Franco asegura que en Paraguay 'no hay golpe' ante rechazo internacional

Univision.com | Jun 23, 2012 | 1:52 PM
Reacciones tras desti... Reacciones tras desti...
3 Pausar Auto Play

La comunidad internacional no recibió bien al nuevo presidente.

Ecos de la remoción de Fernando Lugo en el mundo

ASUNCIÓN – 'Acá no hay golpe', aseveró el sábado el nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, que se mostró confiado en lograr el reconocimiento de los países vecinos y prometió entablar contacto con ellos "en su debido momento".
De acuerdo a lo que informa Efe, en su primera rueda de prensa a medios internacionales, el mandatario admitió que su situación "no es fácil" y que "hay inconvenientes con la comunidad internacional", pero defendió la legalidad del "juicio político" que supuso la destitución de Fernando Lugo y su toma del poder.
"Acá no hay golpe, no hay quiebre institucional. Es una situación legal que la Constitución y las leyes de mi país permite para hacer un cambio cuando la situación se produce inviable", mantuvo.
Los Gobiernos de Argentina, Ecuador, Bolivia, República Dominicana y Venezuela calificaron ayer de "golpe de Estado" la destitución de Lugo y anunciaron que no reconocerán al nuevo jefe de Estado, y Costa Rica incluso ofreció asilo al destituido presidente.
Una misión de cancilleres del bloque sudamericano intentó hasta el viernes mediar en la crisis paraguaya, advirtiendo de que se podría producir un quiebre democrático si Lugo no recibía garantías para su defensa en el juicio político, dada la premura de todo el proceso.
Franco prometió contacto con países vecinos
"La Unasur va a tomar su decisión (...) Primero tenemos que recibir la notificación (del bloque), los argumentos. Paraguay es un país soberano, libre e independiente. Sabemos de la situación de crisis, sabemos que los amigos de Unasur van a saber comprender la situación", abundó.
"Yo estoy tranquilo", añadió, y precisó que su prioridad es ahora "organizar la casa" para "tomar contacto con los países vecinos en su debido momento".
"Estoy absolutamente seguro de que van a comprender la situación en Paraguay", dijo, y aludió a la calma en las calles y el apoyo "unánime" que ha tenido el relevo de poder en Paraguay, tanto de la Iglesia Católica, como de los gremios y los partidos políticos.
Ante la próxima cumbre del Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay), Franco mencionó que su Gobierno no ha recibido una "invitación clara" y que no quiere "forzar la situación", pues su prioridad "es poner en orden la casa".
La presión internacional no lo pudo evitar
Por su parte, la Agencia France Press informó que la presión internacional fue inútil para evitar la "fulminante destitución" del presidente paraguayo Fernando Lugo y su reemplazo por el vicepresidente Federico Franco, destacó el sábado la prensa de Chile.
"Presidente paraguayo Fernando Lugo acepta destitución y hace llamado a la calma", tituló el diario El Mercurio, que destacó la rapidez con que el Senado paraguayo realizó el juicio político, que llevó a los cancilleres de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) a viajar a Asunción de urgencia.
En un editorial, El Mercurio dice que "la fuerte presión internacional en pro de una solución consensuada resultó inútil. Los cancilleres de Unasur presionaron hasta el último momento y con fuerza para dilatar el trámite constitucional".
Por su parte, La Tercera tituló en primera "Congreso somete a juicio y destituye a presidente Lugo en Paraguay en menos de 24 horas", y añadió que el vicepresidente Franco asumió la presidencia "con disturbios fuera del Congreso que fueron repelidos con gases lacrimógenos por la policía".
Uruguay destaca la 'fulminante' destitución
La prensa uruguaya destacó también el sábado la "fulminante" destitución del presidente paraguayo Fernando Lugo, en un proceso "cargado de sombras" que provocó una rotunda negativa de varios de los países de la región.
"Juicio político a Lugo: un proceso cargado de sombras", señaló el diario Ultimas Noticias en su editorial en la que asegura que "la destitución de Lugo por esta vía es un mal ejemplo para el mundo".
