Alerta roja en la frontera por intensa ola de calor

Univision.com* | Jul 09, 2012 | 7:40 AM

En junio al menos 20 cuerpos fueron hallados por las autoridades de la Patrulla Fronteriza

Las autoridades estadounidenses reiteraron los peligros que asolan a los inmigrantes indocumentados que tratan de ingresar a Estados Unidos en mitad del verano 2012.
La Patrulla Fronteriza (Border patrol) lanza desde hace varios días una serie de anuncios que tienen como objetivo desanimar a los inmigrantes a emprender un cruce al que ahora también se suman los peligros que representan las organizaciones criminales.
Un informe de las autoridades fronterizas estadounidenses da cuenta que en junio se hallaron los cuerpos de 20 inmigrantes en la frontera con México, y la cifra podría aumentar en la medida que suben las temperaturas en uno de los peores veranos registrados en las últimas décadas.
Los reportes indican que los fallecimientos muy probablemente se dieron debido al calor que se registra en la zona, reportó la Agencia Española de Noticias (EFE).
¿Cree que las campañas son suficientes para evitar las muertes en la frontera entre México y Estados Unidos? Participe en el Foro de Inmigración.
Campaña de anuncios
La campaña de la Patrulla Fronteriza estadounidense concientiza a los inmigrantes sobre los peligros a los que se enfrentan en el desierto debido a las altas temperaturas.
Los mensajes tratan de desanimar a los inmigrantes a emprender un cruce al que ahora también se suman los peligros que representan las organizaciones criminales que buscan controlar el tráfico humano.
Jackie Wasiluk, vocera de la Patrulla Fronteriza en San Diego, dijo a la agencia EFE que cada año se atestiguan casos en los que los traficantes mienten a los inmigrantes sobre las distancias que deben de recorrer y el tiempo que tomaría hacerlo.
Wasiluk indicó que las personas que no pueden ajustarse a los ritmos brutales que se siguen en estos cruces son simplemente abandonados a su suerte, frecuentemente con resultados fatales. En 2010 se encontraron 360 cuerpos de personas en la frontera entre México y Estados Unidos.
Estaciones de agua
Enrique Morones, activista y fundador de la organización "Ángeles de la Frontera", que establece estaciones de aprovisionamiento para inmigrantes en el desierto, dijo que es importante que los inmigrantes sepan que no vale la pena intentar el cruce en esta temporada.
"Les pedimos que no arriesguen su vida. No vale la pena regresar en un ataúd. Pese a que hay menos números de personas cruzando, los números de muertos siguen creciendo. Apenas la semana pasada cuando dejamos agua en el desierto hemos visto mochilas abandonadas y ropa, lo que es una señal de que la muerte está cercana", indicó.
"Vemos gente desesperada tomando riesgos muy grandes. El problema es que la frontera misma está controlada por grupos de delincuentes que los asaltan también. Es muy peligroso", indicó.
No más muertes
Simultáneo a la campaña del gobierno estadounidense que advierte sobre los peligros del cruce indocumentado por la frontera en medio del verano, la organización No More Deaths, No más Muertes, reiteró la vigencia de una campaña que durante años reune a voluntarios que desean prestar ayuda directa en la zona fronteriza México-Estados Unidos, donde las personas, asegiuran, “siguen sufriendo y muriendo innecesariamente de la migración y en un número inaceptable”.
“Vamos a movilizar a los trabajadores de ayuda humanitaria y de derechos humanos en el desierto de Arizona, en desafío a las políticas letales y crueles que los migrantes poner sistemáticamente en el extremo receptor de la violencia”, se lee en un comunicado publicado en la página digital de la organización.
No More Deaths mantiene vigente una presencia humanitaria en el denominado corredor sur de migración en el área de Tucson, Arizona, con un campamento base y estaciones móviles, cubriendo un área de 5 a 20 km de la frontera internacional para asistir a inmigrantes que requieren ayuda humanitaria básica.
La ayuda
El programa consiste en una variedad de actividades que incluyen la provisión de agua, alimentos y atención médica a los migrantes que cruzan la frontera entre Arizona y México.
Los voluntarios que participan en el programa de ayuda del desierto acampan en el desierto, se exponen al calor extremo, la actividad física extenuante, situaciones de alto estrés y deben contar con horarios diarios flexibles e irregulares, se lee en los instructivos del programa humanitario.
Los voluntarios proporcionan sus propios vehículos de transporte y son instruidos en un complejop protocolo de procedimnientos.
No More Deaths cuenta con varios cam pamentos en ambos lados de la frontera y asisten no sólo a inmigrantes que cruzan, sino también a muchos que no pudieron cruzar el desierto e in gtresar a Estados Unidos, a quienes ayudan para que regresen a sus casas junto a sus familias.
Servicios básicos
Uno de los principales servicios básicos que ofrece No More Deaths consisten en ayuda para que los indocumentados vuelvan sobre sus pies y regresen a casa si así lo desean.
Los voluntarios además realizan varias tareas y actividades que incluyen: identificar a inmigrantes que regresan sobre sus huellas, proporcionarlers alimentación, ayudarlos a hacer llamadas telefónicas, entrevistarlos en casos de abusos, asistirlos con la presentación de informes de denuncias de abusos con el Consulado Mexicano, proveerles ropa, higiene y otras actividades generales.
No More Deaths se maneja con ayudas de voluntarios y donaciones.
La organización señala que no importa el número de personas que a diario brindan asistencia y que esperan poder ofrecer “todo lo que podemos con los recursos que tenemos, que incluye el tiempo de nuestros voluntarios”.
En el programa participan, entre otros, las iglesias Presbisteriana y Católica de ambos lados de la frontera.
No More Deaths señaló que no está exenta de riesgos, y que en los lugares donde lleva a cabo el programa de ayuda humanitaria las condiciones de de trabajo suelen ser inseguras o por lo menos en lugares incómodos.
Organizaciones nacionales defensoras de los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos reiteran que el problema de las muertes en la frontera se resolverá cuando el Congreso en Washington DC apruebe una reforma migragtoria comprensiva que legalice a la mayoría de los 11 millones de indocumentados.
©Univision.com*
Commentarios