Julian Assange espera decisión de Ecuador

AFP | Jun 21, 2012 | 4:53 PM
LONDRES - El fundador de WikiLeaks Julian Assange permanecerá bajo protección diplomática en la embajada de Ecuador en Londres a la espera de una decisión sobre su solicitud de asilo de Quito, que evalúa la veracidad de las amenazas denunciadas por el australiano.
"Se va a quedar hasta que se resuelva el asunto (...) Puede tardar horas, puede tardar días", declaró a los periodistas el portavoz de WikiLeaks, Kristin Hrafnsson, tras visitar al australiano, a quien dijo haber visto "animado" en su tercer día de encierro.
El gobierno del país andino "está esperando información de las autoridades del Reino Unido, de Estados Unidos y de Suecia", agregó el islandés.
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, anunció durante la noche que su gobierno se tomaría "el tiempo necesario" para examinar la solicitud, poco después de que el vicecanciller Marco Albuja declarara a una televisión australiana que la decisión se tomaría en 24 horas.
"Assange ha hecho una exposición de motivos, vamos a verificarlos" en los plazos necesarios con "absoluta seriedad, absoluta responsabilidad", afirmó Correa en una entrevista con la AFP al margen de la cumbre de la ONU Rio+20.
La decisión será adoptada "soberanamente por el gobierno ecuatoriano, pero eso no excluye primero que podamos tomarnos el tiempo que necesitemos para analizar la solicitud, buscar la información pertinente y hacer las consultas que nos parezcan convenientes", agregó el mandatario socialista.
"Hay que ver si hay peligro de muerte para Julian Assange (...) Hay que analizar si ha tenido el debido proceso. Ecuador es un país que rechaza la persecución por motivos ideológicos. Hay que ver si existe algo de esto", subrayó.
Assange, de 40 años, se refugió el martes en la embajada, en busca de un santuario diplomático para evitar una extradición a Suecia, país que lo requiere para interrogarlo por cuatro supuestos delitos de agresión sexual por los que todavía no lo ha sido acusado formalmente.
En los 18 meses transcurridos desde su detención en Londres en diciembre de 2010, el australiano ha agotado todos los recursos de que disponía en el Reino Unido, cuya Corte Suprema autorizó la extradición a partir del 28 de junio.
Tras el escándalo
En este plazo tiene todavía presentar un recurso ante la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH) y pedirle que suspenda temporalmente el proceso.
El exhacker teme que el país escandinavo sea sólo una etapa antes de su entrega a Estados Unidos, donde la difusión por WikiLeaks de decenas de miles de documentos secretos sobre las guerras de Irak y de Afganistán, y de 250.000 cables confidenciales del departamento de Estado provocó una gran indignación.
En la carta que envió a Correa con su solicitud, citada por el gobierno ecuatoriano, Assange alegó hallarse "en un estado de indefensión" por su posible extradición a Suecia, donde estima que será inmediatamente encarcelado, y por la investigación "por delitos políticos en Estados Unidos, un país donde la pena de muerte por dichas ofensas aún está vigente".
Mientras Ecuador evalúa su solicitud, Assange se encuentra protegido en el interior de la embajada, pero la policía ya ha anunciado que si abandona el edificio puede ser detenido por haber violado las condiciones de su libertad condicional, y especialmente el toque de queda nocturno.
Un pequeño número de policías de uniforme y de paisano montaron guardia el jueves en el exterior, junto con partidarios del creador de WikiLeaks armados con pancartas con lemas como "Todos somos Assange" o "Ecuador, país de libertad".
La embajadora, Ana Albán, inició el miércoles conversaciones con representantes del gobierno británico, a los que dijo que no era intención de su gobierno "interferir con los procesos de los gobiernos británico o sueco".
Estados Unidos, el tercer país afectado por la demanda de Assange, negó el miércoles estar implicado en un diálogo.
"Es un tema entre Ecuador, Gran Bretaña y Suecia", indicó la portavoz del departamento de Estado Victoria Nuland, y cuando los periodistas le preguntaron cuál era la opinión del gobierno estadounidense respondió: "Sólo aspiramos a que haya justicia".
©AFP
Commentarios