La salida de Lugo "daña las relaciones de Paraguay con sus vecinos de la región y pone un gran manto de dudas sobre el sistema político de este país, ya que se violentó la voluntad popular, que fue la que llevó a Lugo a la Presidencia", dice el editorial del matutino.
"División desde Uruguay", resaltó en un recuadro el diario El Pais, en referencia a las opiniones dispares de los agentes políticos sobre los acontecimientos en Paraguay.
"Echaron a Lugo", rotuló El Observador; "Fulminante destitución del presidente Lugo en Paraguay", tituló El País; "Sin apoyo en el continente", subrayó Ultimas Noticias, en tanto La República tituló "Condena regional", ya que "Lugo se fue teñido de golpe".
Un reto a la democracia y a Dilma Rousseff
AFP publicó también que la rapidez para destituir al presidente paraguayo Fernando Lugo "preocupa" a quienes buscan preservar la democracia en la región y es también la primera "gran" prueba internacional para la presidenta de Brasil Dilma Rousseff, comentó la prensa brasileña.
"La crisis paraguaya es la primera gran prueba para la actuación internacional de Dilma", escribió en el diario Folha de Sao Paulo el columnista Fernando Rodrigues, quien estimó que la mandataria debe tomar medidas internas y externas respecto a los acontecimientos en el país vecino.
Primero, en el plano interno, el gobierno debe evaluar "la incapacidad de los diplomáticos brasileños para identificar el riesgo inminente de golpe en un país contiguo", escribió.
En segundo lugar, promover con fuerza la acción multilateral.
"Dilma tendrá que liderar una presión internacional para que Paraguay vuelva a adoptar reglas democráticas. Fácil no será", sentenció.
En su editorial, Folha de Sao Paulo señala que el rápido proceso para destituir a Lugo "representa una sorprendente ruptura en el orden político del país".
Los periódicos brasileños titularon sus portadas del sábado con la situación de Paraguay. "Presidente paraguayo sufre impeachment en 30 horas", dijo Folha; "Paraguay purga al presidente y puede ser expulsado de Mercosur", señaló O Globo, mientras Estado de Sao Paulo escribió "Paraguay purga al presidente en proceso de apenas 36 horas".
Los diarios destacaron sobre todo la rapidez del proceso.
'Acto golpista', calificó prensa mexicana
A su vez, la prensa mexicana descalificó la destitución del ahora ex presidente Lugo, la que consideró un "acto golpista" de "talante antidemocrático" pese a que se mantuvo la formalidad legal.
"Por más que haya estado revestido de formalidad legal, fue un acto golpista de la derecha oligárquica contra un gobierno progresista, con sentido popular y democráticamente constituido", apuntó el diario La Jornada en su editorial.
"Equivale a una restauración del régimen autoritario", dijo el diario, que calificó al Partido Radical Auténtico, que impulsó la presidencia de Lugo, como "oportunista" al participar en la "conjura con la formación política derechista".
"Le fue difícil sacarse la sotana", tituló en tanto una de sus notas el periódico Reforma, que cita a una miembro del izquierdusta Frente Guasú paraguayo que indica que Lugo, un ex obispo católico, "veía con mucha bondad a todos los rivales, como si fueran feligreses".
El viernes la cancillería mexicana dijo que "si bien el proceso de juicio político se desarrolló siguiendo el procedimiento establecido en el texto constitucional paraguayo, México considera que dicho procedimiento no otorgó al ex presidente Lugo los espacios y tiempos para la debida defensa".
Guatemala espera marco de legalidad
En su oportunidad, la agencia Efe destacó que el Gobierno de Guatemala espera que la crisis política generada en Paraguay por la destitución del presidente Fernando Lugo, se resuelva dentro del marco de la legalidad.
En un comunicado oficial emitido por la Cancillería, el Gobierno del presidente Otto Pérez Molina señala que Guatemala respeta el derecho interno de cada país, y que en ese sentido, sigue con especial atención los sucesos políticos ocurridos en la república de Paraguay."
"Guatemala manifiesta su solidaridad con el pueblo de Paraguay y expresa su deseo porque la actual crisis política en ese país sea resuelta en un marco de legalidad, concordia y de pleno respeto a los derechos humanos, garantizados en distintos instrumentos", manifiesta la escueta nota.
