en los próximos días y semanas.
También mencionó que "para ganar votos en nuestra comunidad hay que hacer promesas ciertas" y cuestionó el papel jugado por Schumer en los últimos dos años, en los que apenas pudo anunciar la elaboración de un borrador que nunca se transformó en propuesta formal al Senado, aunque contaba con el irrestricto respaldo de la Casa Blanca.
Tiempo favorable
Para Arturo Carmona, del Consejo de Federaciones Mexicanas de Norteamérica, en California, el anuncio de Menéndez "es fundamental” para la comunidad inmigrante". Dijo que "estamos contentos y estamos esperanzados de esta noticia" y también resaltó el compromiso adquirido en la víspera por el Senador Reid, de presentar en las próximas horas el proyecto de legislación Dream Act. "Apoyamos los dos esfuerzos. El tiempo es favorable. Nosotros queremos una reforma migratoria comprensiva".
En Chicago, Artemio Arreola, directivo de la Coalición pro Derechos Humanos de Illinois, comentó que tanto la iniciativa de Menéndez como la de Reid "merecen nuestro aplauso" y son noticias que "nos llenan de energía, porque se trata de planes que ayudarán a nuestra comunidad que está sufriendo".
Dijo además que los hispanos de Estados Unidos "necesitamos la reforma migratoria porque con ello se energizará la economía", y apuntó que "para nuestra comunidad es prioritario conseguir un trabajo, pero necesitamos papeles legales para poder trabajar, sacar adelantes a nuestras familias y aportar al engrandecimiento de Estados Unidos. Somos 12 millones de aportes. Pienso que los republicanos y sus líderes son inteligentes y que al final del día van a pactar para llegar juntos a la meta. Nuestra comunidad le dio la victoria a George W. Bush en 2000 y 2004, y luego a Obama en 2008. Nosotros somos el factor que inclina en la balanza. No creo que ellos (los políticos) vayan a darse un balazo en la pata".

Herramienta de debate

Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (CHIRLA), dijo que era posible que el proyecto de anunciado por Menéndez "sea presentado el 2 de octubre", que sin duda "se trata de una oportunidad muy positiva tanto para republicanos como demócratas" y que permitirá a ambos partidos "reconsiderar una solución para reparar el sistema migratorio que se encuentra roto". En el caso de que no se logre avanzar en el debate en la sesión 2010, Cabrera dijo que el plan de Menéndez se transformará en una herramienta de debate para la siguiente legislación que arranca en enero de 2011 tras los resultados de los comicios del 2 de noviembre, cuando los electores renueven la totalidad de la Cámara de Representantes (435 asientos) y u tercio del Senado (34 curules de un total de 100). "Aunque no se llegase abordar el tema, es importante reservar el espacio con una propuesta para que el Congreso próximo no tenga la opción de decir dónde esta la propuesta. Esperamos que Menéndez provea esa herramienta para que haya una excusa menos para la cobardía que se ha ejercitado en el congreso en los últimos dos años, cobardía de ambos partidos. Ellos, los dos partidos, saben que han politizado nuestras vidas y que nosotros estamos sumamente resentidos, pero también muy motivados para movilizarnos en las urnas en noviembre", aseveró el dirigente. Nervios en el Senado Una fuente del Senado que pidió mantener su nombre bajo reserva porque no estaba autorizada a emitir declaraciones, dijo a Univision.com que la dirigencia demócrata se encontraba trabajando con una "lista corta" en busca de apoyo republicano tanto para la iniciativa de Reid como a la de Menéndez, y que las conversaciones avanzan en esa dirección. Agregó que aunque todos los demócratas votaran a favor de ambos planes, "no llegamos" y que se necesitan por lo menos "cuatro a cinco votos republicanos para alcanzar el número de 60" de los 100 escaños. Angélica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA, indicó que, aunque "no sabemos cuál serán los resultados de ambos planes, pensamos que del control del Congreso depende el futuro de millones de indocumentados", que los comicios del 2 de noviembre "serán determinantes para la reforma migratoria", y adelantó que el plan de Menéndez será un poco más conservador que el proyecto de Gutiérrez (entregado a la Cámara de Representantes el 15 de diciembre del año pasado) y menos rígido que el borrador Schumer-Graham que nunca se entregó al Subcomité de Inmigración del poderoso Comité Judicial del Senado. "Menéndez siempre se ha enfocado mucho en los centros de detención, en los derechos civiles de las personas. Habrá mucho énfasis en estos derechos", recalcó. Tanto el plan de Gutiérrez como el borrador Schumer-Graham, este último transformado en el borrador Schumer-Reid-Menéndez en abril de este año, incluyen una vía de legalización para indocumentados que carecen de antecedentes criminales. Ambas iniciativas se estancaron por falta de apoyo bipartidista. Menéndez tratará antes del 2 de noviembre se revivirlos por medio de una iniciativa que tome de los dos proyectos, aseguraron activistas que asistieron a la reunión donde el Senador de Nueva Jersey anunció el compromiso.
©Univision.com*
Commentarios