Pinochet dejó su fortuna a su familia

EFE | Jul 04, 2012 | 2:26 PM
Finaliza el misterio ... Finaliza el misterio ...
3 Pausar Auto Play

Un documento revela que Pinochet dejó la mitad de sus bienes a su esposa, y el resto a sus hijos, nietos y bisnietos. El testamento no aclara el monto de los bienes que pertenecían al exdictador chileno.

El testamento original de Augusto Pinochet, que fue abierto  en un juzgado de Santiago en el marco de la investigación por el enriquecimiento del exdictador chileno (1973-1990), no detalla sus bienes y solo especifica el reparto de su legado entre sus herederos.
Esa investigación judicial, en la que el Consejo de Defensa del Estado es parte querellante, determinó que la fortuna de Pinochet, fallecido el 10 de diciembre de 2006, supera los 26 millones de dólares, de los que sólo dos millones tienen una justificación contable.
"En el testamento no se detallan los bienes. En el testamento se señalan los porcentajes que recibe cada persona", declaró a los periodistas el notario Humberto Quezada, que participó en la apertura del documento, de dos páginas, firmado el 3 de septiembre de 2000.
De acuerdo con la ley chilena, el 50 % de los bienes -la mitad legitimaria- se destina a los herederos forzosos, el 25 % -la cuarta de mejora- va para mejorar a alguno de los beneficiados por la primera mitad, y el otro 25 % -la cuarta de libre disposición- a quien el testador desee.
Según Quezada, "en la mitad legitimaria, el 50 % se lo deja a su esposa, Lucía Hiriart, y el otro 50 % se lo deja a sus hijos".
Siguen las investigaciones
"La cuarta libre de disposición se la deja a su cónyuge y la cuarta de mejora, el 50 % a su cónyuge y el 50 % a sus nietos y biznietos", especificó el notario.
De esta forma, la viuda de Pinochet debe recibir el 62.5 % del total de la herencia, mientras que a sus cinco hijos les corresponde en conjunto un 25 % y a sus nietos y biznietos, otro 12.5 %.
El pasado 25 de abril ya se abrió el último testamento que Augusto Pinochet elaboró en 2005, y en el cual se cambiaba al albacea Óscar Aitken, que renunciaba a tal función, por Julia Hormazábal.
Ese documento modificaba en ese punto el testamento del año 2000, abierto hoy y en el que, tal como se esperaba, distribuye su herencia entre los miembros de su familia.
©EFE
Commentarios