Se prolonga espera por fallo de la Corte Suprema sobre la reforma de salud de Obama

Univision.com | Jun 25, 2012 | 7:42 AM

El máximo tribunal de justicia de Estados Unidos podría emitir un dictamen este lunes

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos sobre la reforma de salud del Presidente Barack Obama, promulgada en 2010, podría emitirse esta semana.
Este lunes el máximo tribunal de justicia estadounidense abrirá una ventana para comuicar un fallo o detallará la fecha en que entregará su dictámen final sobre varios temas bajo revisión de los jueces, entre ellos la reforma de salud y la polémica ley SB1070 de Arizona.
En caso de no conocerse un dictamen, la siguiente apertura de la ventanilla será el jueves.
En caso de no pronunciarse una decisión el día 28, la Corte Suprema podría abrir un período extraordinario para seguir debatiendo sobre la reforma de salud.
¿Qué opina de la reforma de salud del presidente Obama? Participe en el Foro de Estados Unidos.
Historia del proceso
En noviembre del año pasado el máximo tribunal de justicia estadounidense anunció que había aceptado tratar la constitucionalidad de la emblemática reforma de la sanidad del Obama, una ley bajo fuego de sus rivales republicanos en plena carrera a las elecciones de 2012.
El tribunal dijo que en la revisión consideraría la demanda del gobierno Obama de decretar constitucional la reforma y dos denuncias contra la misma, incluyendo una presentada por 26 estados y pequeños negocios que quieren anular la totalidad de las medidas.
En abril de 2011 la Corte rechazó tratar el caso, permitiendo a los tribunales inferiores que se ocuparán. Finalmente, la Corte Suprema decidió abordarlo ante las decisiones contradictorias adoptadas por estas instancias judiciales.
Un tribunal de apelaciones de Georgia había considerado la reforma de salud de Obama inconstitucional. Pero otras dos cortes, también de segunda instancia, la de Ohio y la de la capital federal, Washington DC, confirmaron su constitucionalidad.
Una cuarta Corte, en Virginia, anuló el dictamen de inconstitucionalidad tomado en primera instancia.
Puntos críticos
La oposición a la reforma de salud de Obama dicen que la disposición más controvertida de la ley -la que ordena que las personas se beneficien de un seguro de salud- viola derechos individuales establecidos en la Constitución de los Estados Unidos.
La Casa Blanca señaló en varias ocasiones su satisfacción porque la Corte Suprema examinara esa norma legal, que se convirtió en pieza clave en la campaña presidencial de Obama en 2008.
La Administración asegura que la reforma de salud del Presidente ampliará la cobertura sanitaria a más de 32 millones de personas adicionales, y que constituía un largo sueño de los demócratas.
Los republicanos argumentan que el Gobierno de Obama no puede obligar a la gente a suscribir un seguro de salud.
"El Gobierno toma una posición sobre el seguro de salud que es amenazante para los empleos, incrementa los costes y pone en peligro la cobertura de millones de estadounidenses y yo espero que la Suprema Corte lo rechace", dijo en noviembre el líder de la Cámara de Representantes y presidente del Congreso, el republicano John Boehner.
La reforma de salud de Obama fue promulgada en 2010 y fue atacada por 26 estados que impugnaron su constitucionalidad y pidieron modificar toda su redacción.
La revisión
A finales de marzo los jueces de la Corte Suprema celebraron una audiencia para examinar la medida más controvertida de la reforma de salud impulsada por Obama, consistente en la obligación de suscribir un seguro de salud.
El llamado "mandato individual" de la reforma obliga a todos los estadounidenses a contratar una cobertura de salud antes de 2014 o afrontar sanciones económicas.
Los nueve jueces de la más alta jurisdicción del país iniciaron una sesión en una sala colmada, mientras afuera varios cientos de personas a favor y en contra de la reforma manifestaban entonando eslóganes, canciones y plegarias, reflejando los cruces apasionados que suscita esta ley, en plena campaña por la presidencia de la nación.
El objetivo del gobierno de Obama es que 32 millones de estadounidenses hasta ahora sin seguro de salud empiecen a tener uno, y colmar un agujero presupuestario de $43 mil millones generado por las personas que no cuentan con cobertura médica.
