Padre Solalinde regresa a Oaxaca tras amenazas de muerte

Notimex | Jul 11, 2012 | 12:57 PM

Vuelve con resguardo federal

El sacerdote Alejandro Solalinde anunció que retornará al albergue Hermanos en el Camino, en Ixtepec, Oaxaca, y lo hará con resguardo federal dado que las condiciones siguen siendo “delicadas” y similares a las que lo hicieron abandonar el país hace dos meses, cuando recibió amenazas de muerte del crimen organizado.
“El riesgo es grande (...) es real y la situación es delicada”, comentó en rueda de medios el presbítero que dirige el albergue de ayuda a migrantes.
Acompañado del director ejecutivo de Amnistía Internacional (AI) México, Alberto Herrera, lamentó la lentitud en las investigaciones para dar con los responsables intelectuales y materiales de las amenazas de muerte en su contra, pero informó cuenta con cuatro guardaespaldas federales que lo acompañarán las 24 horas del día.
“Ciertamente regreso con entusiasmo y alegría, independientemente de los riesgos”, abundó el sacerdote quien a pregunta expresa dijo que le preocupa el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al poder, “porque desde mi experiencia personal han estado sistemáticamente hostigándome”.
No teme por su vida
El director del Albergue Hermanos en el Camino rechazó asimismo temer por su vida a su regreso a Oaxaca.
“Independientemente de los riesgos, soy misionero como ustedes, es decir, soy misionero bautismal (...), el riesgo es grande”, insistió el sacerdote, al dejar claro que la misión es un riesgo “y a mí me gusta entregarme a la misión”.
A su vez, Alberto Herrera precisó que el retorno de Solalinde se da en medio de un clima de hostigamiento que pone en riesgo su seguridad y la del albergue.
Informó que la víspera personal de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, de la Dimensión Pastoral y de AI, se reunieron por separado con la procuradora Marisela Morales y el subsecretario de la Segob, Max Alberto Diener, para conocer los avances de las pesquisas.
Sin embargo consideró que durante dichas reuniones “ha sido evidente que las investigaciones por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) en torno a las amenazas de muerte recibidas por Solalinde en mayo de 2012, han tenido escasos avances y no se ha realizado ninguna consignación”.
Herrera anunció que Solalinde, junto con personal de la Dimensión Pastoral y AI, se reunirán con el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, así como con el procurador general de Justicia de esa entidad, Manuel de Jesús López López.
Migrantes se cuidan
Tras las protestas de vecinos, quienes argumentaron que la Casa del Migrante Juan Diego Cuauhtlatoatzin, ubicada en la colonia Lechería, se había convertido en una zona de riesgo, debido a la constante presencia de los llamados “coyotes” y el incremento del índice delictivo, fue cerrada en definitiva.
Después de tres años y medio de servicio ininterrumpido, el padre Christian Alexander Rojas Pocasangre, encargado de la Casa del Migrante, ayudó a desalojar a los centroamericanos y finalmente colocaron unas cartulinas en las puertas con el mensaje “Casa del Migrante Cerrada. Amigo Migrante, Sigue Tu Camino. Gracias”.
Este martes, al menos quince indocumentados pidieron apoyo a las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) para regresar voluntariamente a sus países de origen, en tanto que medio centenar decidió seguir su trayecto al país del norte.
En tanto, Nayhelli de Jesús, delegada regional del Instituto Nacional de Migración (INM) en el Estado de México, rechazó que se vayan a realizar operativos para detener migrantes, “no somos la policía de migrantes, la migración no es un delito”, reiteró.
Mencionó que el albergue fue cerrado por la presión de los vecinos y la decisión de los encargados del lugar y que hasta el momento no han sido notificados sobre la reubicación de este sitio.
Por su parte, habitantes de la calle Cerrada de la Cruz, donde se ubica el inmueble, consideraron una decisión acertada de las autoridades eclesiásticas porque los pleitos se multiplicaban, así como robos, violaciones y vandalismo, dijeron.
Informaron que la Casa del Migrante, que por tres años dio albergue a 35 mil 976 migrantes de Honduras, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y otros países de Centroamérica, será devuelta a la comunidad para que se utilice para lo que fue creado, como un salón alterno a la iglesia, donde originalmente se impartía el catecismo y se celebraban eventos religiosos.
©Notimex
Comentarios