Grito de Independencia en México

Univision.com | Sep 06, 2012 | 8:04 PM

Celebran mexicanos su independencia

 Este patriótico festejo se ha vuelto parte integral de la tradición cultural mexicana. El grito se celebra en todos los confines del país, en los palacios de gobiernos estatalers y municipales, además de celebrarlo en las embajadas y consulados mexicanos en todo el mundo. Lo festejan todos los mexicanos sin importar su inclinación política y sin recordar los orígenes del acto.
El 15 de septiembre en México se celebra el día del "Grito de Dolores" o "Grito de Independencia" que por primera vez se realizó en la ciudad de Dolores, Guanajuato, a cargo del cura Miguel Hidalgo en 1810.
Este suceso marca el inicio de la lucha por la independencia de México, la cual marcó una etapa muy importante, ya que dejó de depender de España y se convirtió en un país libre y soberano, pero no fue sencillo obtenerla, fueron 11 años de extensa lucha del pueblo de México por obtener su libertad.
Es una ceremonia que nos une a todos. Y eso no deja de tener un enorme valor en un momento en que la política y la intolerancia en México, parece dividir a los mexicanos de manera.
El ser mexicanos nos llena de mucho orgullo, ya que nuestras raíces fueron marcados y creadas a sangre, sufrimiento, espiritu de libertdad, dignidad y coraje. Por eso la noche del 15 de septiembre todos nos unimos para dar el tradicional grito de Independencia. 
El presidentes de México es quien realiza esta ceremonia desde el balcón de Palacio Nacional en la ciudad de México, grita los nombres de los próceres de la Independencia y repica las campanas situadas en el techo de esa sede gubernamental. Abajo, en la planca del zócalo de la capital del país, más de 200 mil personas responderán el ¡Viva! a cada llamado del Presidente.
Esta misma ceremonia se realiza en todos y cada uno de las embajadas y consulados alrededor del mundo y muchas organizaciones y asociaciones civiles de mexicanos de muchos países también lo celebran. 

Antecedentes Históricos de la Independencia

En el siglo XVIII, para estudiar, trabajar y organizarse, muchos hombres y mujeres empezaron a confiar más en la razón que en la autoridad. Se atrevieron a revisar y a rectificar lo que habían dicho los sabios del pasado. Sintieron que la razón era una luz poderosa que acababa con las tinieblas de la ignorancia, el atraso y la pobreza. Por eso llamamos a ese tiempo el Siglo de las Luces o de la Ilustración.
Al principio sucedió en Inglaterra y en Francia; después en el resto de Europa y en América.
Los pensadores ilustrados estaban en favor de la libertad y de la igualdad ante la ley de todos los hombres, y en contra de los privilegios de los reyes, los nobles y la Iglesia católica. En los dominios españoles de América, esas ideas contribuyeron a que algunas personas comenzaran a creer que era posible luchar contra los gobiernos injustos y en favor de la independencia.
Durante el Siglo de las Luces la Nueva España tuvo un gran crecimiento económico, basado sobre todo en la minería. Pero esas riquezas beneficiaron sólo a los españoles y a unos pocos criollos.
Los reyes españoles mandaban en sus territorios sin tomar en cuenta la opinión de los habitantes. La mayoría de los puestos importantes en el gobierno, la Iglesia católica y el Ejército de la Nueva España se le daban a españoles peninsulares, que habían nacido en España, en la península ibérica. Los criollos hijos de españoles que habían nacido en el Virreinato, tenían muchas menos oportunidades.
Los criollos sentían que la Nueva España era su patria y que debían participar en su gobierno, pero no eran tomados en cuenta por las autoridades españolas. Su descontento, junto con las diferencias entre los ricos, que eran pocos, y los pobres, que eran muchísimos, causaron un malestar social cada vez mayor.
La conspiración de Querétaro
Mientras tanto, al igual que sucedía en otros países de Hispanoamérica, algunos criollos comenzaron a reunirse en secreto para planear la forma de cambiar el gobierno del Virreinato. En 1809, una de esas conspiraciones fue descubierta en la ciudad de Valladolid, que ahora se llama Morelia.        El año siguiente, Miguel Domínguez que era el corregidor (una clase de juez) de Querétaro, y su esposa Josefa Ortíz de Domínguez, empezaron a reunirse con algunos militares, como Ignacio Allende y Juan Aldama. A esas juntas también asistía el párroco de Dolores, Miguel Hidalgo y Costilla.
La conspiración fue descubierta, pero antes de que las autoridades pudieran apresar a los participantes, doña Josefa lo supo y consiguió avisarle a Allende. Este cabalgó toda la noche para ir de Querétaro a Dolores sin que lo vieran y prevenir a Hidalgo: sus planes habían sido delatados.

La consumación de la independencia

Mientras Hidalgo y Morelos combatían por la independencia, en España el pueblo luchaba para expulsar a los franceses, que los había invadido en 1808. El gobierno provisional que habían formado los españoles convocó a una junta de representantes de todo el imperio, incluyendo las colonias, que se reuniría en el puerto de Cádiz.
En los dominios españoles de América hubo gran interés, pues era la primera vez que se tomaba en cuenta a los criollos. A las Cortes de Cádiz (nombre que se dio al congreso de representantes de todo el imperio español) acudieron diecisiete representantes de la Nueva España.
Estos diputados exigieron que los españoles y los hispanoamericanos fueran iguales ante la ley; que se suprimieran las castas (la discriminación a quienes eran hijos de las mezclas entre españoles, indios y negros); se abrieran más caminos, escuelas e industrias; que los habitantes de la Nueva España pudieran participar en su gobierno; que hubiera libertad de imprenta y se declarara que la soberanía (el derecho a mandar, la autoridad para gobernar) reside en el pueblo.
La Constitución Política de la Monarquía Española, como se llamó el documento que produjeron las Cortes, se promulgó en marzo de 1812. El documento limitó los poderes del rey y estableció que todos los habitantes del imperio, nacidos en España o en América, eran iguales; también eliminó el tributo (impuesto debido en productos) que pagaban los indígenas.
Muchos diputados americanos y españoles estaban de acuerdo con que la situación cambiara; querían libertad y un gobierno apegado a las leyes. Eran liberales. Muchos otros no querían que las cosas cambiaran; pensaban que era mejor conservarlas como estaban. Eran conservadores.
Con la Constitución de Cádiz en vigor, los territorios de América tenían derecho a enviar representantes a España para defender sus intereses. Sin embargo, cuando las tropas de Napoleón fueron expulsadas de España, en 1814, subió al trono Fernando VII y se negó a gobernar conforme a la Constitución.
En España muchos liberales fueron perseguidos y encarcelados por el gobierno del rey Fernando VII. En 1820 lograron el apoyo de una parte del ejército y obligaron a Fernando VII a que gobernara de acuerdo con la Constitución de Cádiz.
Aunque el rey no tardó en deshacerse de ella y volvió a mandar como déspota, ese breve tiempo en que se vió obligado a aceptar la Constitución tuvo consecuencias muy importantes en la Nueva España.
Fuente de información: Secretaría de Educación Pública de México
©Univision.com
Commentarios