La Corte, con tendencia conservadora y mayoría republicana (opositora), examina una demanda contra el mandato individual presentada por 26 estados, todos republicanos, y cuatro particulares, y debe determinar si esta medida clave del gobierno es contraria a la Constitución.
Paul Clement, el abogado de los estados demandantes, alegó que la "ley amplía de manera espectacular la autoridad federal" e "impone nuevas obligaciones a todo el mundo, desde los estados hasta las compañías aseguradoras, desde empleadores privados hasta los individuos".
Anticipo de desacuerdos
Tras las audiencias de finales de marzo medios anticiparon que los jueces de la Corte Suprema parecían divididos sobre la constitucionalidad de la reforma sanitaria de Obama. Uno de los jueces, cuyo voto será decisivo, se mostró escéptico en varias ocasiones de la presentación de argumentos sobre el futuro de la ley.
El juez Anthony Kennedy, que vota tanto a derecha como a izquierda, podría de nuevo ser clave en un debate que desencadena pasiones en Estados Unidos, señaló The Associated Press.
Los nueve jueces, cinco nombrados por un presidente republicano y cuatro por uno demócrata, decidieron si la medida más controvertida de la reforma de salud impulsada por el presidente, llamada "mandato individual" y que consiste en la obligación de suscribir un seguro de salud antes de 2014 o afrontar sanciones económicas, es constitucional.
La demanda fue presentada por 26 estados, todos republicanos, una asociación de pequeños empresarios y cuatro particulares.
El juez Kennedy, nombrado por el republicano Ronald Reagan, se mostró escéptico en varias ocasiones durante las audiencias de marzo.
Estadounidenses a favor
En vísperas del dictamen de la Corte Suprema de Justicia sobre la constitucionalidad de la reforma de salud, la abrumadora mayoría de los estadounidenses dijeron querer que el presidente y el Congreso trabajen en una nueva ley para reformar el sistema de salud si la Corte Suprema anula la reforma del 2010, reveló un sondeo.
Sin embargo, la opinión de los estadounidenses no está en la agenda de los dos partidos.
Los republicanos dicen que tratarán de rechazar todo lo que quede de la ley después que la Corte Suprema se pronuncie y después aguardar por lo menos hasta después de las elecciones de noviembre en busca de medidas alternativas.
Los demócratas dicen que Obama promoverá lo que quede de la ley tras el fallo.
La encuesta de Associated Press-GfK reveló que más de tres cuartas partes de los estadounidenses no quieren que sus líderes políticos dejen tal como está el sistema de salud, en caso de que la corte anule la reforma.
La aprobación pública general sobre el manejo de Obama del asunto sigue sin cambios respecto a sondeos en mayo y febrero. Cuarenta y ocho por ciento de los entrevistados lo aprueba y 50% lo desaprueba. La desaprobación de los independientes superó 50% por primera vez desde octubre.
La encuesta de Associated Press-GfK Poll fue realizada por GfK Roper Public Affairs and Corporate Communications. Consistió en entrevistas telefónicas con 1,007 adultos a nivel nacional y tuvo un margen de error de 4 puntos de porcentaje.
Puntos de discusión
El debate sobre la constitucionalidad de la reforma de salud de Obama se centra en cuatro puntos.
El mandato individual. La reforma señala que a partir de 2014 cada ciudadano de Estados Unidos será obligado a comprar un seguro de cobertura médica, de manera individual o a través de su empresa, o será sometido a multas. Las únicas excepciones son miembros o integrantes de algunas religiones, los presos, adultos o discapacitados cubiertos por Medicare y/o Medicaid.
Condiciones sanitarias preexistentes. A partir de 2014 las compañías de seguros deben de ampliar su cobertura a todos los nuevos clientes sin considerar sus condiciones de salud pre existentes.
Cobertura para los pobres. Los niveles de ingresos para aquéllos que cumplen los requisitos para recibir cobertura sanitaria bajo Medicaid, el seguro del gobierno para los pobres, se incrementa hasta 133% del nivel de pobreza, lo que significa la extensión de esta prestación a 16 millones de estadounidenses.
Los mercados. Cada estado tiene que crear un mercado 2014 en el que individuos y empresarios podrán comparar los planes de seguros y sus precios e inscribirse en un seguro.
©Univision.com
Commentarios