Jurista afirma que Calderón minó las bases de la democracia mexicana

EFE | Jun 23, 2012 | 3:15 PM

Criticó la estrategia anticrimen del mandatario

MÉXICO - El presidente de México, Felipe Calderón, "ha erosionado" con la estrategia contra el crimen organizado impulsada durante su gestión varios cimientos sobre los cuales se sostiene "un Estado constitucional y democrático", declaró a Efe el jurista Pedro Salazar Ugarte.
"Calderón ha sido respetuoso de la institucionalidad democrática por lo que hace al expediente electoral y ha socavado los pilares que sostienen a una democracia constitucional que tenga como eje a los derechos humanos de las personas y a las instituciones civiles de procuración de justicia", explicó en una entrevista el experto.
El académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) presentó este mes en México el libro "Crítica de la mano dura: cómo enfrentar la violencia y preservar nuestras libertades" (Océano, 2012), en el que lanza una abierta crítica a la estrategia impulsada por Calderón desde que llegó al poder en diciembre de 2006.
La misma, encabezada por el Ejército, la Marina y la Policía Federal, no ha frenado la ola de violencia que vive México, que ha costado la vida a unas 50 mil personas en cinco años y medio, aunque se lograron capturas de prominentes líderes criminales.
'Cuatro tesis muy confusas'
El ensayo lo escribió el jurista a partir de "una preocupación basada en la situación actual sobre la viabilidad de la consolidación de la democracia constitucional en México".
Salazar Ugarte sostiene que Calderón echó mano "de cuatro tesis muy confusas" y "endebles" del Supremo mexicano, analizadas en el libro, y dispuso de las Fuerzas Armadas para ocupar parte del territorio mexicano sin que mediara "una declaratoria oficial de estado de emergencia".
En estos momentos, asegura, con las elecciones presidenciales del 1 de julio en ciernes, "hay un contexto adverso para la consolidación de instituciones que requieren un compromiso, no solo por parte del Gobierno, sino también por parte de la sociedad, muy claro, muy decidido y muy constante".
Poniendo en la balanza logros y desaciertos en el mandato de Calderón, Salazar ve más oscuros que claros.
"Si lo que quería Calderón era dotar de una identidad a su Administración en un tema particularmente complejo, tuvo éxito", porque será recordada "como la que decidió combatir al crimen organizado con medidas de militarización, endurecimiento estatal y de fuerza", apuntó.
No obstante ha fracasado si pretendía "reducir los índices de violencia", "apuntalar los derechos humanos, no solo como una declaración constitucional, sino como una realidad cotidiana", "conservar el prestigio de las Fuerzas Armadas como institución acreditada del Estado", o abrir espacios públicos a la ciudadanía.
Se acerca el fin del mandato
A poco más de cinco meses del final de su mandato, Salazar Ugarte detecta una gran paradoja en la gestión de Calderón.
Por un lado, mirando a "la evolución de las normas constitucionales en estos años (...), llegaríamos a la conclusión de que este ha sido el sexenio en el que más se ha apostado por los derechos humanos".
Entre ellas destaca la reforma de junio de 2011, una de las "más ambiciosas, atinadas y modernizantes", que incorporó todo el acervo de tratados internacionales en la materia a la normativa interna mediante una modificación constitucional.
Sin embargo, en el otro extremo, "si uno mira a la realidad, ve amplios territorios con tanquetas militares, retenes militares, hombres armados y apertrechados con armamentos impresionantes", y frecuentes registros domiciliarios realizados sin órdenes judiciales.
Todo esto conforma "un amplio registro de hechos que suponen la operación cotidiana de un Estado militar", agrega Salazar Ugarte.
Además recuerda que "en partes importantes del territorio mexicano se vive bajo la lógica del estado de excepción" con "la peor versión de las posibles": un estado de facto sin "ni siquiera una base de legitimidad legal".
Detalla que la ONG Human Rights Watch (HRW) y la propia Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) mexicana lo han documentado en sus informes de los últimos años.
Además del último, otros libros publicados por el experto son "La democracia constitucional. Una radiografía teórica"(2006), "Legalidad, Estado de Derecho y Democracia" (2009), y "División de poderes y régimen presidencial en México" (2006).
©EFE
Comentarios