Obispos católicos de Estados Unidos cautelosos con fallo sobre la ley SB1070

Univision.com* | Jun 26, 2012 | 9:09 AM

SIGUIENTE:

Experto en inmigración explica qué significa el fallo de la Corte Suprema y el rechazo de las tres leyes por la Corte Suprema.

Religiosos están preocupados que parte de la polémica legislación induzca a perfil racial

Con “esperanza” y “cautela” reaccionaron los obispos católicos de Estados Unidos al fallo pronunciado por la Corte Suprema de Justicia sobre la polémica ley SB1070 de Arizona, el lunes.
El máximo tribunal de justicia estadounidense desestimó tres controvertidas partes de la ley, pero avaló la Sección 2b que faculta a las policías realizar arrestos y que basta con que el agente tenga “causa probable” de creer que un individuo ha cometido un crimen que lo convierta en sujeto de ser deportado de Estados Unidos.
Los religiosos dijeron encontrar “esperanza” en el fallo de la Corte Suprema y señalaron que la decisión refleja “el llamado de los obispos a considerar leyes inmigratorias compasivas y justas, y su preocupación por leyes que provocan la separación familiar”.
En cuanto a la “cautela, los Obispos indicaron que ésta “se centra en permitir la ejecución de un mandato que obliga a inmigrantes a mostrar sus documentos migratorios en algunas circunstancias”.
La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), al igual que otros 14 países latinoamericanos, entre ellos México, presentaron un informe amicus curiae ante el Tribunal Supremo durante el proceso de revisión de las partes más controversiales de la SB1070 que se hallaban suspendidas temporalmente desde mediados de 2010 por orden de un tribunal federal.
¿Qué opina de la Ley SB1070 de Arizona? Participe en el Foro de Inmigración.
No es constitucional
En cuanto a la preocupación de los obispos, el Arzobispo de Los Angeles, José H. Gómez, quien preside el Comité de Asuntos Migratorios de la USCCB, dijo que la sección 2b de la ley de Arizona, aprobada por 5 votos a favor y 3 en contra, “ratificó un reglamento de ley que permite a personal policial del estado indagar la situación migratoria de cualquier persona detenida o arrestada, si existe una sospecha razonable de que la persona no se encuentra en el país legalmente, y que les permite verificar la situación migratoria de cualquier persona arrestada antes de ponerlos en libertad”.
Pese a avalar la Sección 2b, tildada como la más dura de la ley migratoria de Arizona, los magistrados de la Corte Suprema dejaron abierta la posibilidad de que el reglamento, en el futuro, pueda ser considerado inconstitucional.
“Aunque nos preocupa la decisión de la Corte de permitir la ejecución de la sección 2b de la ley, nos anima que el tribunal no la considera constitucional”, dijo Monseñor Gómez. “Como lo indicamos en nuestro informe amicus, la práctica de este reglamento podría provocar la separación de familias y socavar la capacidad de la iglesia de asistir a la población inmigrante”.
“Nos solidarizamos con nuestros hermanos obispos en Arizona mientras se preparan para responder a la puesta en práctica de este reglamento y sus posibles consecuencias”, agregó.
Temen perfil racial
Los obispos católicos estadounidenses señalaron además que quienes se oponen a la ley “han expresado preocupación de que la decisión (de la Corte Suprema de avalar la Sección 2b) podría provocar prácticas de perfil racial y la violación de derechos civiles”.
“La decisión de la Corte de abolir otros reglamentos de la ley de Arizona reafirma el fuerte papel que juega el gobierno federal en regular la inmigración”, indicó Gómez.
El religioso también urgió a los gobiernos estatales a no apresurarse a aprobar leyes similares a la SB1070 y apremió al Congreso a asumir su responsabilidad y aprobar una reforma migratoria integral.
Dijo además que a iglesia católica en Estados Unidos continuará su lucha por una reforma compasiva y justa al sistema de inmigración del país.
“Los obispos católicos en todo el país urgirán a los gobiernos estatales a no aprobar leyes como la de Arizona, pero sí buscar reformas compasivas a nivel federal”, precisó. “El cumplimiento de leyes de manera compasiva es parte de cualquier solución, pero el cumplimiento por sí mismo, administrado injustamente, solo conlleva a abusos y separaciones familiares”.
“La iglesia continuara amparando a los inmigrantes y sus familias y buscando justicia para ellos”, dijo Monseñor Gómez.
La reforma católica
En diciembre de 2011 un grupo de Obispos católicos firmaron una carta donde exhortaron al Congreso para que apoyen y promuevan proyectos de ley federales como la reforma migratoria comprensiva, que incluya una vía para la legalización de millones de indocumentados.
Desde comienzos de 2002 la USCCB viene presionando al gobierno federal y al Congreso para que se apruebe una reforma migratoria amplia que saque de las sombras a los millones de inmigrantes sin papeles que viven en el país, la mayoría de ellos latinoamericanos.
Los Obispos claman por una “reforma profunda y humanitaria” de la ley de inmigración y un trato digno para los inmigrantes.
John Wester, obispo de Salt Lake City y presidente del Comité sobre Migración de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, señaló en junio del año pasado que la Iglesia Católica busca “formar una respuesta pastoral y multinacional a las personas forzadas a migrar por la violencia o por las dificultades económicas”.
“En el debate en Estados Unidos sobre la inmigración a menudo se pierde de vista que esto es un fenómeno global y no reconocemos las razones económicas o políticas que empujan a la gente a migrar”, añadió.
La USCCB señaló que en la última década ha gestionado en favor de una reforma de las leyes de inmigración, pero el asunto se ha politizado cada vez más, lo cual dificulta la discusión.
“Esto no es solo un problema político, es un asunto moral y humano, y nuestro papel es ayudar en la conversación”, precisaron los obispos católicos estadounidenses.
©Univision.com*
Commentarios