Tatuajes bloquean tarjetas verdes y visas de ingreso a EEUU

Univision.com* | Jul 11, 2012 | 12:17 PM

Critican severidad de funcionarios consulares del Departamento de Estado en procesos de ajuste

Tatuajes asociados con violentas bandas o pandillas mexicanas están impidiendo que a algunos inmigrantes les nieguen procesos de ajuste para recibir la codiciada tarjeta verde o green card, denunció el periódico The Wall Street Journal (WSJ).
El diario estadounidense reportó que en diciembre de 2011, el inmigrante Héctor Villalobos viajó desde Colorado hacia su natal México para una entrevista como parte de su solicitud de residencia permanente.
Villalobos había planeado estar fuera un par de meses hasta completar el proceso, pero siete meses más tarde su caso sigue detenido en el consulado estadounidense con graves consecuencias: no le permiten volver a casa junto con su esposa y sus tres hijos.
Según el WSJ, el problema que retiene a Villalobos en México son los tatuajes que tiene en su cuerpo, algunos asociados con violentas bandas o pandillas mexicanas.
Moda que se expande
La esposa de Villalobos, Verónica, contó que a su marido "le gustan los tatuajes, como a muchos estadounidenses", y aseguró que su cónyuge no está relacionado con ninguna organización criminal.
Explicó al periódico que Villalobos se hizo sus tatuajes —algunos en México, otros en Estados Unidos— porque pensó que lucían bien.
Abogados de Inmigración consultados por el WSJ señalaron que las preocupaciones de que pandillas extranjeras puedan ingresar a Estados Unidos lleva al gobierno de Washington a retrasar los trámites de residencia legal permanente o green card (tarjeta verde) o algunos inmigrantes que lucen tatuajes.
Agregaron que los controles vigentes han afectado a muchos inmigrantes, sobre todo de América Latina, pese a no tener antecedentes criminales.
En qué se basan
Una sección de la Ley de Inmigración indica que no pueden ser admitidos en el país, por razones de seguridad, individuos que tengan posibles vínculos con organizaciones criminales. Esa cláusula estaría siendo puesta en vigencia con el caso Villalobos.
Durante el año fiscal 2006, el Departamento de Estado denegó dos visas o trámites de ajuste aduciendo que los individuos estaban involucrados con el crimen organizado. En el año fiscal 2010 la cantidad aumentó a 82 personas, dijo The Wall Street Journal.
Una vocera de la Oficina de Asuntos Consulares del Departamento de Estado dijo que la presencia de tatuajes en una persona no es motivo suficiente para negar una solicitud de visa.  Sin embargo agregó que "se le ha prestado más atención a tatuajes como indicadores de pertenencia a bandas criminales durante el proceso de visado", ya que las autoridades han comprendido mejor la relación entre "ciertos tatuajes" y las pandillas, reportó el diario.
El Departamento de Estado dijo que no comentaba sobre casos individuales.
Uso generalizado
Abogados y criminólogos sostuvieron que muchos de los tatuajes que causan problemas para los inmigrantes simbolizan la pertenencia a una banda, pero han sido adoptados por el público en general.
El WSJ añadió que un diseño familiar es el de un par de máscaras de teatro conocidas como "Ríe ahora, llora después", como el de Villalobos.
"Si tienes un tatuaje de una pandilla, es razonable que un funcionario consular investigue si tienes relación con bandas", dijo Ira Mehlman, vocera de la Federación de Reforma Inmigratoria Estadounidense, un grupo que está a favor de reducir la inmigración. "Nuestro gobierno está capacitado para tomar estas decisiones".
Demasiado severos
Activistas en desacuerdo con la manera en que el gobierno estadounidense toma este tipo de decisiones fustigaron que funcionarios del Departamento de Estado adopten decisiones que afectan la vida de las personas y que están usurpando sus derechos.
"Abren una red demasiado amplia y quedan a un paso de violar la primera enmienda, sobre la libertad de discurso y expresión", dijo Jeff Joseph, abogado de inmigración de Denver citado por el WSJ.
A su vez, Thomas Boerman, un experto en pandillas que a menudo ejerce como testigo experto, llama "hipervigilancia" al escrutinio intensificado. El problema, dice, es que las autoridades estadounidenses "no son competentes para interpretar con precisión los tatuajes".
Los principales afectados por el criterio que adopta el gobierno estadounidense en detener o frenar los procesos de visado o ajuste de estatus a personas con tatuajes impactan principalmente en indocumentados que contraen matrimonio con un ciudadano de Estados Unidos y deben viajar al exterior para recibir la codiciada tarjeta verde o green card.
©Univision.com*
Commentarios