Anota que Guatemala seguirá atenta al devenir de los próximos hechos y actuará conforme a los principios consagrados en los diferentes mecanismos multilaterales de los que forma parte.
'Un revés a la democracia', asevera Perú
Por su parte, el presidente peruano Ollanta Humala calificó la destitución del presidente de Paraguay, Fernando Lugo, como "un revés al proceso democrático en la región que obliga a nuestros países a mantenerse vigilantes".
AFP detalló que, en un mensaje dirigido al pueblo paraguayo la noche del viernes, el mandatario manifestó su "preocupación y pesar" por esa medida, informó la agencia oficial Andina.
Tras expresar su solidaridad con el pueblo paraguayo, Humala abogó por la unidad de los países integrantes de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), "no descartando la adopción de medidas en ese marco institucional", según señaló la agencia.
EU llama a la calma
Estados Unidos, por su parte, llamó el viernes a los paraguayos a la calma y a actuar con responsabilidad.
"Urgimos a todos los paraguayos a actuar pacíficamente, con calma y responsabilidad, en el espíritu de los principios democráticos paraguayos", señaló a la AFP una portavoz del Departamento de Estado, Darla Jordan.
Estados Unidos había pedido que se respetara "escrupulosamente" el debido proceso durante el proceso político a Lugo, una preocupación que también fue elevada por numerosos países del continente.
'Golpe de Estado' para Parlacen
En tanto, el presidente del Parlamento Centroamericano (Parlacen), el dominicano Manolo Pichardo, condenó la destitución del mandatario paraguayo, Fernando Lugo, y la definió como "un golpe de Estado que violenta la voluntad popular", informó a Efe una fuente de ese organismo regional.
Pichardo expresa en un comunicado su rechazo a la interrupción del orden institucional en Paraguay y a las acciones en contra de un presidente legítimo, electo de manera democrática.
El presidente del Parlacen, que tiene su sede en Guatemala, dijo que respalda la posición de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) que este golpe de Estado "configura una amenaza de ruptura al orden democrático al no respetar el debido proceso".
También, apunta, que "es imprescindible el pleno respeto de las cláusulas democráticas" de los tratados fundacionales de la Unasur, el Mercosur (Mercado Común del Sur) y la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).
Colombia alerta de los efectos regionales
La destitución del presidente paraguayo Fernando Lugo por parte del Senado, es un golpe de Estado que podría cambiar la forma de hacer política en la región, indicó la prensa colombiana el sábado, de acuerdo a la cita de la agencia mexicana Notimex.
El diario El Colombiano señaló que el juicio y destitución rápida de Lugo "no sólo abre una discusión jurídica, sino que se convierte en una prueba ácida para la democracia y autonomía constitucional de los pueblos".
"La posesión inmediata del vicepresidente Federico Franco como presidente interino no despeja las fracturas políticas y la polarización ideológica que el gobierno de izquierda de Lugo provocó", indicó el periódico.
El diario El País, de la suroccidental ciudad de Cali, coincidió en que la rápida destitución del mandatario, acusado de mal desempeño en sus funciones, se percibe como un golpe de Estado al gobernante.
El tabloide recogió la postura asumida por varios países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) de aplicar la cláusula democrática de ese mecanismo referente a la defensa de la democracia.
Un 'suicidio político', calificó Argentina
Notimex también informó que la destitución del presidente de Paraguay, que se realizó bajó la sospecha de un golpe de Estado, representa un “suicidio político” para ese país, afirmó la prensa argentina.
El diario La Nación explicó que “nada es imposible en Paraguay” y que “para dirimir sus viejas rencillas los legisladores paraguayos demostraron una eficiencia” nunca vista para solucionar los problemas estructurales de ese país.
En esa lucha, advirtió, cometieron un "suicidio político" porque en el escenario interno carecen de liderazgos fuertes y, en el plano exterior, ya se registró un rotundo rechazo internacional a la destitución.
En tanto, el diario Clarín consideró que Lugo “quedó aislado al impulsar tomas de tierras y también reprimirlas”, ya que en los últimos tiempos “sólo lo apoyaba su entorno”.
Su salida, apuntó, aliviará seguramente a los grandes productores y ganaderos quebrantados por las invasiones de sus propiedades y alimenta el poder de los partidos Liberal (su ex aliado) y Colorado con miras a las elecciones presidenciales del 23 de abril de 2013.
Más crítico, el periódico Página 12 publicó que el Congreso “cree que echó al presidente Lugo en un juicio que duró menos de dos días”, ante lo cual no se puede decir otra cosa más que fue “una payasada”.
Ecos en Honduras
La destitución de Fernando Lugo como presidente de Paraguay ocupó el sábado las primeras planas de diarios hondureños, con análisis sobre las causas de su caída y el rechazo de países vecinos como Argentina, Venezuela y otros sudamericanos.
“Destituido Lugo”, “Senado paraguayo separa al presidente Fernando Lugo por mal desempeño, mandatario acepta su destitución, países de UNASUR con Chávez a la cabeza protestan”, destacó el diario local El Heraldo, citado por Notimex.
En páginas interiores detalló los presuntos motivos que orrillaron a su destitución, la toma de tierras en Curuguaty, una toma de tierras que degeneró en un enfrentamiento entre policías y labriegos, que provocó la muerte de 11 labriegos, entre otras causales.
Además dedicó una página a Francisco Franco, sustituto de Lugo, de quien destacan enfrentó al ex mandatario en los cuatro años de su gestión, especialmente por sus pretensiones de reelegirse en el cargo.
Además de informar que el presidente Honduras, Porfirio Lobo, se mantiene en silencio ante lo ocurrido en Paraguay.
“El presidente Lobo analiza detenidamente el curso de los acontecimientos en Paraguay, previo a emitir una posición oficial sobre la salida de Lugo del poder", precisó El Heraldo.
“Piyamazo en Paraguay”, fue por su parte la portada de La Tribuna, que incluyó una fotografía de policías enfrentados a las protestas que se generaron en las calles tras la destitución de Lugo.
La Unión Europea también reaccionó
La alta representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, ha dicho que está preocupada por la destitución del presidente de Paraguay, y ha hecho un llamamiento para que se respete "la voluntad democrática" de los paraguayos.
En un comunicado, Ashton también ha alabado la "rápida" reacción de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y ha expresado su "preocupación por la gestión del proceso", en referencia a la crisis política paraguaya.
"La UE apoya al pueblo paraguayo y llama a todas las partes a respetar su voluntad democrática", ha señalado la jefa de la diplomacia europea.
Federico Franco, un crítico de Hugo Chávez
Por su parte, AFP destaca que el nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, un médico cirujano de 49 años, es un duro crítico del presidente venezolano Hugo Chávez, y dice inspirarse "bastante" de los gobiernos de centroizquierda como los de Luiz Inacio Lula da Silva o Michelle Bachelet.
"Yo no creo que Chávez sea un ejemplo (de gobernante) digno de citar. El pueblo está hastiado de autoritarios que coartan la libertad", dijo Franco en un diálogo de hace un tiempo con la AFP.
No es partidario de que mientras Chávez sea presidente, Venezuela ingrese al Mercosur.
"Un país donde no hay libertad de prensa, un país donde las autoridades electas por el pueblo, como Ledesma, que fue electo intendente de Caracas, no pueden gobernar, no podemos aceptar que Chávez forme parte del Mercosur. Y ¿qué es eso de gobernar por decreto sin participación del Congreso? ¿Es eso democracia?", se preguntó.
El parlamento paraguayo mantiene bloqueada a la candidatura venezolana hasta el día de hoy
Franco sostiene que Paraguay no tiene todavía espacio para la izquierda. "La izquierda extrema, la marxista, trotskista ya está perimida, acabada. Los gobiernos de centro izquierda como Tabaré (Vázquez en Uruguay), Lula (da Silva en Brasil), (la chilena Michelle) Bachelet, al contrario, fueron exitosos. Yo me inspiro bastante en ellos", puntualizó.
©Univision.com
Commentarios